ANI revisa sus proyectos: busca cumplir con compromisos

En el Ministerio de Hacienda reposa la nueva propuesta de la entidad para reabrir la licitación
para la vía que conectaría a Cúcuta con Pamplona.

Puja por contratos de $ 60.000 millones en la ANI

Uno de los proyectos en el que la entidad tuvo un ahorro importante, según Andrade, fue en la licitación de la vía Bucaramanga - Pamplona.

Economía
POR:
Portafolio
agosto 07 de 2016 - 10:56 p.m.
2016-08-07

Con el objetivo de cumplir con parte de los compromisos adquiridos en medio de la revolución en infraestructura del país, la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) ha reestructurado algunos proyectos como el de la vía que conectaría a Cúcuta y Pamplona y los aeropuertos de Neiva y Armenia, cuyas licitaciones fueron declaradas desiertas.

Después del compromiso que asumió el vicepresidente Germán Vargas Lleras, en la firma del acta de inicio de la vía Bucaramanga-Pamplona (el mes pasado), de abrir nuevamente dicha licitación antes de que termine el año, la ANI le presentó una nueva propuesta al Ministerio de Hacienda, con el fin de volver el proyecto atractivo para los inversionistas. (Lea: ANI le responde a la Contraloría sobre presuntos hallazgos fiscales)

De acuerdo con Luis Fernando Andrade, presidente de la ANI, la propuesta, que hoy se encuentra en estudio en el Ministerio de Hacienda, disminuye el alcance de las obras para “bajar los costos del proyecto y aumenta los aportes públicos”.

Sin embargo, esto no significa que el Gobierno Nacional tenga que aumentar su aporte en esta obra, pues “tuvimos cuidado de que los aportes públicos adicionales que estamos pidiendo sean producto de ahorros que estamos teniendo en otros proyectos que ya están aprobados”, explicó Andrade.

El Presidente de la ANI aclaró que no se le está pidiendo al Ministerio de Hacienda que haga aportes adicionales, “lo que estamos haciendo es trasladando algunos recursos que ya se habían aprobado para otros proyectos, y así hacerlo más atractivo financieramente”.

Uno de los proyectos en el que la entidad tuvo un ahorro importante, según Andrade, fue en la licitación de la vía Bucaramanga - Pamplona. “Este ahorro, en vigencias, se lo estamos trasladando al corredor Cúcuta-Pamplona”, dijo el funcionario.
De acuerdo con la ficha técnica del proyecto, con una inversión estimada
que asciende a los $ 1,6 billones se intervendrían aproximadamente 170 kilómetros y se construirían 6 túneles.

Por su parte, el Vicepresidente, precisó que esta semana esperan tener respuesta del Ministerio de Hacienda y darle luz verde a este proyecto que pertenece a la tercera ola de las vías 4G.

“Los otros ocho corredores de la tercera ola, tendremos que esperar un mejor momento fiscal, para que se consideren”, comentó Vargas Lleras.

OTRO AHORRO

Luis Fernado Andrade dijo que otro ahorro importante que ha tenido la entidad corresponde a unas inversiones que se tenían aprobadas para los aeropuertos de Armenia y Neiva, de los cuales su licitación también resultó desierta, y ahora se harán a través de un proyecto que le planteó el concesionario Aerocali del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón a la Agencia Nacional de Infraestructura.

A través de una iniciativa privada, Aerocali le propuso a la entidad realizar inversiones adicionales en el aeropuerto que tiene concesionado y a su vez asumiría obras en los terminales aéreos de Neiva y Armenia.

Al respecto, Andrade explicó que, en vista de la dificultad para adjudicar las obras de estos aeropuertos, el Gobierno Nacional cambió la estrategia de contratación.
“Hemos decidido contratar de otra forma, como tuvimos varios intentos fallidos de licitación que quedaron desiertos, vamos a hacer la primera etapa por obra pública, a través de la Aerocivil, comenzando el año entrante, y la segunda de inversiones, a través de esta Alianza Público Priva que propone el concesionario de Cali”, explicó el Presidente de la ANI.

Esto confirma el anuncio que hizo recientemente el director de la Aeronáutica Civil, Alfredo Bocanegra, sobre la nueva estrategia que tendrían para estos aeropuertos, que presentaron dificultades para tener un inversionista, de manera que sean administrados por concesionarios de los terminales aéreos de las ciudades principales.

Cynthia Lewis
cynlew@eltiempo.com