Cafam tendrá una IPS virtual a partir de julio

Gabriel Quiñones, subdirector de Salud de la caja de compensación, dijo que estos nuevos servicios estarán incluidos en el Plan Básico.

Gabriel Quiñones

Gabriel Quiñones, subdirector de Salud de Cafam.

Cortesía Cafam

POR:
Portafolio
abril 01 de 2018 - 07:54 p.m.
2018-04-01

“En junio próximo inauguraremos un servicio que les permitirá a los usuarios comunicarse con el médico de manera virtual, cuando no necesite ir a nuestras instalaciones”.

Lea: (Así puede acceder a los subsidios educativos de las cajas de compensación).

El anuncio fue hecho por Gabriel Quiñones, subdirector de Salud de Cafam, quien indicó que la persona recibe los resultados médicos por correo o al WhatsApp, y un médico le dice por teléfono qué debe hacer, es decir, que ya no debe sacar una cita para que le lean los resultados. “Pero si el usuario quiere ir, lo atenderemos”, indicó.

“Somos una IPS que, incluso ya ofrece atención domiciliaria. También queremos llegar al servicio de telemedicina en la casa”.

Aclaró que lo más importante es que todos estos servicios están incluidos en la Plan Básico de Salud, sin necesidad de pagar o afiliarse a una prepagada. “Debo decirle, que a la vuelta de cinco años, ningún usuario tendrá necesidad de salirse de la red de servicios de salud de Cafam”.

El directivo de la Caja de Compensación Familiar, dijo que la Institución Prestadora de Salud Cafam tiene diseñado un plan de expansión en la Costa Caribe que incluye el montaje de centros de atención primaria en Barranquilla, Santa Marta, Cartagena y Valledupar. Lo hará con el nivel 1, es decir, medicina general, especializada y laboratorios. “Ya abrimos en Cartagena dos sedes, y en Valledupar, en tanto que la próxima semana lo haremos en Santa Marta y luego en Barranquilla”.

Agregó que en Bogotá, será dada al servicio una clínica integral en la avenida NQS con calle 93, que será inaugurada en octubre próximo. “Ahí tendremos hasta cuarto nivel de medicina, es decir, servicios superespecializados. Solo en dotación, la inversión asciende a $60.000 millones. También vamos a construir una nueva clínica en Bogotá, en Ciudad Roma, en el sector de Kennedy. Ahí tenemos el lote, ya tenemos la autorización de uso del suelo, y avanzamos hacia el trámite. Además, vamos a tener una clínica de cáncer en la carrera 9 con calle 134, en Bogotá”.

Sobre las razones que llevaron a Cafam a aumentar sus inversiones en un sector que enfrenta serias dificultades financieras, Quiñones dijo que hay un tema de percepción y otro de realidad. “La gente siempre dice que el sistema de seguridad social en salud es desastroso y caótico. Pero si uno le pregunta a la gente cómo le fue en la última vez que estuvo en un servicio médico, la respuesta es: magnífico. Eso demuestra que hay casos de realidad en donde la percepción negativa es verdad, pero hay un gran volumen de hechos en los que esa no es la verdad. En el caso nuestro, le apuntamos a cuatro metas en el servicio al usuario: una experiencia memorable; mejorar los indicadores de calidad de un colectivo (en 5 años nosotros hemos tenido una sola muerte materna); sostenibilidad financiera; y la felicidad de los trabajadores de la empresa".

SERVICIO AL USUARIO

Cafam asegura que su plan de expansión está montado no solo en más infraestructura sino se mide en servicio al usuario a través de indicadores como oportunidad de atención, accesibilidad, continuidad, pertinencia y resoluctividad, seguridad del paciente.

“Nosotros acabamos de crear un centro de investigación, donde realizamos prácticas de medicina basada en la evidencia. Eso lo convertimos en guías de medicina, que se ponen a disposición de nuestros médicos para que la resoluctividad sea cada vez mejor”.

Quiñones sostuvo que en el laboratorio de Cafam hay procesos que se manejan totalmente robotizados, como los resultados de los exámenes, los cuales ofrecen una confiabilidad del 99,99% en las pruebas. Los robots hacen el procesamiento de todas las muestras y emiten los resultados, en línea.

Lo anterior significa que los resultados llegan vía correo electrónico. “Le estamos apostando a la política de cero papel y a las cero autorizaciones. Antes consumíamos 32 millones de hojas al año y hoy estamos en 16 millones, y seguimos disminuyendo. Nuestro lema es: tanta tecnología como sea posible, tanta presencialidad como sea necesaria. Les hemos ahorrado a los usuarios, 140 años en tiempo, porque ya no tienen que desplazarse a nuestros centros a hacer trámites.

Siga bajando para encontrar más contenido