Agenda en Davos cerró con controversia sobre la libertad del comercio

El presidente Trump no se salió del libreto y aunque defendió sus medidas proteccionistas, ratificó que su país tiene el letrero de “abierto” para los inversionistas que deseen hacer negocios justos.

Donald Trump en el Foro Económico Mundial

El auditorio se copó sin que todos los que quisieron ingresar lo lograran. Tuvieron que seguir el discurso de Trump por video.

Bloomberg

POR:
Ricardo Ávila Pinto
enero 26 de 2018 - 08:31 p.m.
2018-01-26

Las filas comenzaron a formarse más de una hora antes de que se abrieran las puertas en el salón principal del Centro de Congresos de Davos. Al final, no todos los que querían entrar lograron hacerlo, con lo cual muchos se resignaron a ver la transmisión del discurso de Donald Trump en video, cuya presencia ayer en el Foro Económico Mundial fue la nota más destacada de la jornada.

(Lea: Davos medirá hoy el poder de la ofensiva global estadounidense)

Sin embargo, las expectativas de aquellos que esperaban un episodio discordante, como una salida en falso o un desplante de los asistentes, no se cumplieron. El inquilino de la Casa Blanca leyó juiciosamente el discurso que le habían preparado, sin salirse del libreto. Tan solo cuando respondió una pregunta en la que le lanzó dardos a la prensa, se oyeron las protestas de los asistentes.

(Lea: Poco protagonismo de América Latina en la élite global de Davos

De resto, lo que hubo podría describirse como una ratificación de las frases que en días anteriores repitieron hasta el cansancio diferentes integrantes del gabinete de Trump, como el secretario del Tesoro o el de Comercio: que el eslogan de “América primero” no quiere decir “América sola” o que las medidas de corte proteccionista adoptadas recientemente no deben ser malinterpretadas, pues el libre comercio también debe ser justo. Aun así, hubo amenazas sin nombre que reiteran la impresión de que vienen más disposiciones en esta materia.

(Lea: Criptomonedas, tema de debate en la tercera sesión del Foro Económico Mundial

Igualmente, el mandatario envió repetidamente la señal de que su país tiene el letrero de “abierto” en la puerta, para quien quiera ir a hacer negocios. Según su visión, la falta de competitividad de antes desapareció por lo cual de lo que se trata ahora es de atraer inversiones. Una cena en la víspera con las cabezas de un puñado de multinacionales europeas lo convenció de que miles de millones de dólares en nuevos proyectos tendrán lugar en territorios estadounidenses.

Y si las cosas salen bien, dice, todo el mundo acabará ganando. “Suena como ese cuento del crecimiento por goteo”, señaló uno de los asistentes. Bajo ese punto de vista, la prosperidad americana se sentiría en las más diversas latitudes, comenzando por el aumento en la riqueza que se deriva de los niveles récord de los índices bursátiles.
La validez de esos planteamientos genera críticas de los académicos (ver entrevista). En cualquier caso, acabó siendo evaluada después de que Trump abandonó el recinto tras ser aplaudido cortésmente, en un panel con el cual se cerraron las actividades temáticas del Foro Económico del 2018.

Este tuvo la participación de la directora del FMI, Christine Lagarde, o de las cabezas de los bancos centrales de Japón y Gran Bretaña.

Al respecto, fue la exministra francesa la que puso los puntos sobre las íes. Para comenzar, ratificó lo que dijo la entidad a su cargo el lunes, en el sentido de que el balance es positivo: dos terceras partes de los 194 países que hacen parte del organismo multilateral aumentarán su tasa de crecimiento este año.

No obstante, la funcionaria mencionó algunos peligros. Uno de ellos es la desigualdad que alimenta la animadversión en contra de la globalización, pues hay personas que sienten que su calidad de vida ha desmejorado en los últimos años mientras a los demás les va bien.

Adicionalmente, Lagarde prendió la alarma sobre el proteccionismo. Aunque no habló de nadie con nombre propio recordó que hay una clara correlación entre la evolución del comercio mundial y la expansión del PIB global. Lástima que en ese momento Trump ya se desplazaba en helicóptero a Zúrich, en donde tomó el avión que lo llevaría a Washington.

Ricardo Ávila Pinto*
Director de Portafolio
​*Enviado especial en Davos

Siga bajando para encontrar más contenido