Perspectivas favorables en la industria y el comercio

Las expectativas en petróleo, minería y agro no son claras, pese a que el panorama para estos sectores tiende a ser mejor en 2017 que este año.

Industria

La producción industrial ha tenido un buen año y los industriales esperan que esa dinámica continúe en el 2017.

Archivo Portafolio

Economía
POR:
Portafolio
diciembre 04 de 2016 - 09:35 p.m.
2016-12-04

Los empresarios de la industria y el comercio están animados para el año que viene, según las encuestas que realiza cada uno de esos sectores.

Los comerciantes aseguran que el 2016 no fue nada fácil por las menores ventas, pero son optimistas para el año que viene. Según la última encuesta de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, a octubre, el 59 por ciento de los consultados cree que sus negocios aumentarán en los siguientes seis meses, en tanto que un año atrás ese porcentaje fue de 58 por ciento. Los pesimistas, por su parte, bajan de 11 en el 2015 al 10 por ciento este año.

En la actividad industrial, por su parte, hay un ambiente favorable y se espera que el buen desempeño del sector se mantenga, en línea con lo que ha ocurrido en el 2016. Una señal de ello tiene que ver con los proyectos de inversión productiva para el año entrante, sobre los cuales indaga la Andi en su última encuesta al cierre del tercer trimestre. El 47,7 por ciento de los entrevistados tiene planes en marcha o prevé realizar nuevas inversiones en los próximos meses, mientras que el año pasado ese porcentaje fue de 42,1 por ciento. Este año 47,1 por ciento dice que no ejecutará planes de inversión en 2017.

Lea: Mientras la industria crece, el comercio decae


Pero las cifras del Dane en los primeros nueve meses del año indican que la actividad manufacturera va por buen camino,
y no hay indicios que en el 2017 esta tendencia se revierta. La encuesta de la Andi señala que para el 36,5 por ciento de los empresarios la situación de la empresa va a mejorar en los próximos meses.
Efecto tributario en la actividad Edificadora

Según la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), el crecimiento de la actividad edificadora en el 2017 dependerá, en gran parte, de lo que se defina en la reforma tributaria. La presidenta del gremio, Sandra Forero, cree que el PIB sectorial crecería 4,4 por ciento en 2017.

Sin embargo, si se mantiene -entre otras- la propuesta de eliminar la exención del impuesto de renta derivada de la enajenación de vivienda de interés social (VIS), “apenas sería del 1 por ciento”.

Lea: La construcción saca la cara por la economía


Del 4,4 por ciento proyectado, la oferta residencial aportaría 3 por ciento, mientras que el 1,4 por ciento restante estaría del lado de otros usos como comercio, hotelería, etc., aunque hay expectativas positivas con la construcción de establecimientos educativos derivados del Plan Nacional de Infraestructura Educativa.

Para Forero, la reactivación del segmento de vivienda de interés prioritario (VIP) y la segunda fase del programa de vivienda gratuita, tendrán un aporte relevante en el 2017. Asimismo, la continuidad del subsidio a la tasa de interés para VIS, el programa ‘Mi casa ya’ y el subsidio a la tasa para la clase media determinarán el ritmo del sector.

LAS VÍAS 4G

El país espera que la construcción de las vías de cuarta generación comience el año entrante, lo que hará que la inversión se haga efectiva y la economía mejore su dinámica. El programa que planea inversiones cercanas a los 50 billones de pesos contribuirá a generar empleo, disminuir costos y tiempos en el transporte del país, así como modernizar las vías y carreteras colombianas. Incluye las construcción de cerca de 1.370 kilómetros de dobles calzadas, más de 140 túneles, 1.300 viaductos, más de 7.000 kilómetros, en 40 proyectos en total, conforman la apuesta del Gobierno Nacional, por la modernización vial del país.

A ello se suman los proyectos viales que se construirán mediante el sistema de Asociación Público Privada (APP), algunos de los cuales están en etapa de estructuración, aprobación y preconstrucción.

Lea: Todo lo que debe saber del plan de vías 4G en Colombia


Las vías 4G serán claves en la generación de empleo en el 2017, aunque las expectativas en este tema están depositadas en la paz. Según Planeación Nacional, el PIB potencial podría crecer hasta 1,9% por encima de lo esperado, acompañado de la creación de unos 240.000 empleos por punto adicional de crecimiento.

RECUPERAR LA PRODUCCIÓN DE CRUDO


El reto petrolero colombiano para el 2017 es volver al rango de producción de 900.000 barriles por día, elevar el número de pozos perforados y hacer más exploración. Las cuentas de los expertos señalan que si el petróleo se mantiene cerca o sobre los 50 dólares Colombia lograría producir 910.000 barriles día para el próximo año. Así no solo se frena la caída sino que se vuelve a tener un volumen importante de hidrocarburos.

Lea: En octubre la producción de petróleo llegó a 846 mil barriles diarios


MÁS CARBÓN

Pese a los bajos precios actuales del carbón se prevé que en el 2017 Colombia llegue a la meta de 100 millones de toneladas exportadas. Sin embargo, deberá trabajar en solución de problemas como la demora en licencias ambientales, las consultas con las comunidades, y que el Estado le fije fronteras a la justicia a la hora de resolver conflictos relacionados con la actividad minera.

En cuanto a Energía el consumo crecería 3,3 por ciento en el año y la capacidad instalada será suficiente para atender la demanda de los requerimientos industriales y petroleros como Reficar y Rubiales y la entrada de las nuevas sociedades portuarias.

SECTOR RURAL, LA INCÓGNITA

El sector agropecuario es la gran incógnita de la economía en el 2017. El crecimiento registrado en el tercer trimestre del 2016 causó sorpresa, hasta el punto de la SAC considera que el año terminará con un PIB agropecuario por debajo del 1%. Sin embargo, la actividad tiene varios factores que podrían mejorar su dinámica el año entrante. Por un lado, la firma de los acuerdos de paz, y por el otro, las previsiones positivas del comportamiento del clima en el 2017.

Por el contrario, el recorte presupuestal del 2017 puede convertirse en un factor negativo para la dinámica de la producción rural, aunque muchos de los programas sociales que el Gobierno pondrá en marcha en el posconflicto tienen que ver con la reivindicación del campo. Las expectativas de sector son favorables, pero los precios tenderían a bajar y con ello la rentabilidad de los productores.