Cafeteros cerrarán la cosecha del año con viento a su favor

Buenos precios de compra y casi erradicadas la roya y la broca, son algunos de los aspectos que inciden en el bolsillo de los cultivadores.

Cafeteros

La mano de obra del exterior (venezolanos) recibirá las mismas condiciones laborales (pago) que los recolectores colombianos.

Archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
septiembre 25 de 2017 - 09:33 p.m.
2017-09-25

Pese a que para este año se espera algo menos de los 14,2 millones de sacos cosechados el año pasado, las expectativas son las mejores.

Al parecer, a los cafeteros del país se les alinearon los astros, por lo que el cierre del año aspiran a que sea ‘bueno’.

(Lea: Cafeteros empiezan a sentir el menor precio del dólar)

Lo anterior se debe a tres aspectos fundamentales del mercado, entre los que están los precios de compra de las cosechas (por encima de los costos de producción), la erradicación casi total de las plagas de la roya y la broca, así como alta oferta de mano de obra, como consecuencia de la migración venezolana.

(Lea: Aumentó producción y exportación de café

En primer lugar, los precios de compra de la carga de 125 kilos han mantenido un promedio de 834.000 pesos durante lo corrido de este año, con el punto más bajo en 747.000 pesos, registrado a mediados de junio, y el más alto, 923.500 pesos, a comienzos de agosto.

(Lea: En 1,5 por ciento crecerá la producción cafetera mundial

Vale la pena señalar que el precio interno de compra se fija teniendo en cuenta el comportamiento de variables de mercado, como las cotizaciones en la bolsa de Nueva York, para el llamado ‘Contrato C’, sumada la prima por la calidad que se le reconoce al café colombiano frente a los demás cafés en el mercado; y, por último, está la tasa de cambio del peso frente al dólar.

Ahora, con relación a este último, registra un promedio anual (entre el primero de enero y ayer) de 2.939 pesos por dólar, una cifra que les permite a los cultivadores lograr buenos ingresos.

Así las cosas, se calcula que el valor de la cosecha cafetera de este año, es decir, el dinero que entrará a los bolsillos de los cultivadores de café, será de unos siete billones de pesos, similar a los ingresos recibidos en el 2016.

La cifra fue entregada por el presidente Juan Manuel Santos, durante el Foro Mundial de países productores, celebrado en Medellín.

CERO PLAGAS 

En cuanto a la erradicación de las plagas que afectan al cultivo, como la broca y la roya, las noticias no pueden ser las mejores.

Se sabe que la broca del café es la plaga más dañina para el cultivo, sobre la cual se han calculado pérdidas por no menos de 500 millones de dólares anuales en todos los países productores del grano.

En Colombia, según un reporte de la Federación Nacional de Cafeteros, la merma en la incidencia de la plaga se ha reducido a indicadores insignificantes.

“En septiembre de 2016 estaba en promedio en 4 por ciento, mientras que a la fecha bordea el uno por ciento, registrado en las entregas de café de las cooperativas a las bodegas de Almacafé.

“Por lo anterior, a partir del próximo 2 de octubre se restablecerán los parámetros históricos del sistema de compra de café con el fin de reconocer las mejoras evidentes en la calidad del grano colombiano y pagar un mejor precio al productor”, dijo un reporte que la semana pasada entregó el gremio cafetero.

SOBRA MANO DE OBRA

Con respecto a la mano de obra para la recolección la migración venezolana ha ocupado ese lugar que hasta el año pasado habían dejado de lado los tradicionales recolectores del país.

“Si bien no es una mano de obra calificada, han demostrado que pueden recoger café; eso ayudará en la cosecha y tenemos la seguridad de no tener problemas de escasez como en los años anteriores.

"Solo en el municipio de Santuario (Risaralada) están censados no menos de 200 personas de nacionalidad venezolana como recolectores del grano”, dijo Alejandro Corrales, cultivador de ese departamento.

Vale la pena señalar que la diáspora venezolana es de dos millones de personas (que han abandonado su país), de las cuales no se sabe cuántas habitan en Colombia, ni cuantos son recolectores.

Alejandro Corrales concluyó diciendo que pese a su origen extranjero y a sus difíciles condiciones económicas, los pagos por esa mano de obra serán iguales frente a los colombianos; “nunca habrá discriminación por esas condiciones”, puntualizó.

EXPECTATIVA POR BAJA DE BRASIL

Otra de las ‘buenas’ noticias para los cafeteros indica que habría una mayor demanda mundial por el suave arábica colombiano, en la medida que Brasil, el primer productor mundial, anunció mermas en la producción cafetera.

Solo para el arábica pasará de 34,06 millones de sacos, frente a los 43,38 millones de sacos del 2016.

Siga bajando para encontrar más contenido