Precios del petróleo reviven la posibilidad de iniciar producción con fracking

Términos de referencia para extraer de manera sostenible petróleo en yacimientos no convencionales estarán vigente en pocas semanas. 

Campo Rubiales

El fracking rompe la roca madre ubicada por encina de los YNC con una emulsión de agua y químicos.

Archivo particular

Economía
POR:
Portafolio
enero 24 de 2017 - 11:23 p.m.
2017-01-24

En cuestión de semanas el sector petrolero de Colombia conocerá los términos de referencia que permitirán la producción de crudo en Yacimientos No Convencionales (YNC) con la técnica del fracking.

(Lea: ¿Qué piensa el Minambiente del ‘fracking’?)

Portafolio pudo establecer con fuentes consultadas que el texto está en sus ajustes finales en la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), incluso un vocero de esta entidad precisó que el texto en las próximas semanas será llevado a consulta ante el Ministerio de Minas y Energía.

(Lea: No estamos preparados para el 'fracking')

La técnica del fracking, para la explotación de crudo en YNC no es nuevo en Colombia, y ya ha sido utilizada para mejorar el rendimiento de algunos pozos convencionales en los Llanos Orientales, y el aumento del interés radica en el alza en los precios internacionales del crudo.

El fracking le permitiría a Colombia tener reservas adicionales de petróleo las cuales se estiman en 3.000 millones de barriles”, señala Francisco José Lloreda, presidente de la ACP.

Agrega el vocero del sector petrolero del país que la producción de hidrocarburos de YNC debe superar los mitos y falencias que existen al rededor de la técnica del fracking.

Datos de la ANH señalan que en el país existen 43 bloques de hidrocarburos con YNC ubicados en los departamentos de Norte de Santander, Santander, Cesar, Antioquia, Boyacá, Cundinamarca y Tolima.

De ese total, seis bloques hacen parte de los Proyectos de Interés Estratégico para la Nación (Pines), lo cual quiere decir que están entre las prioridades económicas del Estado. Por eso reciben tratamiento especial para que sus procesos de licenciamiento, consulta previa y compra de predios sean más rápidos.

(Además: 'Fracking', la técnica minera que genera polémica en EE. UU.)

Así, una vez esté lista la norma con los términos de referencia establecidos, las petroleras que poseen los bloques con YNC deberán sincronizar estos términos con su Plan de Manejo Ambiental (PMA), para recibir el aval de las autoridades y comenzar la producción.

Discusión académica

A diferencia de los yacimientos convencionales, con el fracking se trata de romper la roca madre ubicada por encina de los YNC con una emulsión en la que se combina agua y químicos.

Sin embargo, mientras a nivel académico sigan alentando el debate por las posibles implicaciones al medio ambiente y el subsuelo, las petroleras salen al paso para indicar que no se presentan efectos colaterales.

“La Resolución 90341 del Ministerio de Minas y Energía que contiene los lineamientos técnicos para el fracking fue prácticamente emulada de normas que se aplican en Estados Unidos, y en el caso de las aguas subterráneas tratables, el manejo es diferente, a como lo indica el Ministerio”, explica el geólgo Julio Fierro.

(Lea: Las mayores quejas por el ‘fracking’ en EE. UU. son por agua)

Ante el debate por la falta de precisión en la información técnica geológica, la ANH sale al paso para indicar que con los términos de referencia la actividad en un YNC no solo debe estar debidamente licenciada y autorizada, sino que además están sometidas a estrictos controles ambientales por las autoridades competentes, y desde el punto de vista técnico y contractual por la ANH y el Ministerio de Minas y Energía.

Por su parte el Departamento de Geociencias de la Universidad Nacional ha indicado en varias oportunidades que el Gobierno está equilibrando la necesidad para acceder a los recursos petroleros mediante el fracking con una efectiva y eficaz gestión ambiental a través de iniciativas que regulen la normatividad.
Proyectos en proceso

(Lea: ONG solicita a las autoridades no usar 'fracking')

En la ronda petrolera 2012, la ANH entregó para exploración y producción los primeros bloques de YNC. Y en la actualidad cuatro compañías petroleras adelantan o tienen entre sus planes futuros trabajos de fracking.

Ese es el caso de Ecopetrol, empresa que tiene para exploración y producción en YNC tres bloques, dos de los cuales están en asocio con ExxonMobil.

“Con el nuevo Plan Estratégico que se trazará en el 2020, Ecopetrol tendrá en cuenta los proyectos YNC”, afirma un vocero de la petrolera a Portafolio.

Uno de los proyectos YNC más adelantados es el que desarrolla la empresa estadounidense ConocoPhillips, en el bloque VMM3, en la zona de San Martín (Cesar).
Según esta petrolera, la fase de exploración culminaría en pocas semanas y solo esperan que los términos de referencia esté listos para comenzar el proceso de producción.

Otra petrolera que está con proyecto YNC es Parex, con el bloque VMM9. Hasta el momento esta empresa adelanta los estudios de impacto ambiental para poder armar el Plan de Manejo Ambiental (PMA), sin embargo espera los términos de referencia para sincronizarlos a fin de que le sea avalada la licencia ambiental.

Desarrollo del shale 'oil' en Colombia 


Desde el 2012, cuando se entregaron en concesión los primeros bloques para ‘fracking’ en YNC, el Gobierno empezó a construir una normatividad específica para esta actividad.
Así, la Agencia Nacional de Hidrocarburos realizó talleres en los que participaron conferencistas internacionales, así como funcionarios de entidades nacionales y locales y algunos académicos.

Además, se visitaron campos petrolíferos donde se realiza el ‘fracking’ en Canadá y Estados Unidos.

En enero de 2014, la ANH firmó un convenio con el Servicio Geológico Colombiano para recopilar y estructurar información relacionada a sismicidad y de geología estructural en las zonas donde se encuentran los 43 bloques de YNC.

El diario británico ‘The Independent’ publicó en marzo de 2014 un artículo en el que explicaba como EE. UU. aumentó su producción petrolera gracias al fracking.

Alfonso López Suárez