Colombia tiene la capacidad de responder a turbulencias de emergentes

Carolina Soto, codirectora del banco de la República, aseguró que el país no se contagiará de las crisis de Turquía y Argentina.

Carolina Soto Losada

Carolina Soto, codirectora del banco central de Colombia.

Archivo particular.

POR:
Bloomberg
septiembre 07 de 2018 - 10:55 a.m.
2018-09-07

La nueva codirectora del banco central de Colombia, Carolina Soto, dijo que la reciente depreciación del peso no es motivo de alarma y descartó la idea de que la nación podría ser la próxima víctima de un desplome de los mercados emergentes, como el que ha afectado a Turquía y Argentina.

Lea: (Leve descenso del saldo de la deuda externa colombiana).

Soto, quien fue nombrada miembro de la junta del banco central en julio, señala que los responsables de política tienen las herramientas para enfrentar una situación que, según ella, es "temporal y manejable".

Lea: (Banco de la República mantendría la tasa de interés el resto del año).

Esta semana, el peso se debilitó a su nivel más bajo desde 2016. "Si bien estamos siguiendo el comportamiento de los países emergentes, no es un gran contagio", dijo Soto. "Colombia tiene la capacidad de responder a turbulencias de este tipo".

Los activos de los mercados emergentes han registrado una venta masiva en medio de los temores de que las crisis económicas que afectan a Turquía y Argentina puedan extenderse. Colombia se ha mantenido relativamente ilesa hasta ahora: la caída del 3 por ciento en el peso colombiano este año se compara con una caída de aproximadamente 50 por ciento en el peso argentino.

Los comentarios de Soto hacen eco de los del gerente general del banco central, Juan José Echavarría, quien ha señalado en las últimas semanas que Colombia está lejos de ser la próxima Turquía y que el banco central no contempla ningún tipo de intervención en el mercado cambiario.

Si bien la actual ola de turbulencia es manejable, todavía hay factores de incertidumbre en el horizonte, dijo Soto. El comportamiento de los flujos de capital y sus efectos sobre la tasa de cambio, y los déficits fiscales y de cuenta corriente de Colombia requieren monitoreo, señaló.

El gobierno del presidente Iván Duque, que asumió el cargo el mes pasado, enfrenta "un reto enorme" de ajuste fiscal y tiene que cumplir con demandas y exigencias del programa de gobierno, agregó.

La inflación anual del mes pasado se redujo al 3,1 por ciento, justo por encima del punto medio del rango objetivo del 2 por ciento al 4 por ciento. El banco central está atento ante la posibilidad de que una sequía provocada por el fenómeno de El Niño pueda causar un aumento en los precios de los alimentos a comienzos de 2019, dijo Soto. Es poco probable que una sequía sea tan grave como la que afecto a Colombia en 2015, agregó.

La economía se expandirá un 2,7 por ciento este año o un poco más, impulsada por el consumo del sector público de las provincias locales, el dinamismo de las exportaciones y la mejora de la recuperación de la confianza al consumidor, indicó.

Siga bajando para encontrar más contenido