Conozca los departamentos que podrían verse afectados con la llegada de 'La Niña'

En Colombia el 28% de la población está localizada en áreas susceptibles a inundarse, que corresponde al 12% del territorio nacional.

Al fin, fenómeno de ‘La Niña’ se fue del país

El 29% de la población nacional está localizada en zonas de amenaza alta y muy alta por movimientos de masa (deslizamientos), equivalente al 18% del territorio.

Economía
POR:
Portafolio
julio 29 de 2016 - 11:09 a.m.
2016-07-29

Más allá de la posible ocurrencia del Fenómeno de La Niña para el último trimestre del año, cuya probabilidad se redujo al 61%, según el último análisis del IDEAM, los alcaldes, gobernadores y demás autoridades que lideran los procesos de planificación de ocupación del territorio no deben bajar los brazos sino priorizar las intervenciones de corto a largo plazo para reducir la vulnerabilidad frente a desastres asociados a fenómenos naturales. (Lea:‘La Niña’ está cada vez más cerca, dice la Noaa)

Este fue el nuevo llamado de Simón Gaviria Muñoz, director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), al revelar que en Colombia el 28% de la población está localizada en áreas susceptibles a inundarse, que corresponde al 12% del territorio nacional, principalmente en zonas de los departamentos del Valle del Cauca, Atlántico, Cundinamarca, Magdalena, Antioquia, Córdoba, Cesar, Cauca y Meta. Manifestó que, de esta población expuesta a inundaciones, el 48% tienen condiciones críticas de vulnerabilidad por necesidades básicas insatisfechas.

Gaviria Muñoz también reveló otra cifra preocupante: el 29% de la población nacional está localizada en zonas de amenaza alta y muy alta por movimientos de masa (deslizamientos), equivalente al 18% del territorio, comprendido por los departamentos de Antioquia, Cundinamarca, Cauca, Chocó, Santander, Boyacá, Caldas, Tolima, Norte de Santander, Nariño, Huila, Risaralda y Bolívar. (Lea: Agencia internacional predice el fin de ‘El Niño’ y anuncia la llegada de ‘La Niña’)

Los departamentos con mayor área expuesta a movimientos en masa son Boyacá (74% de su territorio), Cundinamarca (65%), Risaralda (61%) y Caldas (59%).

Estas cifras fueron depuradas por el Departamento Nacional de Planeación (DNP) de la base de datos de reporte de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), IDEAM, Servicio Geológico Colombiano, Banco Mundial, Misión BID-Cepal y Corporación OSSO.

“Aunque gran parte de las autoridades identifican los impactos de los desastres como una problemática para el país, muchos no son conscientes de su responsabilidad frente a la generación, la reducción y el control de los mismos. Los procesos de ocupación del territorio sin una debida planificación, una gestión ambiental y un ordenamiento territorial insuficiente, el incumplimiento de estándares de diseño y de construcción y la falta de estrategias de seguimiento y control, inciden necesariamente en la construcción del riesgo en el país”, explicó Gaviria Muñoz.

LOS QUE MÁS SE AFECTARÍAN

El director del DNP comentó que, en un posible escenario de La Niña de carácter fuerte y basado en el ocurrido entre 2010-2011, o ante la temporada de lluvias que tendrá lugar entre septiembre y diciembre que será más fuerte de lo normal, se pueden ver afectados con mayor intensidad estos 21 departamentos:

Siete del Caribe: La Guajira, Magdalena, Atlántico, Sucre, Bolívar, Cesar, Córdoba.

Cuatro de Centro Oriente: Norte de Santander, Santander, Boyacá y Cundinamarca.

Cuatro del Eje Cafetero y Antioquia: Caldas, Quindío, Risaralda y Antioquia.

Tres del Pacífico: Nariño, Cauca y Valle del Cauca.

Tres de Centro-Sur-Amazonía: Tolima, Huila, Putumayo.

Y Bogotá


Agregó que el 40% del territorio nacional podría verse ampliamente afectado por anomalías de precipitación.

Gaviria Muñoz indicó que la proyección se basó en información del IDEAM y en las áreas y pérdidas registradas en la pasada Niña 2010-2011, el evento desastroso que ha generado los mayores impactos económicos registrados en la historia del país, con pérdidas por $11,2 billones de pesos, lo cual corresponde al 2% del PIB nacional.

“Los alcaldes son los directos responsables del ordenamiento territorial en sus municipios. Además, hay que fortalecer la institucionalidad, pues todos los departamentos y municipios de más de 250.000 habitantes deben tener una dependencia o entidad de gestión del riesgo”, explicó Gaviria Muñoz. (Lea: Con 50 mil millones, el Gobierno empieza a prepararse para no sufrir por ‘La Niña’)

Según DNP, 18 gobernaciones del país no cumplen con este tipo de dependencias: Amazonas, Arauca, Boyacá, Caquetá, Casanare, Cauca, Cesar, Chocó, Córdoba, Guainía, Guaviare, Norte de Santander, Putumayo, Risaralda, San Andrés, Sucre, Vaupés y Vichada. Y 11 capitales departamentales no cuentan con sus oficinas encargadas de la gestión del riesgo: Riohacha, Cartagena, Santa Marta, Valledupar, Sincelejo, Montería, Cúcuta, Bucaramanga, Pereira, Armenia e Ibagué.

El director del DNP Agregó que el ordenamiento territorial es un elemento clave para reducir las causas y la acumulación del riesgo de desastre, por ello la importancia de instrumentos como los Planes de Ordenamiento Territorial y los Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas.

“Analizar las amenazas y las condiciones de riesgo de un territorio permite orientar la zonificación para su uso adecuado; además, es el soporte para priorizar las intervenciones de corto a largo plazo que se deben realizar para reducir la vulnerabilidad frente a la ocurrencia de desastres asociados a fenómenos de origen natural”, dijo Gaviria Muñoz.

Por su parte, Silvia Calderón, la Subdirectora de Ambiente y Desarrollo Sostenible del DNP, recordó que con respecto al ordenamiento ambiental son las Corporaciones Autónomas las responsables de la elaboración de los Planes de Ordenación y Manejo de Cuencas. Según define la ley, son instrumentos de mayor jerarquía, y deben ser tenidos en cuenta por los alcaldes municipales en la formulación, revisión y ajuste de sus Planes de Ordenamiento Territorial.

“Las pérdidas y daños asociados a la ocurrencia de fenómenos como La Niña son el resultado de condiciones de riesgo que se han construido en el pasado. En ese sentido, los desastres que ocurran en el futuro se derivan de las acciones y las decisiones que se tomen en la actualidad”, comentó Calderón.

El DNP informó que los 15 municipios que habían concertado con las Corporaciones Autónomas Regionales la incorporación de la gestión del riesgo en sus instrumentos de ordenamiento territorial, a junio de 2015, son: Planeta Rica (Córdoba), La Apartada (Córdoba), San Carlos Córdoba), Lorica (Córdoba), El Retiro (Antioquia), Puerto Triunfo (Antioquia), La Dorada (Caldas) -todos en 2013-; Cali, Bucaramanga, Medellín (en 2014); San Roque (Antioquia), Cereté (Córdoba), Sahagún (Córdoba), Los Córdobas (Córdoba) y Ciénaga de Oro (Córdoba).