Últimas Noticias de Economía y Negocios de Colombia y el Mundo

Jueves 27 de Noviembre de 2014

Si condiciones económicas no cambian, dólar seguirá bajando hasta el 2019, dice el Gobierno

En el Marco Fiscal de Mediano Plazo, el Gobierno estima que este año el precio promedio del dólar será de 1.901 pesos (175 pesos menos que el promedio del 2007) y que en los próximos 11 años bajará un 0,3 por ciento anual, lo que implica que en el 2009 estaría en 1.839,20 pesos.

Esta proyección se daría si la situación económica se mantiene con unos fuertes flujos de inversión extranjera directa y altos precios de las materias primas (que son dos de los factores a los que se atribuye el abaratamiento del dólar).

Sin embargo, en caso de que las cosas no se den así y, por ejemplo, se produzca menos petróleo y se exporte menos, la estimación del Ministerio de Hacienda es que el precio del dólar subiría 0,8 por ciento anual, es decir, que ganaría 174 pesos de aquí al 2019 y quedaría en 2.075,14.

"Lo más probable es que se dé el primer escenario, sobre todo por los planes en el campo petrolero -el Ministerio de Minas ya anunció que sacará a licitación 150 bloques, que demandarán inversiones de 9.000 millones de dólares- y con esas proyecciones del mismo Gobierno, no vale la pena apostarle a que el dólar vaya para arriba", dice Daniel Niño, analista de Bancolombia.

Así mismo, el consultor Mauricio Cabrera califica como negativas estas estimaciones, pues explica que las expectativas influyen mucho en el movimiento de la tasa de cambio "y si el Gobierno las alimenta, es peor. Además la gente puede pensar que no planean más medidas para frenar la revaluación", asegura.

Otra es la visión de Álvaro Montenegro, profesor de economía de la Universidad Javeriana, quien opina que proyectar que el dólar baja 61 pesos en once años, es como decir que prácticamente va a estar quieto todo ese tiempo e indica que los economistas del Ministerio de Hacienda no tienen idea de para dónde va a coger el dólar.

"Eso lo hacen mucho quienes realizan proyecciones y de hecho existe un método de predicción que dice que el futuro va a ser igual al pasado. En realidad no los culpo, porque como está hoy el dólar, es muy difícil saber para dónde va", agrega Montenegro.

Fuerzas a la baja

Para el ex ministro de Hacienda Juan Camilo Restrepo, las estimaciones oficiales sobre el futuro del dólar no deben preocupar, pues no son más que proyecciones, que además cambian a medida que se van dando los sucesos. No obstante, Restrepo es de los que piensan que todas las cifras que se ven a futuro dan para pensar que el dólar seguirá débil.

"Las expectativas de inversión extranjera son grandes. Tan solo para la ejecución de las subastas de energía eléctrica que se realizaron recientemente, se requerirán unos 6.000 millones de dólares, al tiempo que se espera mucho dinero para oro y carbón", asegura, y agrega que por eso es indispensable que el Gobierno no solo haga proyecciones, sino que se comprometa a tener una política fiscal mucho más austera, pues en su concepto, lo único que puede atajar el dólar es un superávit fiscal, tal como el que tienen en Chile.

El país austral, cuyo banco central también está comprando dólares a diario, es hoy el único de América Latina que registra devaluación en lo corrido del año, mientras que el peso colombiano se mantiene como el más revaluado de la región.

Para Alejandro Gaviria, decano de economía de la Universidad de los Andes, si se analiza el clima de inversión que se prevé para el mediano plazo, es difícil ver de nuevo el dólar por encima de los 2.000 pesos. "Eso no es muy viable, a menos que se presente una contingencia grave, claro que otra cosa es un dólar en 1.600 o 1.700 pesos. Lo que puede suceder es que se estabilice alrededor de 1.900 en el mediano plazo, pues en el corto, el tema está tan volátil, que nadie sabe qué va a pasar", indica Gaviria.

En general, los analistas consultados creen que ya es hora de empezar a acostumbrarse que ese es el precio del dólar, aunque Cabrera opina que a ojos del Gobierno más que acostumbrarse o resignarse, lo que muestran las estimaciones es que la revaluación le sirve para sus cuentas fiscales, pues sin ella "la inflación sería mayor, los subsidios a los combustibles saldrían más caros y habría menos importaciones, las cuales pagan impuestos grandes".

"Hay un factor tácito que está tumbando el dólar y es que E.U. ya no persigue el narcotráfico, sino el terrorismo y eso tiene muchos verdes dando vueltas". Álvaro Montenegro, profesor de economía de la U. Javeriana.

'Inversión extranjera directa no sale gratis'

Una de las fuerzas a la que más se culpa del dólar barato es la creciente Inversión Extranjera Directa (IED), que se espera suba más tras el rescate de 15 personas secuestradas por las Farc.

En el primer trimestre, la IED aumentó 52 por ciento anual y este flujo es el que ha servido para tranquilizar a quienes temen por el déficit de cuenta corriente (que se da porque las exportaciones de bienes y servicios y las transferencias que entran son menores a las importaciones y las transferencias que salen).

Según el consultor Mauricio Cabrera es 'miope y cortoplacista' pensar que la IED va a mantener controlado el déficit de cuenta corriente, pues esta no entra al país para hacer caridad, sino para hacer utilidades y después enviarlas a sus casas matrices.

"El problema es que la mayoría de esa inversión que no viene para
hidrocarburos, viene para sectores que no producen bienes exportables, ni generan divisas", afirma y agrega que los giros a las casas matrices están disparados, pues pasaron de 1.430 millones de dólares en el primer trimestre del 2007 a 1.851 millones en igual lapso del 2008.

LAURA CHARRY
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Publicación
portafolio.co
Sección
Economía
Fecha de publicación
5 de julio de 2008
Autor

Publicidad