El dúo dinámico

De materializarse los riesgos a la baja en los datos de inflación y el PIB, aumentarían las presiones para que el Emisor realice un nuevo recorte.

En 2016, según el Dane, disminuyó la producción de ganado bovino en 5,4% y leche sin elaborar en 3,5%.

Vemos un riesgo de que el dato de la inflación de julio se sitúe por debajo de nuestro pronóstico, porque el reciente brote de fiebre aftosa que ha afectado el sector ganadero del país.

Foto: Bloomberg.

Economía
POR:
Andrés pardo AMÉZQUITA
agosto 02 de 2017 - 07:58 p.m.
2017-08-02

El Banco de la República recortó su tasa de intervención 25 puntos básicos en su reunión de la semana pasada, en línea con nuestra expectativa y con la de la mayoría del mercado. Desde el año pasado hemos sostenido nuestra estimación de que BanRep recortaría su tasa a lo largo del primer semestre de 2017 hasta alcanzar un nivel de 5,50% hacia julio o agosto, como en efecto ha ocurrido. Sin embargo, también hemos mantenido un sesgo a la baja en nuestro pronóstico, hacia un nivel de 5,25%, y después de la reunión de la semana pasada vemos una mayor probabilidad de que se materialice dicho sesgo.

(Lea: Emisor redujo su tasa de interés en 50 puntos, quedó en 5,75%

BanRep volvió a referirse a “la incertidumbre sobre la velocidad de la convergencia de la inflación a la meta de 3%” y a resaltar que “los mecanismos de indexación y la persistencia de la inflación continúan reflejándose en el nivel de los indicadores de inflación básica, los cuales superan la meta de 3%”. No obstante, el Gerente del Banco mencionó que otros indicadores alternativos de inflación básica están mostrando mayores caídas y que esa es “otra buena noticia en materia de inflación”. Por otro lado, BanRep hizo alusión a una “creciente debilidad” de la actividad económica. En nuestra opinión, estas apreciaciones sobre la inflación y el crecimiento económico apuntan a una mayor probabilidad de un nuevo recorte de la tasa de intervención en la reunión el 31 de agosto.

(Lea: Tasa de usura mensual impulsaría la economía

En la rueda de prensa de la reunión de la semana pasada, tanto el Gerente como el Ministro volvieron a mencionar que el espacio para reducir la tasa se ha reducido.
Creemos que la continua referencia a un “espacio reducido” ha dejado las puertas abiertas para un nuevo recorte en la próxima reunión, pero tan sólo de 25 pbs y con una alta probabilidad de que sea el último del año, especialmente considerando que la votación de la reunión contó con 6 votos a favor de recortarla y uno a favor de mantenerla. Esta es la primera vez que ha habido algún voto por estabilidad desde la reunión de marzo.

En el comunicado de la semana pasada, BanRep mencionó que el nuevo nivel de su tasa de intervención aún es contractivo. Uno de los argumentos que sustentaba nuestro pronóstico de que la tasa bajaría a 5,50% este año o incluso a 5,25%, en caso de que se materializara nuestro sesgo bajista, era que creíamos que esos niveles eran cercanos a la tasa de interés neutral en 2017 y que la prioridad de BanRep era llevar la política monetaria a un terreno que no fuera contractivo.

La mención sobre este tema en el comunicado sugiere que el nivel neutral de la tasa de interés de política, según BanRep, estaría entre 5,00% y 5,25%. Además, vale la pena destacar nuevamente unas recientes declaraciones del Gerente del Banco, en las cuales dio a entender que el ciclo de recortes de la tasa de intervención muy seguramente se podría detener este año en un nivel ligeramente restrictivo. Creemos que esto significa que hay una muy alta probabilidad de un recorte adicional de 25 pbs y una muy baja a niveles inferiores en lo que resta del año.

Finalmente, en su próxima reunión BanRep tendrá a su disposición dos datos económicos que serán de especial relevancia para su decisión de política monetaria: la inflación de julio y el PIB de 2T17.

Desde el año pasado anticipábamos el nivel más bajo de la inflación del año se iba registrar en julio. En efecto, estimamos que la inflación anual se ubicará en 3,55% a/a, y que posteriormente aumentará de forma consecutiva entre agosto y noviembre a un nivel ligeramente superior a 4% a/a, para finalmente volver a bajar a niveles de 3,9%-4% a/a en diciembre. Sin embargo, vemos un riesgo de que el dato de julio se sitúe por debajo de nuestro pronóstico, principalmente porque el reciente brote de fiebre aftosa que ha afectado el sector ganadero del país se ha traducido en presiones a la baja en el precio de la carne, que es el segundo gasto básico de mayor peso dentro del grupo de alimentos en el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Había incertidumbre sobre los efectos que este virus podía tener sobre el precio de la carne porque se han presentado situaciones que han afectado la oferta de formas opuestas, como el sacrificio de ganado y la decisión de algunos países vecinos de suspender la importación de productos cárnicos provenientes de Colombia, además de que se ha reportado un descenso en el consumo local de carne.

Por otra parte, los más recientes datos de actividad económica sugieren que el crecimiento en 2T17 podría haber sido similar al que se observó en 1T17, incluso, hay un riesgo de que sea aún menor al verificar el comportamiento del Indicador de Seguimiento a la Economía (ISE). El ISE presentó una variación anual de apenas 1,1% a/a en mayo y de 0,3% a/a en los dos primeros meses de 2T17, así que, a pesar de que aún falta conocer el dato de junio, es muy probable que esa cifra para el trimestre completo sea inferior a 1,1% a/a.

Esto confirmaría que el comienzo de la recuperación económica estaría tardando más de lo anticipando. Es por esta razón que en la rueda de prensa de la reunión de la semana pasada el Gerente de BanRep anunció que el equipo técnico estaría revisando su proyección de crecimiento en 2017, a un nivel que posiblemente sería un poco menor que el 1,8% vigente. En ese mismo sentido, estamos recortando nuestro pronóstico de crecimiento del PIB en 2017 de 2,3% a 2%.

En caso de que se materialicen los riesgos a la baja en los datos de inflación y PIB que mencionamos previamente, creemos que aumentarían considerablemente las presiones para que BanRep realice un nuevo recorte de su tasa de intervención en la reunión de agosto. Bajo este escenario, efectivamente esperaríamos un recorte a 5,25% en dicha reunión.

Andrés Pardo Amézquita,
director Ejecutivo de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.