Para una mejor experiencia active el soporte javascript de su celular. Como hacerlo?

Últimas Noticias de Economía y Negocios de Colombia y el Mundo

Sábado 25 de Octubre 2014

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

En medicamentos, Gobierno comenzó a 'pisar callos'; multinacionales farmacéuticas están preocupadas

29 de Abril de 2010

Las multinacionales farmacéuticas están verdaderamente preocupadas, no tanto porque el Gobierno les haya congelado los precios de 100 medicamentos, en aproximadamente 900 presentaciones, sino porque comenzó a utilizar herramientas temidas por ellas, como la autorización para importar medicinas sin pedirles permiso.

En el exterior se consiguen los mismos medicamentos, fabricados por las mismas farmaceúticas, a precios más bajos de los que se venden en el país y que, por no estar en el Plan Obligatorio de Salud (POS), son recobrados por las EPS al Fosyga a valores que el Gobierno considera abusivos.

Con las importaciones paralelas, figura que comprende también dispositivos médicos, el Ministerio de la Protección busca, mediante la competencia en el mercado local, una reducción de precios que alivie las deterioradas finanzas del sistema de salud y que llevaron a la declaratoria de la fallida emergencia social.

Esa preocupación, además, es todavía mayor porque los laboratorios multinacionales saben que vienen medidas más fuertes, una de las cuales será anunciada hoy: a esos medicamentos, y sus presentaciones adicionales, se les establecerá un precio máximo de recobro al Fosyga y a las tesorerías departamentales.

La fórmula para fijar esos valores techo comenzará a ser diseñada hoy mismo, para lo cual la Comisión Nacional de Precios de Medicamentos (CNPM) escuchará opiniones de todo el sector.

Congelar los precios tiene un primer efecto inmediato, según la secretaria Técnica de la Comisión, Carolina Lorduy, que ni farmacéuticas ni EPS ni distribuidores mayoristas ni ningún eslabón de esta cadena podrán subirlos; los valores serán los mismos que reportaron en el último trimestre a las autoridades.

La decisión del Ministerio de la Protección Social sobre importaciones paralelas y la de la CNPM, de meter en libertad regulada esos medicamentos, más la que se avecina de fijarles precios máximos son, como dicen los abogados, una confesión de parte: que no se necesitaba la emergencia social para tomarlas, pues uno y otra gozan de facultades para adoptarlas por la legislación ordinaria.

Entonces, ¿por qué no se habían tomado antes? En el caso de las importaciones paralelas, y de otras medidas que podrían adoptarse para abaratar los precios de las medicinas, el presidente de Asinfar (gremio de los laboratorios nacionales), Alberto Bravo, considera que ello obedece a la presión de las multinacionales y a que el Gobierno confiaba en que con esa actitud favorecía la aprobación del Tratado de Libre Comercio (TLC) negociado hace cuatro años con Estados Unidos.

Apreciación similar tuvo Francisco Rossi, director de la Fundación Ifarma, ONG que propende por el acceso a los medicamentos, cuando el Gobierno rechazó la petición de una licencia obligatoria para Kaletra (para el tratamiento de VIH-sida), "por temor a disgustar a las autoridades estadounidenses y a la industria farmacéutica multinacional".

Piden uso pleno de facultades para regular precios

Germán Holguín, coordinador de la Alianza Latinoamérica y el Caribe-Unión Europea por el acceso a los medicamentos y director de Misión Salud, aunque apludió la decisión sobre importaciones paralelas, dijo que no es suficiente y demandó del Gobierno el uso pleno de los instrumentos para enfrentar los abusos en los precios de las medicinas, entre ellos el de las licencias obligatorias.

En el mismo sentido se pronunciaron la Federación Médica Colombiana (FMC), Ifarma y Alberto Bravo, para quien abrir la competencia, sin violar el régimen de propiedad intelectual, es un arma efectiva para bajar los precios. "Ha habido mucha laxitud en el control de los productos que no tienen competencia", dijo.

Observamed, de la FMC, dice que 16 de los 20 medicamentos de alto costo, que en el 2008 tuvieron ventas por cerca de 600.000 millones de pesos (véase gráfico), están en la lista autorizada de importaciones paralelas.

Publicidad

  • Otras Versiones

Publicidad

Publicidad

Publicidad