Sin 'El Niño' ni paro camionero, los precios de los alimentos deben empezar a bajar

Con ‘El Niño’, de agosto del 2015, inició el incremento en los precios de los alimentos. Superado el evento y el paro camionero, el IPC debe bajar.

Plaza de mercado

El paro de transportadores de carga que se prolongó por 46 días descuadró las cuentas que habían hecho tanto los encargados de controlar la inflación como el mercado.

Archivo Portafolio.co

Economía
POR:
Portafolio
agosto 07 de 2016 - 09:31 p.m.
2016-08-07

El dato de inflación de julio debería ser el último que muestre una alta variación de 12 meses. Esto debido a que en agosto del 2015, con el inicio oficial del fenómeno de ‘El Niño’, comenzó la trepada de los precios que hoy deja el IPC anualizado en 8,97%.

El dato registrado en el octavo mes del año anterior fue de 0,48%, para entonces la inflación de alimentos fue de 0,77% como consecuencia de las menores cosechas como prevención ante la ocurrencia del evento climático. En ese mes, la inflación de 12 meses fue de 4,74%; ya estaba por encima de la meta del Banco de la República. (Lea: En julio, Colombia registró una inflación de 0,52 por ciento)

El 30 de mayo del año en curso el Gobierno Nacional anunció el final oficial de la sequía. Desde comienzos del 2016, las autoridades económicas, entiéndase Ministerio de Hacienda y Banco de la República, esperaban que el dato más alto de inflación se registrara en junio, y a partir de ahí se daría una corrección en los precios que llevaría el IPC al rango constitucional del 3% más o menos 1%.

No obstante, el paro de transportadores de carga que se prolongó por 46 días descuadró las cuentas que habían hecho tanto los encargados de controlar la inflación como el mercado.

A pesar de esto, desde que se solucionó el conflicto con los camioneros, los precios, principalmente de los alimentos, comenzaron a caer considerablemente, algunos de ellos lo hicieron en más del 50%, según el informe semanal del Sistema de Información de Precios del Sector Agropecuario (Sipsa), que publica el Dane.

La magnitud en que se presente la corrección de la inflación en agosto será la que permita a las autoridades tomar una decisión en cuanto a si se debe o no continuar con la senda alcista de tasas de interés por parte del Banco de la República. En informe de inflación presentado por el gerente general del Emisor, José Darío Uribe, se descartó por completo que la inflación termine en el 4%, los cálculos indican que estará entre el 6% y el 7% al cierre del 2016.

Hay que recordar que los alimentos, junto con la vivienda, han sido los principales impulsos que ha recibido la inflación durante al año. Se estima, por parte del Banco Central, que el fin de ‘El Niño’ permita la normalización de la producción agropecuaria, lo cual tardará algunos meses, y que hacia finales del tercer trimestre se acentúe la reducción del Índice de Precios al Consumidor.

En la más reciente sesión de la junta directiva del Emisor, el equipo técnico recortó su estimación de crecimiento para el 2016 desde 2,5% a 2,3%. El rango de crecimiento fue fijado entre 1,5% y 3%.

El Presidente de la República, les pidió a los integrantes del Banco de la República que no incrementaran más los tipos de intervención para no afectar el crecimiento económico del país, no obstante, la votación terminó a favor de subir 25 puntos base.

EN 2017 NO ES POSIBLE CUMPLIR LA META

De acuerdo con el informe revelado por el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, hay una probabilidad del 42% de que sí se cumpla con una inflación del 4% el próximo año. En el informe presentado en marzo dicha probabilidad ascendía al 50,7%, mientras que en el que de diciembre del 2015, consideró que las opciones de que la inflación fuera del 4% eran del 76,7%. Ha caído 34,7 puntos básicos.