A comienzos del 2018 iniciaría cobro unificado de peajes electrónicos

Un borrador del Mintransporte detalla el plan para que las estaciones operen entre sí en el país y solo haya un sistema de recaudo. En el primer semestre se masificaría.

Peajes

Actualmente, varias concesiones de primera, segunda y tercera generación tienen caseta de cobro electrónico.

Milton Díaz - CEET

POR:
Portafolio
octubre 19 de 2017 - 11:07 p.m.
2017-10-19

Entre 50 y 80 peajes electrónicos interconectados —es decir, entre el 30% y 50% del total que habrá en unos años— entrarían en operación en el primer semestre del próximo año y, a partir de entonces, seguiría aumentando la cifra de puntos operados bajo este esquema en el país.

(Lea: En enero iniciarán obras del tercer carril Bogotá - Girardot)

La idea, que está siendo ultimada por el Ministerio de Transporte, a través de un borrador de resolución, es que todos los sistemas de recaudo electrónico se ‘comuniquen’ entre sí, de modo que los dispositivos electrónicos, que van en el parabrisas del vehículo (conocidos como TAG, sirvan para cualquier carretera del territorio nacional.

(Lea: Exportaciones e inversión impulsarían la economía)

Esto incluye los corredores viales que tiene a su cargo el Instituto Nacional de Vías (Invías), pero también las concesiones de primera, segunda, tercera y cuarta generación, ya sea que estén a cargo de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) o de los concesionarios privados.

Y es que, como dice César Peñaloza, viceministro de Infraestructura, “no tiene sentido tener inversiones en megaconcesiones, si no metemos procesos de innovación y tecnología en las vías. A medida en que los contratistas avancen en las grandes carreteras, se podrá también implementar estos procesos”.

De hecho, ya la mayoría de los concesionarios 4G tienen implementadas entre una y tres casetas en los peajes que están a su cargo, pero ahora se busca que los 180 que tendrá el país en un futuro (cuanto estén listas estas carreteras) puedan operar entre sí, pues hoy en día existen distintos operadores que no están unificados.

Esto lleva, por ejemplo, a que los usuarios tengan que inscribirse y pagar en cada una de las concesiones por las que transitan.

INTEROPERABILIDAD

En este sentido, los pagos por cada paso irían a un sistema de recaudo unificado, en el cual habría una plataforma y funcionaría como actualmente lo hacen los operadores celulares, es decir, se podrán cancelar en prepago, pospago, por débito automático. Lo anterior significa que los TAG estarán vinculados a las cuentas de ahorro, corriente o tarjetas de crédito de los dueños de los vehículos portadores.

Esto lleva, según Peñaloza, a que se desarrolle “un gran potencial de servicios a desarrollar con quienes hagan las veces de operadores”, sobre todo porque, como lo explicó el funcionario, al sector entrarán, además de los que operarán las casetas, los intermediarios, quienes comercializarán los TAG.

Incluso, el Mintransporte ya ha recibido numerosas propuestas para ejercer esta función, entre las cuales se encuentran entidades financieras (bancos, más que todo) y empresas de telecomunicaciones, pero también algunas empresas de otros sectores, que deberán habilitarse ante esta cartera para hacer de puente entre el operador y el usuario.

“La idea es que no haya incrementos en los peajes, porque, por ejemplo, dentro de la tarifa que se cobra hoy se incluyen el valor de operación y administración de estos puntos, entonces el paso a lo digital no tendría por qué interferir en los costos”, indicó el Viceministro de Infraestructura.

Incluso, agregó que ya hay concesionarios con soluciones propias, con lo cual simplemente deberán ajustarse a la futura normativa, mas no a un protocolo diferente, lo que quiere decir que no tendrá que cambiar los sistemas ni la infraestructura que ya tienen trabajando.

De este modo, la mayor parte del recaudo seguiría yendo a las arcas del concesionario, teniendo en cuenta que esta es una de las principales fuentes de financiación que tienen los privados (además de las vigencias futuras), sobre todo en las 4G, que solo reciben réditos una vez entreguen parte de las vías ya en funcionamiento.

“La iniciativa busca facilitarles la vida tanto a los contratistas como a los usuarios, y en el caso de los primeros, por decir algo, podrían volverse operadores (si cumplen con los requisitos habilitantes), ganando ahorros en costos y operación, pero, por ejemplo, tendría que prestarles servicios adicionales al usuario de la vía”, explicó.

ENTRADA EN VIGENCIA

Es importante destacar que el Ministerio tendría lista la resolución oficial en diciembre, pero su entrada en vigencia podría darse hasta el segundo trimestre del próximo año. Entre tanto, la cartera de Transporte está trabajando en pilotos.

Además, se espera que, en el primer trimestre del 2018, los interesados inicien la comercialización de los TAG y que realicen pedagogía con los usuarios, de modo que antes de julio empiece la operación inicial.

La implementación de este esquema servirá para el ahorro de combustible y de tiempos de desplazamiento, pero también ayudará a rebajar las emisiones de gases, a disminuir el uso del efectivo, a mejorar el control de la operación y los pasos por las casetas, además de monitorear los pagos en las vías del país”, concluyó Peñaloza.

Siga bajando para encontrar más contenido