Para una mejor experiencia active el soporte javascript de su celular. Como hacerlo?

Últimas Noticias de Economía y Negocios de Colombia y el Mundo

Lunes 22 de Septiembre 2014

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

El espacio rural

Abril 23 de 2008 - 6:16 pm



Para que los fanáticos del librecambismo, en el sector rural, no vayan a decir que las ideas insertas a continuación fueron expresadas por unos retrasados agraristas del Tercer Mundo, me anticipo a advertirles que todas ellas se elaboraron en Europa, concretamente, en un congreso internacional celebrado en España, evento al cual fui invitado.


En efecto, dirigentes de muchos países del mundo, convocados para debatir la estrategia agropecuaria de cara al futuro, plantearon las preocupaciones que de manera sucinta recojo en esta nota. Lo hago, porque quiero que mis amables lectores se informen sobre la forma como en otras latitudes -incluidos países desarrollados- ven el problema agrario. Ah, y algo más; como ellos, sin renegar de la globalización, estiman indispensable hacerla compatible con el desarrollo del espacio rural.


Para el grupo de expertos convocados al foro, "La agricultura provee a la sociedad de alimentos y materias primas pero, además, si se promueve su naturaleza multifuncional, juega un papel clave en la garantía de la salud pública, la protección del medio ambiente, la lucha contra el hambre y el desempleo y, más importante aún, en la pervivencia de las comunidades rurales, poseedoras de unas culturas y unas formas de vida singulares".

También sostienen que: "Los mercados no garantizan por sí solos la multifuncionalidad de la agricultura, ya que solo remuneran la producción de materias primas agroalimentarias y no toman en consideración los beneficios de carácter agroambiental, social y cultural asociados al ejercicio de la actividad agraria, lo que hace necesario diseñar nuevas políticas, tanto en el ámbito local como en el ámbito global, que estimulen dicha multifuncionalidad.


"La aplicación exclusiva de criterios de competitividad a la actividad agraria puede conducir a la deshumanización de los espacios agrarios y al sacrificio de la vida rural en zonas áridas, montañosas y en los espacios más frágiles del planeta. La vida humana en zonas vulnerables intervenidas (transformadas) durante siglos es condición para los equilibrios ambientales y culturales de numerosas sociedades en desarrollo.


"El comercio no es un fin en sí mismo, sino un instrumento del que la sociedad puede hacer uso para alcanzar determinados objetivos. En cambio, sí son objetivos de política económica:
mantener vivos los espacios rurales, la generación de riqueza de una forma más equitativa, la cohesión, la reducción del hambre y el desempleo, así como el progreso democrático. Y no procede sacrificar todo ello por el mero hecho de obtener más comercio agroalimentario.


"La utilización de las subvenciones a los productos agrarios en los países desarrollados disminuye los precios agrícolas en los mercados mundiales, lo que reduce las ganancias que el intercambio exterior reporta a los países en desarrollo y merma los ingresos de los agricultores en ellos. Además, hace más difícil su acceso a la tecnología agrícola disponible, así como el mantenimiento de su capacidad competitiva y para proteger su medio ambiente.


"Mientras los acuerdos para la liberalización del comercio representan una oportunidad para que todos los países se beneficien de un mayor acceso a los mercados mundiales, los dispositivos de protección social, el marco de las relaciones laborales y la protección del medio ambiente pueden verse amenazados por el librecambio. De la misma forma, puede darse la práctica, por parte de algunos países desarrollados, de utilizar indebidamente dichos argumentos para cuestionar las legítimas ventajas competitivas de los países menos prósperos".

Con estas ideas, algunas nuevas y otras no tanto, se preparan los dirigentes de muchas economías del globo a enfrentar la batalla de un modelo de desarrollo agropecuario, no bien difundido, signado por la coyuntura de una competencia feroz entre alimentos y combustibles. En nuestro país, por supuesto, poco interés demuestran quienes deben liderar el proceso de un hecho que va a ocurrir.

¿Qué pena verdad?

Si usted quiere comentar este artículo por favor

Todos los comentarios en Portafolio.co son hechos por personas registradas y plenamente identificadas.

Publicidad

Publicidad

  • Otras Versiones

Publicidad

Publicidad

Publicidad