Miguel Gómez Martínez
columnista

¡A gobernar!

A este gobierno, que tan poco ha hecho con tanto respaldo político, le tocó enfrentar los problemas mayores que ha evadido.

Miguel Gómez Martínez
Opinión
POR:
Miguel Gómez Martínez
octubre 04 de 2016
2016-10-04 09:01 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c55d1afeb.png

Al gobierno le toca, ahora sí, ponerse a gobernar. La larguísima negociación ha sido la excusa perfecta para postergar todo tipo de decisiones que podían afectar directa o indirectamente, de cerca o de lejos, la estrategia del premio nobel. Para el gobierno todo se justifica por el logro del acuerdo, así el costo de tanta inacción haya sido enorme para los colombianos.

En algunos casos se han perdido seis años, como, por ejemplo, en diplomacia. Nada se ha hecho para no molestar a nuestros enemigos, aliados en la paz, como Venezuela, Cuba, Nicaragua o Ecuador. Subordinamos nuestros principios a la agenda del acuerdo, dejando que Nicolás Maduro aplastara a la oposición, cerrara nuestra frontera, maltratara connacionales, nos insultara y agrediera verbalmente.

Nos quedamos callados con el desastre diplomático de Nicaragua, y hemos permitido que Ecuador lesione nuestras exportaciones cada vez que el dólar se fortalece. Le sacamos las uñas a la pequeña Panamá, que, ante nuestro desprestigio diplomático continental, se hace la que no entiende.

Seis años se han perdido en comercio exterior, dejando al país con el porcentaje de déficit de cuenta corriente sobre producto interno más alto del mundo. A la tradicional debilidad comercial de nuestra diplomacia, le sumamos el manejo clientelista de ProColombia, lleno de imágenes costosas y vació de ideas estratégicas. Frente a la caída de los precios de las materias primas, el Ministerio responde que el futuro de las exportaciones está en las uchuvas y las moras.

Seis años se han perdido en minería y energía. Con 840 mil barriles diarios de producción, Ecopetrol en crisis por las inversiones equivocadas y el sector anulado por la corrupción territorial, vamos camino a importar petróleo. En minería, la lucha entre los ambientalistas del Ministerio verde y los inversionistas ha terminado por paralizar muchos proyectos que generarían ingresos para pagar todo lo concedido en La Habana. Pero la guerrilla jurídica interna del gobierno no se resuelve porque a Santos el tema no le importa mayor cosa.

Seis años se han perdido en salud. Cualquier colombiano puede dar testimonio del deterioro del sistema de atención. La congestión es cada día mayor, los tiempos de espera para las consultas con especialistas son eternos para el que sufre dolencias, no hay medicamentos disponibles y la corrupción sigue robando a plena luz. Algunos afirman que la situación podría ser aún peor, lo que confirma que la acción del gobierno ha sido muy insuficiente frente a la magnitud del desafío.

Seis años se perdieron sin la reforma laboral que permita incorporar las nuevas modalidades de trabajo, necesarias para la economía de la información. Miedoso de la calle, el gobierno no quiere aceptar que los modelos de tipo Uber se expanden a otras áreas de la economía, con mayor tiempo de trabajo en casa, más flexibilidad horaria y remuneraciones por tarea.

Seis años han pasado esperando una reforma tributaria que racionalice la carga de impuestos. La anterior agravó los problemas existentes. Ahora, se presenta una propuesta tardía que consiste en apretar a los pobres para aligerar a los ricos.

A este gobierno, que tan poco ha hecho con tanto respaldo político, le tocó enfrentar los problemas mayores que ha evadido. Le quedan dos años para dejar algo de huella.

Miguel Gómez Martínez
Asesor económico y empresarial
migomahu@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado