Colombia buscará aprovechar el alza del precio del petróleo

Las naciones petroleras dijeron que recortarán la producción en 1,8 millones de barriles diarios a partir del 2017, con el fin de elevar el precio.

Petróleo

Por países, los mayores recortes recaen en Arabia Saudí (-486.000 bd), Irak (-210.000), Emiratos Árabes Unidos (-139.000) y Kuwait (-131.000), según el comunicado de la Opep.

AFP

Economía
POR:
Portafolio
noviembre 30 de 2016 - 09:53 p.m.
2016-11-30

El acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) logrado este miércoles, mediante el cual se reduce a partir del próximo primero de enero la producción de crudo a nivel mundial en 1,8 millones de barriles de crudo diarios, y estabilizaría los precios a 55 dólares el barril, serviría para detener el declive de la producción de Colombia, opinan analistas y expertos del sector.

La noticia, que disparó de inmediato los precios del crudo en nueve por ciento en las bolsas de valores de Nueva York y Londres, era esperada con avidez por los mercados mundiales para terminar de una vez por todas con la volatilidad de la cotización de este año, la cual ha oscilado desde los 26 hasta los 52 dólares.

Mauricio De La Mora, expresidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), asegura que un barril de petróleo a 55 dólares sería muy positivo para el país, no solo en la parte fiscal y de regalías, sino porque las empresas que este año no pudieron invertir por los bajos precios, pero que están en la obligación de hacerlo por la contratación suscrita con el Estado, lo harían el año entrante.

Agrega que en estos momentos cualquier cosa es ganancia para Colombia, tanto en producción como en reservas. “Además, las operadoras tendrían un respiro de flujo de caja tremendo e implicaría más inversión y exploración, aparte de estimular toda la cadena de suministros de la industria como la construcción de plataformas, perforación, transporte y subcontratación”, agrega De La Mora.

(Lea: El WTI subió 9,31 % y el Brent repuntó 8,81 %, tras acuerdo de productores de la Opep).

En el mismo sentido se pronuncia Rubén Darío Lizarralde, presidente ejecutivo de la Cámara Colombiana de Servicios Petroleros (Campetrol), quien piensa que con un barril de crudo a 53 o 55 dólares basta para que las operadoras se reafirmen en los presupuestos que habían planteado para el año entrante, entre ellas Ecopetrol, y logren una reactivación del sector, “lo que será muy importante para el año entrante en plena época de posconflicto, cuando el país necesita que las regiones sean productivas y estables”.

Camilo Silva, de Valora Inversiones, cree que la estabilización de los precios del crudo va a ayudar más en las tareas de exploración que de explotación, algo que necesita urgentemente Colombia, que apenas cuenta con reservas para cinco años.

SIN COMPETITIVIDAD

Martínez añade que la crisis en la explotación y exploración del país no se debe a los bajos precios del petróleo sino “porque no somos competitivos para atraer inversión, lo cual se agravó por los bajos precios”.

Argumento que comparte Francisco José Lloreda, presidente de la ACP, quien puntualiza que “mientras no tengamos un régimen fiscal más competitivo, se logre operar en territorio, los trámites y licencias no sean más expeditos sin perder rigor, y existan inquietudes de seguridad jurídica, los precios internacionales pueden dispararse que la mirada de los inversionistas estará principalmente en otros países”.

Si hay algo en lo que los analistas están de acuerdo es que esta crisis le sirvió a las empresas para aprender a optimizar costos y ser más eficientes, “hizo carrera la política de Ecopetrol de sacrificar barriles por rentabilidad y eso lo aplican todas las empresas, que no abrirán otra vez nuevos pozos o exploraciones de no haber ganancias aceptables”, sostiene Camilo Silva, de Valora Inversiones.

Lizarralde aboga porque las ganancias que representarían esta alza en el precio del crudo, no se pierdan en los conflictos sociales que han aquejado al sector en los últimos años y le han restado rentabilidad.

De todas maneras, el aumento de la inversión en el sector ya estaba adelantada desde que Ecopetrol, que maneja el 90 por ciento de la explotación del país, anunció la semana pasada que su presupuesto tanto en producción como en exploración se duplicará a 2.850 millones de dólares en el 2017.

Alejandro Martínez, consultor y expresidente de la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP), opina que son buenas noticias para el país en la parte fiscal y en la entrada de divisas, pero no se espera que la producción mejore para el año entrante sino que servirá para mitigar la disminución de la explotación de este año, que promedia 893.000 barriles diarios al mes de octubre, una baja de 12 por ciento con respecto al 2015.

LA AMENAZA DEL ESQUISTO 

La expectativa de los analistas a nivel mundial es que la reducción de la producción de la Opep para incrementar el precio se vea opacada por un alza en la producción de crudo esquito en Estados Unidos.

Desde que fue elegido Donald Trump, quien prometió impulsar el sector mínero-energético de ese país, los productores de este tipo crudo están incrementando el efectivo, plataformas y trabajadores.

Con el agravante que dos años de precios bajos los volvieron más eficientes y ahora producirían a los niveles anteriores con un barril a 40 dólares, e incluso “hay unos a los que les sería rentable a 20 dólares el barril”, según la firma de investigación Wood Mackenzie.

Pedro Vargas
Subeditor Portafolio