Últimas Noticias de Economía y Negocios de Colombia y el Mundo

Miercoles 30 de Julio de 2014

¿Cuántos indocumentados hay en Estados Unidos?

Pero no todo el mundo cree en esas cifras, que se basan en varias premisas con frecuencia dudosas. Incluso los demógrafos que recopilan estimaciones admiten que es muy complicado obtener una cifra fiable de una población que por lo general evita revelar cuál es su estatus.

La cifra de la población de inmigrantes sin papeles se ha convertido de nuevo en un tema político de relevancia, en momentos en que el gobierno estadounidense trata de determinar la eficacia de los controles fronterizos y el Congreso del país estudia retomar un proyecto de ley de reforma migratoria.

Mientras tanto, una polémica ley recién aprobada en Arizona que pretende combatir la presencia de inmigrantes indocumentados ha puesto en el centro de la atención pública a los estados con una gran presencia de residentes sin papeles.

De los numerosos estudios que han tratado de calcular la población de inmigrantes indocumentados, los más nombrados provienen de tres fuentes: el Departamento de Seguridad Nacional; el Centro para Estudios de Inmigración (CIS), un grupo de Washington opuesto a la creciente inmigración; y el centro de investigación independiente Pew Hispanic Center.

El gobierno y el CIS estiman que la cifra alcanza los 10,8 millones, mientras que el Pew contó 11,9 millones en 2008. Los tres estudios se calcularon en parte analizando las tasas de mortalidad y las encuestas sobre patrones de emigración.

Pero otros analistas han criticado este enfoque, argumentando que se obtienen cifras inferiores a las reales. Steven Camarota, director de análisis del CIS, reconoce que la metodología usada en las tres principales previsiones dista mucho de ser perfecta. "No creo que podamos estar totalmente seguros", afirma. "Podríamos estar equivocados, y eso es malo".

Los analistas del CIS, del Pew y del gobierno estadounidense usan una técnica vigente desde hace décadas que analiza el número de extranjeros que viven en EE.UU., obtenido de las encuestas anuales del Censo. Posteriormente, se sustrae el número de extranjeros en EE.UU. con residencia legal, basándose en datos de inmigración y previsiones de fallecimientos y emigraciones a otros países.

La cifra restante sería el número de indocumentados. Para obtener estas estimaciones se asumen varios supuestos, incluyendo las cifras de personas que emigran al extranjero, que el gobierno estadounidense no contabiliza.

Sin embargo, el mayor problema es que nadie sabe realmente qué proporción de los inmigrantes sin papeles responde a las entrevistas del Censo y si son honestos al informar sobre su ciudad natal. Estos estudios asumen que los funcionarios del Censo no contabilizan a alrededor de 10% de los inmigrantes indocumentados.

Pero esta cifra se basa principalmente en una encuesta realizada en 2001 por la Universidad de California a 829 personas nacidas en México y residentes en Los Ángeles, en la cual se les preguntaba, entre otras cosas, si habían respondido a los empleados del Censo un año antes.

Casi dos de cada cinco hogares se negaron a responder y es muy probable que quienes no lo hicieron tampoco respondieran al recuento del Censo.

"No está nada claro que hoy en día se pueda aplicar ese método a los inmigrantes indocumentados", dice George Borjas, profesor de economía y política social en la Escuela de Gobierno Kennedy, de Harvard. "Son personas que no quieren que las encuentren".

Otros han calculado cifras muy superiores de inmigrantes sin papeles. En 2005, Robert Justich, entonces gerente de cartera en Bearn Stearns, coescribió un informe en el que determinó que la población era de hasta 20 millones, citando el aumento de las remesas a México y los permisos de construcción de viviendas en comunidades con enclaves de inmigrantes indocumentados.

Justich dejó Bear Stearns en 2007 y no ha actualizado su estimación, pero aún cree que las cifras del gobierno, del Pew y del CIS son demasiado bajas. "Asumir que la gente sin papeles llenará un formulario del Censo es el concepto más ridículo que haya oído", dice Justich, actual propietario de una productora musical y cinematográfica en Hoboken, Nueva Jersey.

Otros expertos critican el análisis de Bear Stearns por no indicar que el aumento de las remesas podría reflejar simplemente una mejora en el proceso de documentación de los envíos. Usar estas cifras requiere "hacer muchas asunciones", dice Jeffrey Passel, demógrafo jefe del Pew Hispanic Center.

Justich dice que el número actual es inferior a 20 millones, debido al enfriamiento económico y a las mayores medidas federales de seguridad. "Nadie ha descubierto una fórmula mágica", añade por su parte Robert M. Groves, director de la Oficina del Censo. "Es algo realmente muy difícil de estimar".

Publicación
portafolio.co
Sección
Otros
Fecha de publicación
21 de mayo de 2010
Autor
Por Carl Bialik

Publicidad