Últimas Noticias de Economía y Negocios de Colombia y el Mundo

Miercoles 01 de Octubre de 2014

Evolución de los riesgos financieros en Colombia

Es por esto que se trata de un sector altamente regulado. Por su naturaleza, estas entidades administran riesgos, y por lo tanto, deben contar con sistemas que les permitan gestionarlos.

En Colombia, el tema de riesgos financieros se pone sobre el tapete especialmente hacia el año 2000, con la Circular Externa 88 de 2000 de la Superintendencia Bancaria (ahora Financiera).

Esta norma tenía la particularidad de abarcar varios riesgos (crédito, mercado, liquidez, operacional y legal) propios de las operaciones de la tesorería de las entidades financieras, con unos objetivos muy claros: crear una cultura de riesgo dentro del sector y lograr el compromiso de la Junta Directiva y de la Alta Gerencia para el desarrollo de los temas relacionados con el riesgo.

En los siguientes años, la normatividad ha sido muy prolífica emitiendo las circulares de los riesgos de mercado (2001), de crédito (2002), operacional (2006), lavado de activos y financiación del terrorismo (2007) y de riesgo de liquidez (2008), además de modificaciones a estos riesgos de manera permanente.

Esta evolución en la normatividad le ha exigido al sector financiero estar a la vanguardia desde el punto de vista teórico y empírico.

Las entidades del sector han desarrollado modelos para administrar de manera más técnica y profesional sus riesgos financieros. Hoy por hoy, cuentan con áreas especializadas en la gestión de riesgos (middle office), que los identifican, miden, controlan y monitorean.

Por el lado de la Superintendencia Financiera, todo este desarrollo de la regulación la ha obligado a evolucionar creando un superintendente delegado adjunto para la supervisión de los riesgos y las conductas de mercados, y sus respectivos delegados para cada uno de los tipos de riesgo.

La tendencia de evolución de los riesgos financieros debe mantenerse en el futuro. Esto permite tener cada vez entidades más fuertes y mejor preparadas, desde el punto de vista de la gestión del riesgo. Es por esto que, la Superfinanciera debe seguir desempeñando su papel de regulador y supervisor a través de la emisión de circulares.

Por el lado de las empresas financieras se debe continuar con el desarrollo de bases de datos y de modelos. En cuanto a las no financieras, de todos modos es necesario que se desarrolle una conciencia de la noción de riesgo y de las técnicas para su gestión.

En el mundo académico, finalmente, la tarea es grande no solo en la docencia, capacitando a las personas que se dedican a los temas de riesgo, y en la investigación, sino también en la generación de opinión en este campo. 

Publicación
portafolio.co
Sección
Otros
Fecha de publicación
20 de mayo de 2009
Autor
Santiago Rodríguez-Raga / Profesor de la Facultad de Administración, Universidad de los Andes

Publicidad