Camilo Herrera Mora
columnista

Otro debate de redistribución

Camilo Herrera Mora
Opinión
POR:
Camilo Herrera Mora
marzo 28 de 2016
2016-03-28 09:21 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Continúa el debate superficial de redistribución del ingreso en Colombia, después de la controversia entre las cifras del Dane y las de la Cepal, que ha sido enardecida por la visita del profesor Piketty al país para presentar sus estudios sobre este tema.

Digo superficial, porque el debate no solo se aborda desde lo polémico, sino desde un pobre manejo de los datos y las opiniones. En el caso de las cifras del Dane, lo que hizo fue replicar el mismo método que ha usado por varios años, y eso le dio un dato de 0,52, en tanto que la Cepal hace una nueva medición, incluyendo más información, y le da un dato de 0,55, sin haber corrido la serie de histórica, lo que causa un efecto perverso en la credibilidad de la institución –y obviamente del gobierno–, que ya está bastante lastimada.

¿Qué el país tiene problemas de distribución del ingreso? Claro, y de tierras, riqueza, oportunidades, educación, salud y seguridad, entre otros; cosa distinta es que un organismo internacional salga a contradecir un dato oficial sin explicarlo bien.

Ninguna medición es exacta, y menos si se basa en encuestas, en las que existen márgenes de error y niveles de confianza, y no todas son comparables, porque si a una medición se le adiciona una fuente más fina, sin duda el dato será diferente. Para ver un buen indicador es fundamental ver su medición en el tiempo, respetando la misma metodología y los mismos instrumentos, lo que no hace el estudio de la Cepal, y por la razón que sea, los medios lo presentaron como un error del Dane, dejando la sensación de que es un dato amañado por el gobierno de turno.

Debemos aprender a respetar nuestras instituciones y no quedarnos con la ligereza de la inmediatez de la noticia, porque sin querer, se puede presentar información que afecta la credibilidad del Estado, pues el ciudadano duda de lo que el gobierno le dice porque los grandes números esconde su realidad individual: si de 10 colombianos, a dos les va mal, son esos los que dirán que las cosas no van bien, y los otros 8 casi siempre se quedan callados, o dicen que las cosas podrían ir mejor.

Hay que medir bien las cosas y consistentemente, no estar cambiando de métodos y definiciones, de lo contrario, no se sabrá a ciencia cierta la verdad de los efectos de las políticas públicas y privadas en el mercado. Siempre habrá una nueva definición de pobreza, porque los alcances de este concepto son dinámicos y relativos al entorno del que se hable; no no es lo mismo ser pobre en Colombia que en Suecia, en donde ellos mismos dicen que tienen al 14 por ciento en esta situación.

El análisis de información económica tiene el efecto de influir en la población y en las decisiones de los agentes económicos, por ello debemos ser muy cuidadosos en cómo se dice, porque se pueden tener efectos negativos en el mercado. El Dane hace bien la tarea y, sin duda, la podría hacer mejor, pero el tema es más de presupuesto que de injerencia política en su trabajo. Respetemos más la labor de los que hacen las cosas bien.

Camilo Herrera Mora
Presidente de Raddar
camiloherrera@raddar.net

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado