Colombia prepara un decreto renovado para suplir el fallo de la  OMC en caso con Panamá

Las negociaciones internas se han intensificado en las últimas semanas. Cada sector tiene una propuesta, se deben respetar los acuerdos de la OMC. 

Autoridad del Canal de Panamá tiene 28 días rebatir fallo.

Reuters

Economía
POR:
Portafolio
julio 08 de 2016 - 07:11 a.m.
2016-07-08


Antes de finalizar el presente mes, Colombia expediría un nuevo mecanismo de protección para los productores nacionales de calzado y textiles, frente a la competencia de artículos procedentes de la zona de Colón, en Panamá, que en su mayoría son de origen chino.

Sin embargo, las autoridades aún no encuentran el camino más efectivo, conveniente y legal, para sustituir la aplicación del decreto de hace dos años, que estableció aranceles mixtos, pero que la Organización Mundial de Comercio ordenó desmontar, debido a que violan los topes permitidos por ese organismo multilateral. (Lea: Colombia pierde juicio sobre aranceles con Panamá )

Las negociaciones internas se han intensificado en las últimas semanas. Cada sector tiene una propuesta, pero el Gobierno y los empresarios se enfrentan a la necesidad de respetar los acuerdos de la OMC, además de mantener relaciones cordiales con Panamá, país con el cual también hay tensión por el tema del acuerdo de intercambio de información aduanera.

Los productores de calzado dicen que lo que se está planteando, es decir, establecer una fórmula acorde con la OMC, resulta inútil porque un 35% de arancel compuesto (específico y al valor), no tiene efectos reales para una mercancía que ingresa a 20 o 50 centavos de dólar. “Si estos se hace así, es legalizar el dumping”, dijo un vocero del sector a Portafolio. (Lea: Investigación por dumping a calzado y marroquinería china)

El problema de fondo es que al país están entrando pares de zapatos a 50 centavos de dólar, es decir, 1.500 pesos, y telas a precios extremadamente bajos, que aunque se les aplique el arancel máximo permitido por la OMC no es posible competir con ellos.

Los productores nacionales de calzado, textiles y confecciones destacan el interés del Ministerio de Comercio e Industria por buscar soluciones, pero aseguran que el asunto no es fácil, hasta el punto de que ya están llegando productos baratos de EE. UU., México, Centro y Suramérica, países con los cuales Colombia tiene TLC vigentes. Es decir, que de poco serviría cerrar la puerta de Panamá, si la mercancía a bajos precios ahora se triangula desde nuestros socios comerciales más cercanos.  (Lea: Corte Constitucional aprueba TLC  entre Colombia y Costa Rica)

Los fabricantes locales de calzado son partidarios de que se aplique la norma antidumping, es decir, que se impida el ingreso de productos por debajo del precio al que se comercializan en el mercado de origen, en este caso en China. Señalan que este es el mecanismo de defensa establecido por otros países de la región frente a los productos chinos baratos.

Por su parte, los textileros están solicitando que se expidan dos decretos. Uno para proteger a los fabricantes de calzado y otro para los de textiles, por cuanto cada sector tiene particularidades

El presidente de Fenalco, Guillermo Botero, indicó que desde el principio era claro que Colombia iba a perder ese pleito con Panamá. “El problema es que la existencia de aranceles específicos en el país se debe a la presión que ejercen senadores colombianos que protegen a personas que viven del negocio de importación de telas y calzado”.
Botero dijo que ya poco importa cuál va a ser el arancel, porque cuando se revisa lo que ha venido pasando, los empresarios han comenzado a traer sus productos de otros países con los que Colombia tiene TLC vigentes.

Agrega que la realidad es que las importaciones de Panamá, que eran casi todas de China, han caído drásticamente en los últimos años”.

El Presidente de Fenalco señala que Colombia tiene un problema evidente en el caso del calzado y es que el consumo nacional es de 120 millones de pares al año, pero solo produce 60 millones. “Eso significa que no somos autosuficientes y que hay que importar el 50%”. 


A frenar la subfacturación y el contrabando en la cadena’

Sobre el tema, la Andi opinó lo siguiente: “La industria solicitó en el 2012 al Gobierno un mecanismo que los salvara de la situación por la que atravesaba. De hecho, muchas empresas tuvieron que cerrar sus operaciones en ese año debido al aumento exagerado de importaciones, originado no solo por la tasa de cambio del momento sino por la tremenda subfacturación de prendas, ya que el costo promedio por kilo de importación de confección era de US$9.

Este espaldarazo a la industria por parte del Gobierno fue muy tranquilizador y motivador para un sector que venía derrotado. Se tuvieron buenos resultados en cuanto a la reactivación del empleo del eslabón de prendas de vestir y el costo promedio de importación de la confección pasó a estar entre US$16 /kilo y US$19 /kilo. Pero hubo resultados negativos. Por ejemplo, aumentó la triangulación de prendas que empezaron a llegar de países con los cuales Colombia tiene TLC (Honduras, México, Ecuador y Chile) y el traslado de la subfacturación a los eslabones de hilados y textiles. La solicitud es que el Gobierno busque una manera eficaz y contundente de parar la subfacturación y contrabando de toda la cadena, sin afectar a los importadores y comercializadores formales y que se siga apoyando al sector para que compita en igualdad de condiciones con los importados”.


edmtov@portafolio.co