Colombia no está lista para eliminar los motores de combustión

Hay 2,6 millones de vehículos con más de 20 años que generan 18 millones de toneladas de CO2.

Vehículos

Las cifras muestran como en Colombia aún hay un alto número de vehículos que llevan circulando más de dos décadas y que suponen los más grandes contaminantes para el país.

CEET/Guillermo Ossa

POR:
Portafolio
agosto 03 de 2017 - 08:28 p.m.
2017-08-03

El uso de los combustibles fósiles en los vehículos está cada vez más cerca de llegar a su fin, una tendencia que se ha acelerado con diversas políticas gubernamentales en todo el mundo que apuntan en ese camino. Sin embargo, frente a esto, Colombia parece estar lejos aún de poder tomar este sendero.

(Lea: Vehículos eléctricos pasaron de cero a dos millones en cinco años

En contraposición a las prohibiciones de gasolina y diésel que se van a producir en los próximos años o décadas a escala global, en estos momentos el país no ha adoptado posiciones concretas en esta dirección y, aunque las hubiera, no estaría listo para aplicarlas.

(Lea: Ya puede importar vehículos eléctricos e híbridos sin arancel ni IVA

“Colombia no está preparado. Antes necesita robustecer las políticas públicas para administrar el parque automotor en términos de obsolescencia y emisiones. Se debe mitigar el impacto de 2,6 millones de vehículos de más de 20 años, que circulan en nuestras carreteras y que generan 18 millones de toneladas de CO2”, indica Oliverio Enrique García, presidente de la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores (Andemos). 

(Lea: Hino presentó los motores euro V para busetones

Hasta el momento, el decreto 1116 –que establece un arancel de 0% para los eléctricos y 5% para vehículos híbridos- y una reducción del IVA para estos vehículos, es el aspecto más concreto adoptado en Colombia, el cual, según Andemos “es el paso intermedio para que el país se vaya preparando para entrar en la nueva era de movilidad eléctrica”, afirma García.

Pero esta medida no es suficiente. De acuerdo con Juliana Rico, directora de la Cámara de la Industria Automotriz de la Andi, “Ademas del IVA, de impuestos de rodamiento y flexibilidad en la circulación, se requiere una ley para promover el desarrollo de la infraestructura y costos de energía para cargar los vehículos. Actualmente, la participación de los eléctricos es del 1% y su tecnología puede ser tres veces más cara que las convencionales y los ingresos de los colombianos son para carros más económicos”.

No obstante, este tipo de políticas se ven con buenos ojos desde el Gobierno. Como afirma el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, “son decisiones de fondo ante una de las principales problemáticas que aqueja a las grandes ciudades, y no solo implica mejoras ambientales, sino también en calidad de vida. No obstante, cabe resaltar que están muy relacionadas con condiciones socioeconómicas de cada país y no se puede pensar que todas las ciudades las pueden conseguir en los mismos tiempos”.

Ante esto, el titular de la cartera de Ambiente deja claro que “es difícil afirmar o negar que en Colombia se adopten medidas en este sentido. Estas tienen implicaciones considerables en términos económicos y sociales, que implican un cambio cultural de todos los ciudadanos”.

De una forma u otra, los representantes de la industria aseguran que es el Gobierno quien debe impulsar esta transformación. “Para que el mercado de vehículos eléctricos despegue, se requiere de un respaldo fuerte y decidido del Gobierno y del Estado, solo en ese momento se podrá lograr, tal como ocurrió en China y empieza a pasar en Europa”, destaca Pedro Cárdenas, gerente de BYD para Colombia.

El directivo de la automotriz china explica el modelo que adoptó el país asiático, en el que se impulsaron fuertes incentivos para la compra y fabricación de carros eléctricos, una política con la que se espera que en 2022 haya más vehículos ‘verdes’ que convencionales por sus carreteras.

POLÍTICAS PARA REDUCIR LAS EMISIONES EN EL PAÍS

Aunque Colombia no ha presentado grandes avances hacia un país sin vehículos con combustible fósil, la industria a nivel internacional está llevando a cabo la aplicación de tecnologías a sus vehículos, los cuales, tarde o temprano, llegarán al país.

Por ejemplo, uno de los primeros en comerciar este tipo de desarrollos fue Toyota, apostándole a la tecnología híbrida. “Toyota considera que para el año 2050, el 80% de la producción mundial de vehículos no será de combustión. Por eso, para la compañía, el desarrollo de los modelos híbridos es el camino para alcanzar esta meta.

Adicionalmente, ya se encuentra disponible el Toyota Mirai, que usa como carburante hidrógeno, que cuando entra en contacto con el aire, libera gran cantidad de energía, la cual alimenta el motor eléctrico”, apunta Edge Egashira, presidente de Automotores Toyota Colombia - ATC.

Otro ejemplo de innovaciones que se están aplicando en el país son las de Porsche. Esta empresa ya cuenta en Colombia con modelos Panamera y Cayenne híbridos, y está en el desarrollo de nuevos prototipos.

“Tenemos claro que debemos ofrecer cada vez vehículos más sostenibles y, por ejemplo, el 919 Hybrid también ha demostrado que la tecnología Porsche marcha a la vanguardia. Este prototipo cuenta con un compacto motor V4 de gasolina y dos sistemas de recuperación de energía, uno al frenar y otro al acelerar. Igualmente, la tecnología de 800 voltios fue aplicada para el Mission E, el primer Porsche 100% eléctrico”, dicen portavoces de Autoelite, importador exclusivo de Porsche para el país. Cabe destacar, eso sí, que según esta marca, la reducción en el arancel al 5% ha hecho que “el precio de los híbridos enchufables se ajustaran y esperamos incrementar nuestras ventas en este segmento en un 20%”, agregan.

BMW, por su parte, anunció recientemente que uno de sus pilares corporativos será que todas las marcas, series y modelos se pueden electrificar, con un tren motriz totalmente eléctrico o híbrido conectable. Por ejemplo, la marca lanzó el Mini de 3 puertas totalmente eléctrico y espera que en el 2025, los vehículos electrificados lleguen hasta el 25% de las ventas.

Todas estas son opciones que impulsarán desde el sector privado el cambio en la industria, una transformación que según el directivo de BYD, “va a comenzar por el servicio público y por los sistemas de transporte masivo. La ciudad más comprometida es Medellín, así que allí arrancará el desarrollo de los eléctricos y luego seguirá Bogotá”, considera.

Con todo, el ministro Murillo destaca que “todo debe ir acompañado de la promoción a sistemas de transporte masivo de calidad y tecnologías cero emisiones. Existen estrategias que permiten la reducción de estas en el transporte como el mejoramiento de combustibles, programas de desintegración vehicular, el uso de tecnologías más eficientes, así como el establecimiento de años de vida útil para garantizar la renovación del parque automotor. Asimismo, es fundamental el compromiso de la ciudadanía frente al mantenimiento de los vehículos”.

Rubén López Pérez
rublop@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido