Acuerdo comercial de la UE en Suramérica enfrenta a la resistencia europea

Bruselas ve la posibilidad de cerrar un tratado con Mercosur, pese a la disputa por la carne de res.

Varios países miembros de la Unión Europea han puesto trabas a los esfuerzos de la Comisión Europea

Varios países miembros de la Unión Europea han puesto trabas a los esfuerzos de la Comisión Europea por llegar a un acuerdo con Mercosur este año.

123RF

POR:
Portafolio
diciembre 01 de 2017 - 08:20 p.m.
2017-12-01

Bruselas trata de impulsar las negociaciones sobre un acuerdo comercial sudamericano de gran alcance a pesar de las advertencias de Francia y otros miembros de la Unión Europea de que están llegando al límite de las concesiones que pueden tolerar en cuanto a temas como la carne, el etanol y otros productos agrícolas sensibles.

(Lea: Suramérica y la Unión Europea intensifican negociaciones para un acuerdo comercial

Los negociadores de la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, y del bloque comercial Mercosur de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay iniciaron una ronda de conversaciones en Bruselas el miércoles con el objetivo de allanar el camino para lograr un acuerdo en diciembre.

(Lea: Colombia y Suramérica: dinámica del comercio exterior

La comisión ha advertido que la UE corre el riesgo de perder una rara “ventana de oportunidad” en las conversaciones que comenzaron en 1999 si no logra un acuerdo antes de que Brasil comience a enfocarse en las elecciones generales del próximo año.
Estas negociaciones han cobrado importancia adicional ya que la UE busca encuadrarse como el principal defensor del libre comercio global, en contraste con el proteccionismo de Donald Trump.

(Lea: BM asegura que Latinoamérica vuelve al crecimiento

Bruselas argumenta que el acuerdo, si se logra, será el más grande jamás negociado por la UE en términos económicos, y reduciría los más de 4.000 millones de euros en derechos arancelarios que los exportadores de la UE pagan cada año.

Pero la comisión se ha visto bajo presiones opuestas de los gobiernos de los estados miembros de la UE.

En una reunión de diplomáticos de alto rango en Bruselas el viernes pasado, Bruselas tuvo que enfrentar los llamados de varios países, incluyendo Francia, Irlanda y Polonia, para que restringiera sus ofertas agrícolas. Otros, como Alemania, quieren que la Unión Europea impulse mejores condiciones de acceso al mercado para sus automóviles y otros productos industriales.

La comisión tendrá que ‘navegar hábilmente’ para satisfacer ambas partes, dijo un diplomático, ya que mientras más acceso a los bienes industriales busque Bruselas, más concesiones agrícolas querrá Mercosur.

Una de las principales prioridades para Berlín en las conversaciones es reducir drásticamente el período de 15 años de incorporación gradual que está proponiendo Mercosur para la apertura del acceso a su mercado automotriz.

En la reunión, el representante de Berlín advirtió que añadir demasiadas advertencias o cláusulas de protección a la oferta agrícola de la UE sólo llevaría al Mercosur a hacer lo mismo en su oferta de productos industriales, según una persona informada en la reunión. Y el representante de París subrayó que las “sensibilidades del Gobierno francés en cuanto a la agricultura siguen siendo muy fuertes”.

Los miembros de la UE deben dar respuestas detalladas a un proyecto de oferta revisado al Mercosur que la comisión distribuyó la semana pasada. Este nuevo documento no aumenta las ofertas existentes de la UE sobre carne de res o etanol, sino que hace una concesión sobre las importaciones de azúcar. Sin embargo, la comisión dijo a los diplomáticos nacionales que, para alcanzar un acuerdo en diciembre, las ofertas de carne y etanol deberían aumentar como parte de un compromiso.

Los funcionarios de la UE esperaban que las conversaciones de esta semana con los negociadores del Mercosur en Bruselas resolvieran muchos de los puntos menos controvertidos de las negociaciones, que cubren todo desde los bienes y el mercado de servicios hasta la contratación pública.

Estos avances podrían preparar el escenario para que los puntos pendientes se discutan en conversaciones políticas de alto nivel el próximo mes, al margen de una cumbre ministerial de la Organización Mundial del Comercio en Buenos Aires.

Un diplomático aseguró que era posible que las conversaciones de Bruselas pudieran continuar hasta el 8 de diciembre, hasta la reunión de Buenos Aires. Durante casi dos décadas de rondas, momentos como éste – cuando todos los miembros del Mercosur están dispuestos a hacer un trato – han sido raros. Los funcionarios de la UE argumentan que llegar a un acuerdo reforzaría el estatus de la UE como el mayor socio comercial del Mercosur, una posición que se está viendo cada vez más amenazada por China.

Siga bajando para encontrar más contenido