Buen ambiente para cambio de fecha en la discusión del mínimo

El salario base podría definirse en marzo o junio y sería retroactivo al 1.° de enero de cada año.

El Gobierno y las centrales obreras en la primera reunión de la Comisión Permanente de Concertación.

El Gobierno y las centrales obreras en la primera reunión de la Comisión Permanente de Concertación.

Cortesía Mintrabajo

POR:
Portafolio
agosto 17 de 2017 - 09:21 p.m.
2017-08-17

Cambiar las fechas de negociación del salario mínimo –que históricamente se han desarrollado en las últimas semanas de diciembre– podría tener luz verde a partir del próximo año.

(Lea: ¿Discusiones del salario mínimo en marzo y no en diciembre?

Aunque la propuesta hecha por las centrales obreras y sindicales no es nueva, tuvo por primera vez una recepción positiva, tanto del sector público como de los empresarios.

(Lea: Colombianos compraron 2,2 billones de pesos en artículos usados

Y es que desde las negociaciones pasadas, cuando la subida de la remuneración fue de 7% (quedando en $737.717), las tres partes interesadas alcanzaron un acuerdo preliminar tácito de que la posibilidad se trataría este año.

Este diario se intentó comunicar con la ministra de Trabajo, Griselda Restrepo, pero no obtuvo respuesta. Sin embargo, una fuente de dicha cartera sí aseguró que “desde el Ministerio cumplimos con la propuesta a la que llegó la jefe de la cartera anterior (Clara López), en el sentido de que para todos resulta mejor trabajar con cifras concretas y no previsiones”.

‘HAY BUEN AMBIENTE’

Se trata, pues, de que las discusiones para definir la variación del salario base en Colombia se realicen ya sea en marzo o junio del año en el que aplicará dicha alza, de modo que, una vez se defina, se haga retroactivo al 1.° de enero.

“Pienso que es un asunto viable, no obstante, tiene inconvenientes porque habría que hacer retroactividad, y por ende traería consecuencias serias a los empresarios. Vamos a estudiar el tema y trabajarlo, pero sin dudas hay un buen ambiente para discutirlo”, señaló Guillermo Botero, presidente de Fenalco.

Igualmente, agregó que es un tema espinoso, sobre todo porque supone que los trabajadores se queden sin el ingreso mientras se define la variación, aun cuando la inflación sí aplicaría normal.

Desde el otro lado de la mesa, los principales sindicatos ven con buenos ojos la viabilidad de la propuesta. Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General de Trabajadores, destacó que “todos los actores vemos con buenos ojos, pero la pelota queda en el Gobierno porque si bien hay un acuerdo de viabilidad, esto sería legal con un decreto con fuerza de ley por parte del Ejecutivo. Sin embargo, esta es una gran oportunidad, sobre todo porque los empresarios le dieron su apoyo a que lo discutamos en la mesa de concertación”.

Además, dijo: “en la conversación hay buenos términos, con lo cual no habría problema mayor para el Gobierno realice este ajuste”.

A su turno, Luis Alejandro Pedraza, presidente de la Confederación Unitaria de Trabajadores (CUT) indicó que la proposición se dio desde el año pasado, y en esta primera reunión, que se realizó con la nueva Ministra, se replanteó esta necesidad, para que bien la negociación sea en marzo o julio”.

Así, cada parte reunirá subcomisiones para tratar el tema y a mediados de septiembre se conocerá una propuesta más consolidada, además de que se sabría la posibilidad de que comience a aplicar para el mínimo del 2018.

Siga bajando para encontrar más contenido