Cargos contracíclicos de capital

Hay que mantener buen capital y proteger al sector en períodos de exceso de cartera.

Anticiparse a explosiones de crédito es una tarea de la política macroprudencial.

Anticiparse a explosiones de crédito es una tarea de la política macroprudencial.

Archivo

POR:
Portafolio
diciembre 04 de 2017 - 09:58 p.m.
2017-12-04

Este artículo trata sobre la relación entre ciclo económico y gestión regulatoria de riesgo de crédito desde una perspectiva macroprudencial.

El ritmo de crecimiento de la cartera de crédito tiene una consideración especial en las discusiones sobre riesgo sistémico.

(Lea: Bancos ven con buenos ojos la posibilidad de renegociar préstamos con sus usuarios)

Al tiempo que es evidente la necesidad de contar con niveles suficientes de crédito para el funcionamiento de la economía, se sabe que un crecimiento excesivo, por encima de su sostenibilidad, es un factor de riesgo sistémico.

(Lea: Monitorear la cartera, prioridad para este año: Superintendente Financiero

Por esta razón, identificar tempranamente posibles explosiones de crédito es una tarea de la política macroprudencial y el indicador (cartera de crédito / PIB) sugerido por el Comité de Basilea es de gran utilidad y sencillez en los esfuerzos de estabilidad financiera.

(Lea: La banca se alista para nueva norma de riesgo crediticio

Si el crédito está creciendo a un nivel excesivo, se necesita la adopción de medidas para moderar ese ritmo y para que luego en la fase de contracción no se vea afectada la disponibilidad de préstamos.

Un mecanismo que ha considerado Basilea en el marco de las nuevas normas de regulación financiera internacional, es la constitución de cargos contracíclicos de capital, los cuales se determinan a partir del GAP de crédito.

GAPT = INDICADOR T - TENDENCIA T

Con las series trimestrales de producto interno bruto (PIB) nominal y cartera de créditos, puede aplicarse esta ecuación y obtener, mediante el filtro de Hodrick Prescott, la tendencia de largo plazo y los ciclos del indicador.

La tendencia es una forma de aproximación a lo que sería un crecimiento sostenible del crédito, de acuerdo a la experiencia histórica de la economía.

Mediante este procedimiento se analiza la posición relativa del crecimiento del crédito en un período respecto de su tendencia de largo plazo y los ciclos y saber si es excesivo o insuficiente.

El objetivo del GAP es calcular la distancia del indicador en cada punto del período considerado respecto de la tendencia o nivel sostenible, para identificar patrones de comportamiento que permitan anticipar problemas y tomar medidas para su control, ya que se ha considerado un buen predictor de posibles riesgos sistémicos.

En el caso de un excesivo crecimiento de la cartera, estos cargos de capital buscan proteger el sistema bancario de pérdidas potenciales cuando este es asociado con un incremento en el riesgo sistémico.

Al aumentar los requerimientos de capital, el indicador puede contribuir a moderar el crecimiento de la cartera de créditos y la liberación de los colchones de liquidez en tiempos de estrés ayuda a reducir el riesgo de disminución de la oferta de crédito por los mayores requerimientos de capital. Cabe destacar que los aumentos de capital deben hacerse en la fase de expansión del ciclo.

El mecanismo para definir criterios de requerimiento de capital adicional, así como la liberación de capital, es considerar los niveles mínimos y máximos de la brecha.
Si el GAP es cero, menor a cero, o menor a cierto nivel inferior definido de acuerdo al análisis histórico del sector y los episodios sistémicos, los requerimientos de capital adicional serían iguales a cero.

Pero si el GAP es positivo y está por encima del umbral de acumulación definido previamente, por ejemplo, 10%, podría existir, de acuerdo con la tendencia histórica, un crecimiento excesivo del crédito, el cual haría necesario requerimientos de capital.
Los umbrales de bajo y alto del GAP dependen de las condiciones específicas de la economía bajo análisis, particularmente de las crisis financieras.

Por supuesto que también hay que definir los umbrales de desacumulación de los colchones, los periodos en los que las entidades van a necesitar de mayor capital.

RIESGO SISTÉMICO

Hay que destacar, no obstante, como lo hace Basilea, que los resultados obtenidos con el filtro de Hodrick - Prescott son un punto de partida y no obedecen a conclusiones definitivas para determinar acciones tendientes a contener el riesgo sistémico y que ellos se deben complementar con otros indicadores de análisis sistémico.

El tema de la prociclicidad no es un asunto solamente de la cartera de créditos, sino también de otros activos, como el precio de bienes inmobiliarios, acciones y bonos; por lo tanto no es un tema exclusivamente de las entidades de intermediación.

La herramienta propuesta debe verse en el contexto de otros instrumentos; así por ejemplo, cuando el exceso de crédito está concentrado en sectores económicos específicos o en un tipo de cartera determinada, y se considera que el crédito agregado no es excesivo, pueden utilizarse medidas como los límites a la relación loan to value (LTV), colchones de capital sectoriales y otros tipos de medidas macroprudenciales.

En síntesis, con esta herramienta, se busca mantener niveles suficientes de capital a nivel agregado del sistema y proteger al sector en los períodos de excesivo crecimiento de la cartera.

Eduardo Jara Buitrago
Consultor en temas financieros.

Siga bajando para encontrar más contenido