Andrés Cavelier
columnista

Apple versus FBI

Andrés Cavelier
Opinión
POR:
Andrés Cavelier
marzo 03 de 2016
2016-03-03 12:40 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c5eca30364d.png

Hace dos semanas se desencadenó en Estados Unidos una disputa entre Apple y el FBI de tal magnitud, que su desenlace puede marcar el nivel de privacidad que gozaremos en el futuro todos los que tenemos un teléfono inteligente, o que utilizamos las redes sociales y la internet.

El debate se encendió luego de que una jueza, por solicitud del FBI, ordenó a Apple a desbloquear el iPhone 5C de Syed Farook, uno de los asaltantes que mató a 14 personas en un ataque terrorista en diciembre en San Bernardino, California.

Farook murió en el ataque y ahora el FBI tiene el iPhone en su posesión, pero no tiene cómo acceder a su información para continuar la investigación del caso. Este tipo de iPhone, por ser de los últimos, trae una capa extra de protección para los contenidos.

Apple respondió que no acatará la orden y optó por defenderse en los medios, propiciando un debate en el Congreso. “Esto se trata de mucho más que un teléfono o de una sola investigación”, dijo Tim Cook, el CEO de Apple. “Se trata de la seguridad de los datos de millones de ciudadanos que respetan las leyes, y representa un precedente peligroso que amenaza las libertades civiles de todos”. Y explicó a la cadena ABC que escribir el software que solicita el FBI es como crear un cáncer para todos los iPhones, ya que haría vulnerable el sistema de seguridad de Apple a los ataques de hackers y criminales.

Apple sostiene que la orden judicial atenta contra la privacidad y seguridad de los datos personales de los usuarios de los iPhone. Y el FBI argumenta que solo está pidiendo desbloquear un teléfono para poder adelantar una investigación de terrorismo.

El caso es histórico porque enfrenta a la segunda compañía más grande del mundo, respaldada por gigantes como Google, Facebook, Twitter y Yahoo, contra el gobierno más poderoso del globo, representado por el Departamento de Justicia, las agencias de inteligencia y la Casa Blanca.

No es un caso aislado. Es la puesta en escena de un debate profundo y complejo que se viene cocinando en los últimos años entre los visionarios tecnológicos, que le apuestan a la encriptación de los datos para proteger la seguridad personal digital, y las autoridades estadounidenses que se quejan de que los adelantos tecnológicos los están obligando a investigar a oscuras (going dark) casos de terrorismo que amenazan su capacidad de vigilancia.

También hay casos en otros países. Esta semana, la Policía brasileña arrestó al máximo ejecutivo de Facebook en ese país por no entregar información de un mensaje de WhatsApp solicitado por un juez en el marco de una investigación de narcotráfico.

Expertos como Julián Sánchez, del Cato Institute y coautor de un estudio publicado en febrero por la Escuela de Leyes de la Universidad Harvard, advierten que en un futuro, cuando otros aparatos que utilizamos a diario se conecten a la internet, ejemplo una televisión inteligente, las autoridades crearán una red global de vigilancia para rastrear los datos de nuestras actividades.

Nuestra privacidad está bajo amenaza. La tarea ahora es encontrar un balance entre el derecho a la seguridad digital de cada persona y la capacidad de los gobiernos de acceder a esa información para investigar crímenes. Esto apenas comienza.

Andrés Cavelier
Consultor en comunicaciones
acavelier@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado