Atentados a Caño Limón limitan la operación de Ecopetrol

El cierre de la producción en Arauca y la caída en el precio del crudo golpean a la petrolera.

Petróleo

Los daños causados por atentados al oleoducto Caño Limón-Coveñas en lo corrido del 2017 ha sido de $4.180 millones.

Archivo Portafolio.co

POR:
Alfonso López Suárez
marzo 08 de 2017 - 08:42 p.m.
2017-03-08

Los buenos resultados de la operación de Ecopetrol en el 2016 que le reportaron utilidades por $1,56 billones, y con una inversión lista por US$3.200 millones para exploración y producción en el 2017, se pueden ver empañados debido a las constantes voladuras del oleoducto Caño Limón - Coveñas.

En lo transcurrido del año se han presentado 20 atentados al citado oleoducto, razón por la cual desde hace 21 días está suspendida la operación de bombeo desde el campo Caño Limón para el transporte de crudo por trabajos de reparación.

Esta parálisis llevó, además, a que desde hace cinco días el campo Caño Limón este totalmente cerrado. Durante este tiempo, y por el tope de almacenamiento, se han dejado de producir (producción diferida) 58.000 barriles por día, es decir 290.000 en total.

Para completar el difícil panorama coyuntural de la operación de Ecopetrol, en la jornada de ayer miércoles, los precios del petróleo cayeron a su nivel más bajo en el presente año por el aumento de las reservas de crudo en Estados Unidos.

Caso Caño Limón

En el último mes se han presentado nueve atentados al oleoducto Caño Límón, el cual transporta crudo desde el campo del mismo nombre en Arauca y de otras zonas entre el departamento del Meta y Coveñas.

Es un oleoducto crucial porque el petróleo que se exporta sale por ese puerto”, afirma Juan Carlos Echeverry, presidente de Ecopetrol.

Los ataques al oleoducto se concentran en la zona del Catatumbo (Norte de Santander), entre los muncipios de El Tarra, el Carmen y San Calixto.

Los atentados son autoría del Ejército de Liberación Nacional (Eln) y eso ocurre entre los kilómetros 390 y 430 del oleoducto, en una zona montañosa, selvática y de difícil acceso”, precisa Eduardo Uribe, Vicepresidente de Sostenibilidad de la petrolera colombiana.

Uribe explica que la posibilidad de hacer trabajos de reparación al oleoducto en esa zona es compleja. Desarrollar tareas de recuperación en esa zona es difícil por la topografía que es muy escarpada, y peligroso para operar helicópteros, transportar tropas del ejército, para mover técnicos y para trasladar materiales y equipos. Por esta razón las reparaciones son demoradas”, afirma el ejecutivo de Ecopetrol.

Según datos de la petrolera, el costo total de las reparaciones de los daños causados por atentados al oleoducto Caño Limón Coveñas en lo corrido del 2017 ha sido de $4.180 millones.

Cada arreglo del tubo nos cuesta cerca de $209 millones. Este costo incluye horas helicóptero, remediación ambiental, mano de obra para alquiler de camas bajas y maquinaria”, señala Uribe de Ecopetrol.

Al dejar de recibir estos recursos, se tiene impacto sobre regalías, impuestos y dividendos a los accionistas y a la nación.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido