A la fauna silvestre la siguen matando en la vía

En tan solo cuatro meses en una vía del Meta murieron atropellados 261 animales.

Vía al Llano

"Es importante que los pasos de fauna que se hagan en las vías sean diseñados por especialistas y no por ingenieros porque deben responder a las necesidades del animal".

Foto: Óscar Bernal - El Tiempo

POR:
Portafolio
febrero 27 de 2018 - 03:15 p.m.
2018-02-27

Animales silvestres que pasan por las vías en busca de alimento y refugio son atropellados sin piedad en el Meta. Esta escena se repite insistentemente en las vías del Llano, lo que tristemente refleja el precio desgarrador que hay que pagar en estas tierras por abrirle paso al desarrollo y la modernidad.

(Lea: Autoridades del Llano piden decisiones respecto al puente de Chirajara

Osos hormigueros y palmeros, micos, iguanas, babillas, búhos, águilas, serpientes, micos, chigüiros y lapas son desmembrados en el asfalto que los devora.

El atropellamiento de la fauna silvestre en las vías del Meta sigue siendo un flagelo que en lugar de disminuir reporta más casos y que demuestra que los conductores siguen siendo indiferentes a los llamados de prudencia y respeto por la vida de estos seres vivos.

(Lea: Movilidad de vía al Llano entró a prueba

Hace dos años y medio la Corporación ambiental Cormacarena y la Univeridad de los Llanos (Unillanos) elaboraron un diagnóstico tras evaluar durante seis meses las vías que unen a Villavicencio con Puerto López, Granada y Cumaral (Meta) y el estudio arrojó que hubo 472 animales atropellados entre reptiles, anfibios, aves y mamíferos de diferentes especies.

(Lea: Tramo faltante de vía al Llano tendría estudios el próximo año

Estas mismas instituciones socializaron la semana pasada un estudio que hicieron recientemente y la situación es más preocupante. Según Jorge Astwood, biólogo y catedrático de la Universidad de los Llanos, se hizo una caracterización durante cuatro meses solo en la vía Villavicencio-Barranca de Upía, que arrojó un atropellamiento de 97 mamíferos, 45 anfibios, 47 reptiles, y 72 aves para un total de 261 animales de 76 especies atropellados y desmembrados.

Según el biólogo Astwood, en el corredor evaluado hay más animales porque la parte occidental de la carretera limita con Chingaza y es un corredor obligado de los animales que suben hacia la montaña y que vienen desde la montaña en función de las dinámicas climáticas y en medio de esas travesías tan grandes pasan por la vía y mueren.

“Esta es una situación que va más allá de diseñar una estrategia, está metida en la conciencia del hombre y en la condición antropocentrista que consiste en pensar que nosotros los seres humanos somos los seres más importantes y el resto son prescindibles”, sostuvo el biólogo.

PASOS DE FAUNA QUE SEAN HECHOS POR BIÓLOGOS

Para los biólogos que adelantaron la caracterización del diagnóstico de atropellamiento vial de fauna silvestre en el Meta, es importante que los pasos de fauna que se hagan en las vías sean diseñados por especialistas y no por ingenieros porque deben responder a las necesidades del animal. Los corredores de fauna no deben llevar solo concreto sino árboles, madera y enredaderas que los hagan aparecer como algo natural.

“Es decir, hay que hacerlos bien y no solo por cumplir las exigencias ambientales de la corporación”, dijo el catedrático de la Universidad de los Llanos Jorge Astwood.

Agregó que si la solución al problema del atropellamiento estuviera en manos de los catedráticos propondrían que se reglamentara la normatividad para la construcción de vías en Colombia, porque el problema está desde el diseño.

“Las vías no se pueden diseñar sin tener en cuenta la flora, la fauna y la dinámica hidrológica que hay alrededor”, advirtió Astwood.

Agregó que sin lugar a dudas lo que más da resultado es educar a la gente y que esta tiene la difícil misión de cambiar su modo de pensar.

Carlos Parra, médico veterinario de Cormacarena, dijo que es fundamental adquirir conocimientos sobre rescate de animales atropellados y una capacitación en técnicas de contención, manejo, transporte, rehabilitación y disposición final.

Rubén Darío Romero Castro
LLANO SIE7EDÍAS

Siga bajando para encontrar más contenido