Colombia: un buen país para invertir y hacer empresa

Para el director de Performia, lo que deben buscar las compañías para su desarrollo es implementar estrategias para contratar personal productivo.

Jairo Pinilla Gutiérrez,

Jairo Pinilla Gutiérrez, director de la filial sueca Performia Colombia.

Cortesía: Performia

POR:
Portafolio
junio 02 de 2017 - 08:55 p.m.
2017-06-02

El director de Performia Colombia, Jairo Pinilla, dice que el país sobresale en América Latina por el crecimiento sostenible de muchas empresas, así como también, por la fuerte competencia de productos y servicios en diversos sectores.

Igualmente, le parece relevante el desafío de las empresas a la hora de la elección del personal de trabajo y las herramientas que implementan para ese proceso.

En entrevista con Portafolio, Pinilla fue enfático en que hoy en día existen muchas multinacionales con nuevas iniciativas que le han apostado al país.

¿Cuál es su perspectiva sobre el mercado colombiano?

Desde hace varios años, la economía colombiana se ha venido fortaleciendo, a pesar de las situaciones adversas, lo que refleja un crecimiento sostenible de muchas empresas, así como también, en la fuerte competencia de productos y servicios en diversos sectores.

Las estadísticas parecen indicar que Colombia tiene una tendencia a crecer entre el 2 y 3% este año. Lo que prevemos es que va a haber un mayor movimiento de los negocios.

¿Cuál es la principal amenaza de las empresas en el país?

El principal problema de las entidades es la elección del personal, aunque tengan una buena estrategia y producto, si se contrata un ejecutivo mal o si el equipo de trabajo está lleno de personas improductivas –así tenga la mejor empresa del país–, no saldrán adelante. A lo que deben apostarles las empresas para su desarrollo, es a la implementación de estrategias para contratar personal productivo e idóneo de acuerdo al cargo.

A nivel de empleo, ¿cómo observa el desenvolvimiento del mercado?


Encontramos que las empresas pymes, que aportan más del 60% del PIB en el país, son las que más sufren de desconocimiento en el tema de tecnología administrativa y, por consiguiente, hacen las cosas como se les ocurre –sobre las rodillas– sin tener herramientas válidas, profesionales para administrar y manejar la productividad de la empresa.

Un factor muy importante y visible es el tema de la medición productiva; hemos venido observando como falencia, que las pymes no miden nada, y para crecer hay que llevar un indicador de gestión a cada cargo –desde el gerente hasta la niña de los tintos– además, los indicadores permiten ver el trabajo como un juego, lo que dice mucho de la producción del trabajador.

¿En qué beneficia su trabajo en Performia al país?

Le ayudamos a las empresas a progresar y a generar empleo, otra ventaja es el pago de más impuestos. Es curioso porque realmente la manera de hacer política social es ayudarles a las compañías a producir más, de esta manera, ellas con sus impuestos, le permiten al país tener una política social para la gente pobre que lo necesita.

Otro beneficio es el tema de la ética –ya hay empresas que reconocen la importancia–, por ejemplo, una empresa con 10 empleados cuyo líder está acostumbrado a evadir impuestos, sabe que contratar 100 trabajadores le haría facturar 10 veces más de lo que factura hoy, y como es probable que tenga revisión de la Dian –inconscientemente–, prefiere no crecer por no pagar el gravamen.

Sin embargo, cuando un empresario se da cuenta que para crecer debe ser recto en sus obligaciones personales e institucionales según la ley, hace que el entorno empresarial sea más sano.

Una de las dificultades más comunes en los líderes corporativos es asumir sus equivocaciones, ¿cómo se puede prevenir esta situación?

Hay un problema muy curioso de los empresarios en ese sentido, por ejemplo, contratan una persona improductiva, posterior a ello, dos meses después, se dan cuenta que la persona no sirve para el cargo y, sin embargo, para cambiar el individuo improductivo –que significaría que el empresario tendría que reconocer que se equivocó en la selección–, entonces lo que dice el directivo es ‘démosle otro chance’ y a los 3 meses siguientes, continúa con el problema.

Esto quiere decir, que la persona improductiva que puede llegar a durar 1 año o más en la empresa –ya le ha significa un costo alto a la entidad–; todo eso se puede prevenir, a través, de herramientas online, diagnósticos y actividades específicas.

¿Cómo observa la nueva demanda de trabajadores ‘millennials’?

Es evidente que perciben las cosas de manera diferente, sin embargo, no podemos olvidar que son seres humanos y desde el punto de vista de los directivos, se debe aprender y adaptarse al de los millennials.

Karen García
kargar@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido