Colpensiones desenredó cuentas del ISS por 8,9 billones de pesos

Según su presidente, Mauricio Olivera, el último informe financiero pasó ‘sin salvedades’, con lo que se supera la herencia del Seguro Social. 

Mauricio Olivera

Mauricio Olivera dice que se busca que nadie tenga que acudir a una tutela para hacer valer su derecho a la pensión.

Cortesía Colpensiones

POR:
Portafolio
junio 01 de 2017 - 09:49 p.m.
2017-06-01

Por primera vez en un lapso cercano al cuarto de siglo, la revisoría fiscal y la junta de la empresa acaban de aceptar, sin salvedades, el informe contable correspondiente a las cuentas del Seguro Social (ISS), heredadas por Colpensiones.

Esto significó desenredar la información correspondiente a la operación de la antigua entidad que manejó las pensiones de lo que hoy se conoce como el régimen de prima media, cuya liquidación se realizó entre septiembre del 2012 y el 31 de marzo del año 2015.

“La primera tarea de Colpensiones, como parte de la herencia que nos dejó el ISS fue eliminar los atrasos enormes del régimen de prima media y estabilizar esta entidad. Pero había otra menos visible porque no afectaba directamente a los ciudadanos, que son nuestros clientes directos, y era la de sanear los estados financieros del fondo de invalidez, vejez y muerte, que nunca, desde los años 90 habían estado al orden del día”, explicó en entrevista con Portafolio el presidente de Colpensiones, Mauricio Olivares, según el cual, hace dos años y medio, cuando abrió sus puertas esta empresa, había cuentas que no cuadraban por 8,9 billones de pesos. En esa cantidad estaban, por ejemplo, embargos judiciales por $1,5 billones que nunca habían sido depurados contablemente.

¿Desde qué año las cuentas no cuadraban?

Hacia atrás no conozco bien la historia, pero en todo caso, desde la Ley 100, por lo menos no estaban saneadas. Siempre había “salvedades”, y el primero de octubre del 2012 recibimos la entidad con $8,9 billones en cuentas que no cuadraban.

¿Cómo se entiende ese desbalance tan alto?

Es un poco la misma razón por la cual se liquido el Seguro Social –la ineficiencia–. Las cuentas contables estaban en un desorden enorme, ademas de que no solo recibimos lo de pensiones, sino de salud y riesgos laborales, que eran los otros negocios de la entidad.

Aclaro que los estados financieros de Colpensiones siempre han estado al día, sin salvedades.

¿Cómo se resolvió esto?

Tan pronto recibimos, empezamos un trabajo de depuración contable enorme, con un equipo gigante de personas. Trabajamos en su momento con la Liquidadora y cuando la liquidación se terminó, con el patrimonio autónomo de remanentes (PAR) del ISS. Tenían 26 cuentas contables que tocaba depurar, por los $8,9 billones.

¿Sólo era desorden en los datos o faltaba plata?

Había unos temas de información y otros de recuperación de plata. De hecho aún se están recuperando recursos. Duramos casi cuatro años y medio en este trabajo y la revisoría fiscal cada año formulaba salvedades por los datos del ISS, no por los de Colpensiones. Finalmente este año, con los estados financieros al 2016, no las hubo; ahora, la junta directiva los aprobó porque la Superintendencia Financiera también lo hizo. Esto significa acabar de limpiar la herencia del ISS.

¿Qué resultados hay en recuperación de dinero?

Primero que todo, estas eran cuentas contables y los expedientes casi que tocó reconstruirlos. La plata es una parte que tiene el patrimonio autónomo de remanentes del ISS.

¿Cuánto es?

Por ejemplo, hay una cuenta disponible donde deben $4.785 millones del patrimonio.

¿Qué ha pasado con las reclamaciones judiciales?

En esa cuenta era necesario depurar $2.387 millones y ahora solo faltan dos procesos por $32 millones a favor nuestro.

¿Qué retos hay a futuro?

Lo que queda a futuro es la nueva Colpensiones. La ley da cuatro meses para liquidar una solicitud de pensión y nosotros ya la hacemos en dos. La idea es llegar a dos semanas.

¿Qué harán para lograrlo?

Todos los días llegan ciudadanos a preguntarnos, pero el 90% en toda su vida no ha revisado su historia laboral, que es el insumo principal para la pensión, y descubren que hace 30 a 40 años el empleador no les cotizó. Obvio que Colpensiones tiene la obligación de cobrar, pero en muchos casos el empleador ya no existe, o está quebrado, y la persona puede perder su pensión.

Por eso, ya siendo eficientes, no podemos centrarnos en liquidar estas pensiones, sino en acompañar al ciudadano a construir esa historia.

¿Cómo va la reorganización de la entidad?

Llevamos dos años y medio trabajando en ella, desde que la Corte Constitucional dio la orden. Lo primero fue tener una ruta crítica. Ahora estamos capacitando a los servidores de nuestras oficinas, revisando la estructura de las sedes regionales y estandarizando la información, que es tal vez el proceso mas grande. Hemos corregido cerca de 2,8 millones de historias laborales, la mayoría previas a la formación de Colpensiones. El objetivo más grande es un buen servicio a los ciudadanos, y se lo planteo de esta manera: ahora nos vamos a convertir en la mejor entidad en servicio, demostrando que esto se puede en el sector estatal.

¿Qué tanta gente se afilia y se pasa a otros fondos?

Al abrir nuestras puertas había unos 2 millones de afiliados activos y ahora son 2,5 millones. El año pasado nos llegaron de los fondos privados 130.000 personas y se fueron de Colpensiones unos 5.000. Sobre esto hay que decir que nosotros no competimos con los fondos privados, sino que, como una entidad social del Estado la idea es que la gente esté donde mejor le vaya.

Siga bajando para encontrar más contenido