Para una mejor experiencia active el soporte javascript de su celular. Como hacerlo?

Últimas Noticias de Economía y Negocios de Colombia y el Mundo

Sábado 1 de Noviembre 2014

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

El precio de la civilización

Enero 17 de 2012 - 7:04 pm



 

El reconocido economista Jeffrey Sachs acaba de publicar un libro sobre las fallas registradas en la economía de Estados Unidos y las guías para un camino hacia la prosperidad, que lleva el título de El Precio de la Civilización (The Price of Civilization, Random House, New York, 2011).

Establece que en la raíz de los problemas se encuentra una crisis moral y juzga que aún una sociedad como la norteamericana, guiada por las reglas de mercado, por leyes y procesos electorales, no cumple con condiciones suficientes para consolidar su prosperidad “si los más poderosos y ricos fallan en sus obligaciones hacia la sociedad y el mundo”.

Su análisis comienza por advertir y documentar que en Estados Unidos hay un descontento generalizado con el comportamiento de la economía y con sus instituciones, públicas y privadas, como el Gobierno, el Congreso, los bancos, otras entidades financieras, empresas privadas, sindicatos, iglesias y universidades.

Su principal crítica en el ámbito económico se centra en el hecho de que la libertad de mercado no es suficiente para lograr simultáneamente los objetivos de eficiencia, equidad y sostenibilidad y que ello requiere de intervención del Estado y de instituciones para la provisión de bienes públicos, como la infraestructura, la investigación científica y la regulación.

El autor se expresa de manera especialmente negativa con la denominada revolución de Reagan, mediante la cual se buscó reducir el tamaño del sector público y disminuir los impuestos a los sectores más acaudalados, con el argumento de que ello promovería la inversión y la innovación; se privatizaron los servicios públicos y se adelantó una desregulación de la actividad financiera, cuyos efectos perversos se vinieron a sentir con fuerza en estos últimos años.

También critica que los gobiernos, el Congreso y los académicos subestimaron la magnitud y la importancia de la globalización.

Se permitió el desarrollo de empresas americanas en el exterior, a costa de una baja absorción de empleo interno y se mantuvieron bajas las tasas de interés sin presiones inflacionarias en Estados Unidos, ignorando que esto estaba sucediendo simplemente por las importaciones de productos baratos de China y no porque se presentaban aumentos de productividad, como lo pregonaba Alan Greenspan. Esto desembocó en un exagerado consumismo y endeudamiento de los hogares.

La segunda parte del libro, El camino hacia la prosperidad, está dirigido a adelantar recomendaciones para corregir el sendero y buscar un crecimiento económico sostenido, con empleo y equidad social. Citando a Buda y a Aristóteles, sostiene que lo mejor es “el camino del medio”, que es el de la moderación, el del balance entre el trabajo y el descanso, el que estimula la educación, el que propende por la preservación de los recursos naturales, el que establece la responsabilidad de ahorrar, el que considera que la acción colectiva se desarrolla mejor cuando existen las políticas apropiadas y el que acepta la globalización y la diversidad.

Para lograr la prosperidad se requiere, a su juicio, estimular el empleo, mejorar el acceso y la calidad de la educación, reducir la pobreza, evitar catástrofes ambientales, lograr un balance en las finanzas públicas, mejorar la gobernabilidad, promover la seguridad nacional y mejorar los niveles de bienestar y los indicadores de felicidad de la población. Estos son principios y objetivos que ciertamente son también altamente deseables en Colombia.

Roberto Junguito

Presidente de Fasecolda

rjunguito@fasecolda.com

Si usted quiere comentar este artículo por favor

Todos los comentarios en Portafolio.co son hechos por personas registradas y plenamente identificadas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

  • Otras Versiones

Publicidad

Publicidad

Publicidad