Ricardo Ávila
brújula

La apuesta del Emisor

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
marzo 22 de 2016
2016-03-22 12:01 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Tal como era previsible, el viernes pasado el Banco de la República decidió subir en un cuarto de punto porcentual la tasa de interés que les cobra a las instituciones financieras por darles liquidez temporal. Tras el apretón, el costo de dichos fondos quedó en 6,5 por ciento anual, continuando con una serie de ajustes que lleva varios meses y que no da seña de llegar a su fin.

Pese a que no hubo sorpresas, los analistas volvieron a hacer el ejercicio de leer entre líneas lo dicho por el Emisor en su comunicado. Si bien la razón de la determinación mencionada fue el ritmo de la inflación, que al cierre de febrero iba en 7,59 por ciento anual, la percepción es que las vueltas de tuerca orientadas a poner en cintura a la carestía están próximas a terminar.

Entre las razones implícitas expuestas está que el avance de la canasta familiar el mes pasado estuvo por debajo de las expectativas de los analistas. Aunque el Índice de Precios al Consumidor seguramente continuará subiendo en el futuro cercano, empieza vislumbrarse un alivio en los meses que vienen.

Las causas de un probable respiro son dos. De un lado, la oferta de alimentos debería regularizarse en la medida en que el fenómeno de ‘El Niño’ llega a su fin. Del otro, el descenso en el valor del dólar a niveles inferiores a los del arranque del 2015 podría notarse en los bienes importados. Aun así, el desafío de las autoridades es conseguir que las expectativas sobre un eventual retorno a la meta establecida –un rango entre 2 y 4 por ciento anual– se ajusten más temprano que tarde, algo que no ha sucedido de forma contundente todavía. Debido a ello, se cree que habría uno o dos apretones más, pues el temor de que la actividad económica se vea afectada por el mayor costo del dinero no parece ser muy grande.

De hecho, el Banco registró que el crecimiento del país en el último trimestre del 2015 estuvo por encima de sus cálculos y que los primeros datos de este año continúan siendo positivos. En su particular lenguaje, el comunicado expedido la semana pasada señaló que “el riesgo de una desaceleración de la demanda interna que exceda el deterioro del ingreso nacional sigue siendo moderado”.

En otras palabras, el frenazo tendrá lugar, pero en lo que atañe al Emisor, su apuesta con respecto a una expansión del PIB se mantiene: 2,7% en el 2016.

ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado