Barras corrugadas, con un crecimiento de 20% en las importaciones

En lo que va corrido de 2017, se han importado cerca de 42.000 toneladas del material en versión aleada, según cifras de la Dian.

Acero colombiano

La industria nacional cuenta con rigurosos controles de calidad para la producción de cada tonelada de acero.

Archivo particular.

POR:
Portafolio
noviembre 20 de 2017 - 10:05 p.m.
2017-11-20

La reciente medida cautelar de la Superintendencia de Industria y Comercio contra la Comercializadora Agrohierros S.A., por importar barras corrugadas bajo otra partida arancelaria, reavivó la polémica de los últimos años sobre la llegada desde el extranjero de este insumo que es esencial en las construcciones para que sean sismoresistentes.

(Lea: Por irregularidades en importación de acero, se han dejado de recaudar más de $25.000 millones

Aunque algunos importadores alegan que hay cada vez más barreras para traer a Colombia el material de acero, el Comité Colombiano de Productores de Acero de la Andi se basa en cifras de la Dian, al argumentar que las compras externas crecieron 20% entre 2014 y 2016; incluso en un periodo de análisis más extenso se evidencia que entre 2012 y 2016 se produjo un incremento del 68% en las importaciones de acero para concreto. Y en lo corrido del año, se han adquirido del exterior cerca de 42.000 toneladas del material en versión aleada.

(Lea: Las importaciones de acero, bajo la lupa del Gobierno

Camila Toro, directora ejecutiva de esta cámara, también complementó que el número de orígenes de donde Colombia compra el material pasó de 5 a 7 en los últimos años y que las firmas que importan acero para concreto varió de 20 a 33, en el mismo lapso.
La discordia principal se origina en el hecho de que algunos importadores entran al país las barras corrugadas bajo otra partida arancelaria, para evitar pagar 5% de gravamen.
Según el último reglamento técnico, con los países con los que no tenemos un TLC vigente, las barras corrugadas aleadas pagan 5%, mientras que las no aleadas tienen un tributo de 10%. Según la Andi, con esto se afecta el recaudo fiscal hasta en $35.000 millones, por que algunos importadores escogen la partida arancelaria con menos gravamen. 

(Lea: Regularán a quienes usen acero corrugado sin certificación

FABRICANTES NACIONALES


Marcela Mejía, gerente general de la Siderúrgica de Occidente (Sidoc), quien es la presidente de la junta directiva del Comité Colombiano de Productores de Acero de la Andi, aseveró que “la industria nacional está comprometida con Colombia y viene haciendo grandes inversiones para suministrar acero de la mejor calidad a los colombianos y para generar desarrollo en el país. La industria le apunta a contar con reglas de juego claras que se apliquen a todos los competidores del mercado, pues solo así se justifica seguir invirtiendo en el país y generando empleo colombiano”.

Mejía añadió que “la importación de barras corrugadas aleadas es perjudicial para los consumidores, para el fisco y para la industria, y por lo tanto, reconocemos la labor de las autoridades que han venido ejerciendo control sobre esta práctica”.

La directiva de Sidoc explicó que “la industria nacional cuenta con rigurosos controles de calidad para la producción de cada tonelada de acero, pues sabemos que en Colombia, el 85% de la población se encuentra en zonas de amenaza sísmica media y alta, y por lo tanto, hacemos todo para proteger la vida de los colombianos. No podemos decir lo mismo de las barras corrugadas aleadas, que ingresan al país sin ningún control de calidad, utilizando certificados de conformidad que no les son aplicables”. El informe gremial describe que en lo que lleva corrido de 2017, los principales orígenes de los que provienen dichas importaciones son México, Turquía, Brasil, Ucrania, China y Perú. Es importante destacar que uno de los orígenes que en el pasado fue un importante exportador hacia Colombia, es Trinidad y Tobago, cuya planta de acero cerró en 2016.

EL PAPEL DE LA SIC

Por otro lado, Alejandro Giraldo López, Superintendente Delegado para el Control y Verificación de Reglamentos Técnicos y Metrología legal, aseguró que además de la reciente medida cautelar contra Agrohierros, hay una investigación en curso contra otras dos empresas que habrían incurrido en la misma práctica ingresar el producto bajo otra partida, lo cual invalida el certificado de calidad.

“Esperamos en estos días, si encontramos algo que nos dé indicios que se infringió el reglamento, sacar la medida preventiva correspondiente. Realmente el problema más grande no se origina con las construcciones de firmas serias, sino con la autoconstrucción o las que son ilegales”, especificó Giraldo.

Este mismo aseguró que al menos siete fábricas se han desmantelado. “Estas firmas son de garaje y se dedican a recoger chatarra, a fundirla y a hacer moldes de barra; eso sí es peligrosísimo. Y en este mismo sentido, estamos tras la pista de algunos productores clandestinos”, dijo.

Según las normas de la Superindustria, en este tipo de casos se procede a prohibir la comercialización del producto, luego imponer sanciones de hasta $1.500 millones e incluso puede haber sanciones contra personas naturales de hasta $200 millones. No obstante, el funcionario envió un parte de tranquilidad al afirmar que son “mínimas” las construcciones en peligro.

Siga bajando para encontrar más contenido