Autorregulación, compromiso de los anunciantes

Es un error pensar que la publicidad transgrede los derechos fundamentales de grupos poblacionales.

¿Proteger al consumidor o dificultar la publicidad?
POR:
Portafolio
noviembre 02 de 2017 - 10:23 p.m.
2017-11-02

En los últimos años hemos visto crecer la tendencia de proponer la creación de normas jurídicas, legales o reglamentarias, como única solución a los diferentes problemas económicos, sociales y culturales. Legislar, donde el compromiso y la decisión pueden conseguir resultados concretos, se asume equívocamente como la mejor opción.

(Lea: El Abecé sobre contrataciones y licitaciones con la Ley de Garantías)

La tendencia descrita la vemos materializada en la actualidad, por ejemplo, en una serie de iniciativas que apuntan a la prohibición de la publicidad, a proscribir los patrocinios en actividades educativas y deportivas, y en fin, a estigmatizar la comercialización de productos legales.

(Lea: La revolución del video según Facebook)

Uno de los temas recurrentes entre los organismos de regulación, las entidades públicas, la ciudadanía, la industria y la opinión pública, tiene que ver con implementar mejores estrategias para la promoción de hábitos de vida saludable, mejorar los niveles de vida de la población colombiana, buscando prevenir el sedentarismo, la obesidad y las enfermedades no transmisibles derivadas de estas condiciones; en particular en relación a los niños.

En la Asociación Nacional de Anunciantes (Anda) somos conscientes y estamos comprometidos con la protección y el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes; sin embargo, también estamos seguros que constituye un error pensar que la publicidad, en sí misma, tiene el potencial de transgredir los derechos fundamentales de cualquier grupo poblacional.

Para tener éxito en la formulación de políticas públicas hace falta profundizar en el conocimiento y las características de los vectores enfrentados. Tanto el sedentarismo, como la obesidad, por ejemplo, son condiciones de origen multicausal que, sin embargo, se pretenden abordar atribuyendo la responsabilidad exclusiva de las problemáticas descritas a la industria de alimentos y bebidas y sus prácticas de mercadeo. Por el contrario, este asunto debe ser abordado desde un punto de vista integral: promoción de la actividad física, hábitos y estilos de vida saludable, acondicionamiento de espacios públicos para la práctica del deporte, disponibilidad y el acceso a fuentes gratuitas de agua potable, entre otros.

Vale la pena resaltar que estos proyectos no tienen en cuenta el enorme potencial de influencia positiva de la publicidad, ya sea a través de marcas corporativas, como de marcas personales, causas comunitarias y entidades de gobierno, en el contexto de su función informativa, pedagógica o promotora del deporte, el conocimiento y el desarrollo social. Tampoco que los consumidores, menores y mayores de edad, tienen derechos emanados de su rol, como son el derecho a la información, a la libre elección, al desarrollo integral, y a contar con productos y servicios que atiendan sus carencias y necesidades.

Sancionar leyes que prohíban las comunicaciones comerciales trae consigo graves consecuencias para la industria y la sociedad colombiana en general, las cuales no serán transitorias ni moderadas, son prescripciones jurídicas que desincentivan la economía y la generación de empleo, el surgimiento de nuevos negocios, la innovación, y la competitividad. Esto se debe a que la publicidad, junto con las demás industrias creativas que la complementan y desarrollan, la llamada economía naranja, son transversales a los intereses de toda la cadena de valor del mercado, desde las empresas anunciantes, hasta los puntos de venta.

La industria es parte de la solución. Desde la Anda, como entidad gremial que representa empresas de diferentes sectores de la economía, estamos prestos a promover y participar en aquellas iniciativas que comprometan un debate plural, informado y democrático, alrededor de soluciones efectivas. También a compartir buenas prácticas y aprendizajes de una industria que, a través de la autorregulación, se erige como un sector responsable con el consumidor, leal con la competencia y comprometido con el país.


Elizabeth Melo
Presidenta ejecutiva la Asociación Nacional de Anunciantes, Anda.

Siga bajando para encontrar más contenido