Rousseff buscará tribuna internacional  
para hablar sobre su posible juicio político

La presidenta de Brasil asistirá a un evento de Naciones Unidas el viernes
en Nueva York, visita que usaría para defenderse ante la prensa.

Dilma Rousseff

La mandataria señala que la maniobra con las cuentas públicas que llevó a cabo su administración es una práctica empleada por gobiernos anteriores.

Reuters

Internacional
POR:
reuters
abril 20 de 2016 - 12:53 p.m.
2016-04-20

Dilma Rousseff cambió sus planes y viajará a Estados Unidos este viernes 22 de abril, informó el miércoles su oficina, donde tendrá oportunidad de llevar a la escena internacional el proceso de juicio político que podría removerla del cargo en semanas.

Rousseff perdió una votación clave en la Cámara de Diputados el domingo y ahora espera la decisión del Senado para saber si enfrentará un juicio político por incumplimiento de las leyes presupuestarias de la nación.

La mandataria sostiene que las acusaciones en su contra no tienen fundamento y que se trata de un intento por destituirla y terminar con 13 años de gobierno de izquierda de su Partido de los Trabajadores.

Ante la posibilidad concreta de que el Senado la suspenda dentro de tres semanas, Rousseff había cancelado un viaje para asistir a la firma del Acuerdo de París sobre cambio climático en la sede de la ONU en Nueva York, para poder concentrarse en su supervivencia política. "Tiene intención de salir mañana a Nueva York", dijo un asesor a través de un mensaje de WhatsApp.

Dos colaboradores dijeron que Rousseff usaría su visita a Estados Unidos para defenderse en entrevistas con medios internacionales del proceso de juicio político al que busca someterla la oposición, y que ella ha calificado como un "golpe de Estado sin armas" contra un Gobierno democrático legítimo.

La mandataria sudamericana señala que la maniobra con las cuentas públicas que llevó a cabo su administración, y mediante la cual se postergó la transferencia de fondos a bancos estatales, es una práctica empleada por gobiernos anteriores.

Sus adversarios políticos argumentan que esto le permitió ampliar el gasto público e impulsar su reelección en 2014. El Tribunal Supremo de Brasil rechazó las apelaciones del Gobierno que indican que la presidenta no cometió ningún delito que conlleve un proceso de impugnación.

La crisis ha paralizado a un Gobierno que además enfrenta la difícil tarea de reactivar la economía y sacar a la nación de la peor recesión en décadas, en medio de un fuerte brote de virus de Zika que se ha diseminado por el continente y de los turbulentos preparativos para los Juegos Olímpicos de Río 2016.

En una conferencia con la prensa internacional, Rousseff dijo el martes que considera que es víctima de un trato injusto debido en parte a que es mujer y disparó contra sus oponentes políticos al señalar que -a diferencia de ella, que está libre de cargos- muchos de quienes la señalan enfrentan acusaciones de corrupción.

Primera mujer presidenta de la potencia sudamericana, Rousseff acusó al vicepresidente Michel Temer de complotar en su contra.

Temer reemplazará a la mandataria si finalmente es destituida. Irónicamente, Temer asumirá temporalmente la presidencia mientras Rousseff esté de viaje en Nueva York.