Castilla Agrícola y Riopaila Agrícola invierten en cuidar el medio ambiente

La empresa ha destinado $7.000 millones en el cuidado de varios ríos del Valle. Obras, reforestación y protección de las riberas, el trabajo.

Reforestación

La industria azucarera ha reforestado gran parte de las tierras donde trabaja.

Refoterestación

POR:
Portafolio
febrero 20 de 2017 - 12:20 p.m.
2017-02-20

El agua está casi que convirtiéndose en la obstinación de la producción agropecuaria, pues es fundamental para el desarrollo de los cultivos.

En la caña azucarera, los trabajos van desde la conducción eficiente de agua de riego, hasta la aplicación en el cultivo, se disponen de sistemas de riego que aplican solo la cantidad exacta en el sitio exacto (riego de precisión).

Por otra parte, hay variedades de caña producidas en Colombia por el Centro de Investigaciones de la Caña (Cenicaña) que optimizan el agua utilizando solo la necesaria para su crecimiento, además, labores culturales en el cultivo y técnicas de riego que ayudan en el ahorro de agua.

Lea: (Precios del azúcar han caído 3%)

Más allá de los cultivos, las cuencas de los ríos también son de interés para la agroindustria y es allí donde también han dejado ver su trabajo y aporte al medio ambiente.

Como ejemplo, las Empresas Riopaila Agrícola y Castilla Agrícola, que en lo corrido de este siglo ha invertido unos 7.000 millones de pesos en el cuidado de los ríos de sus áreas de influencia, en los municipios de Zarzal, La Paila, Pradera y Florida en el Valle del Cauca y Miranda y Caloto, en el Cauca.

Lea: (Ingenios aumentarán ventas de excedentes de energía al SIN)

“Hemos hecho manejo integral de las cuencas, como aportes a las asociaciones de usuarios de los ríos y también a obras de infraestructura para hacer uso eficiente del agua; también, a los cuerpos de agua se le hace mantenimiento con el fin de que no desaparezcan”, dijo Gustavo Barona, gerente de la sociedad Castilla Agrícola.

Otras labores, en conjunto con las asociaciones de usuarios de los ríos, son los trabajos de reforestación, explotación silvopastoril y el cuidado de zonas de aislamiento a lado y lado de los cauces de los ríos.

“Para la conservación de las cuencas de influencia para Castilla Agrícola se atiende a cinco asociaciones de usuarios. En Conjunto con la Asociación de Usuarios de la Cuenca del Río Bolo (Asobolo) se han comprado unas 70 hectáreas en las zonas aledañas a los ríos para dedicarlas solo a que la misma naturaleza se encargue de cuidar los cauces, mientras se reforestan otras áreas para que se regulen los cauces de los ríos”, dijo Barona.

Lea: (Mano invisible contra el azúcar nacional)

En total, la Asociación ha intervenido unas 1.500 hectáreas de las áreas de influencia de los cauces de los ríos. Otro papel de la asociación es la administración del uso de agua, particularmente en los veranos cuando toca hacer turnos de riego.

Ahora, pese a las inversiones y los trabajos hechos en su cauce, uno de los cuerpos de aguas que más preocupa a Castilla Agrícola es el río Bolo, muchas veces, casi seco a su paso por el municipio de Pradera.

Hace algunos años este ofrecía un aforo de unos 2.000 litros por segundo, mientras que hoy puede estar entre 600 y 700 litros en los meses de verano.

Por ahora, no solo para este río, sino para los demás, las asociaciones de usuarios de los ríos trabajan en labores de concientización a los pobladores ribereños con talleres educativos, y en las escuelas con cátedras ambientales y de conservación, creando conciencia ambiental.

Siga bajando para encontrar más contenido