Para una mejor experiencia active el soporte javascript de su celular. Como hacerlo?

Últimas Noticias de Economía y Negocios de Colombia y el Mundo

Sábado 25 de Octubre 2014

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Innovación soñadora

Marzo 30 de 2011 - 11:00 pm



En cuanto a la producción de análisis aplicado, en Latinoamérica hay menos de 50 publicaciones cient

 

El fundador de Apple, Steve Jobs, sentenció en alguna ocasión que “la innovación es lo que distingue al líder de sus seguidores”. Para él, sólo los países y empresas que hacen de la innovación un propósito estratégico, con miras a crear valor, son aquellos que logran trascender y posicionarse a la vanguardia de distintos sectores. 

En el caso de América Latina y el Caribe son muchos los políticos y empresarios que utilizan la palabra innovación como una especie de símbolo de modernidad para cautivar electores jóvenes o clientes y así dar la impresión de una sintonía óptima con los avances tecnológicos.

Si se asume que el proceso innovador consiste en la transformación de ideas en soluciones sociales y económicas, el panorama regional no es para nada alentador. Tomando como punto de partida la forma en la que los países adelantan su agenda de investigación y desarrollo nos encontramos con que la inversión regional en este propósito no llega tan siquiera al 0.8% del PIB. Para colmo de males y de acuerdo con datos del BID, Brasil es el responsable del 60% de la inversión en investigación regional.

Lo sorprendente es que desde México hasta la Patagonia no son los empresarios quienes lideran la causa. Tal como lo ha expuesto la Ocde, el financiamiento investigativo regional proviene en un 60% del sector público, comparado con un 35% en el grupo de países con mayor desarrollo. A esto hay que agregarle que en Latinoamérica existen 2,6 doctorados por cada cien mil habitantes, mientras que, por ejemplo, en los E.E. U.U. son 19, de los cuales la mitad corresponde a ciencia e ingeniería. 

En cuanto a la producción de análisis aplicado en Latinoamérica hay menos de cincuenta publicaciones científicas por cada millón de habitantes, comparado con cerca de trescientas en los países miembros de la Ocde. Al contrastar esta figura con el numero de patentes por cada cien mil habitantes, países como Corea alcanzan una cifra cercana a 150, mientras que el promedio regional escasamente llega a una. 

Tal vez este panorama explique por qué las exportaciones de alta tecnología y valor agregado asociado con el conocimiento se encuentran en una etapa embrionaria. El promedio regional exportaciones tecnológicas como porcentaje de la exportación de manufacturas escasamente supera el 10%. La diferencia la hacen países como Costa Rica, donde esta cifra se aproxima al 45%, principalmente debido a la participación de Intel, o México con el 16%, asociado a la producción industrial especializada detonada por la inversión extranjera. 

¿Cómo puede Latinoamérica salir de esta parálisis? La solución está en un marco de políticas públicas orientado principalmente a cinco estrategias: a) fomentar una mayor integración entre el sector privado y las universidades, b) Brindar incentivos a las empresas que inviertan en investigación y desarrollo e intensifiquen la producción de bienes y servicios con valor agregado tecnológico, c) estructurar Fondos para el estímulo a la investigación aplicada a la innovación empresarial, d) dinamizar la industria de capital de riesgo y e) fortalecer los sistemas nacionales de Propiedad Intelectual y registro de marcas y patentes. 

Avanzar en esta agenda es esencial para aumentar la formación bruta de capital y crear una nueva cultura emprendedora. Ese es el desafío del que muchos hablan y pocos hacen.

Si usted quiere comentar este artículo por favor

Todos los comentarios en Portafolio.co son hechos por personas registradas y plenamente identificadas.

Publicidad

Publicidad

  • Otras Versiones

Publicidad

Publicidad

Publicidad