Calificación crediticia se afectaría con el desmonte de los tres puntos del IVA

Aunque distintos sectores reconocen que la economía del país requiere de un impulso, suspender el cobro del gravamen no luce como la opción correcta.

Richard Francis, director de Calificaciones Soberanas de Fitch para América Latina.

Richard Francis, director de Calificaciones Soberanas de Fitch para América Latina.

Archivo Portafolio

POR:
Portafolio
agosto 16 de 2017 - 09:21 p.m.
2017-08-16

Guillermo Botero, presidente de Fenalco, lanzó la propuesta de suspender el cobro de los tres puntos adicionales en la tarifa general del IVA durante los últimos dos meses del año. Si bien muchos coinciden en que la desaceleración de la economía es mayor a lo previsto, son muy pocos los que ven viable y oportuno adoptar dicha medida.

(Lea: La propuesta de los comerciantes para reactivar la economía en la recta final del año

Pero entre los elementos que dificultan la aplicación de esta medida es que, por tratarse de temas fiscales, la Constitución Política ordena que se realice a través de una ley de la República, lo que obligaría a que se presente una iniciativa en el Congreso, tal como lo ordenan los artículos 150 y 338 de la Carta Magna, por lo cual los tiempos entorpecerían su aprobación.

(Lea: Comerciantes se quejan en primer mes de tributaria

Rafael Hernández, presidente de Fedearroz, asegura que la propuesta de Botero es adecuada porque “con la caída en las ventas del comercio el efecto de sostener el IVA al 19% no va a dar los resultados que espera el Ministro de Hacienda, porque va a haber menos ingresos por ventas y, como consecuencia, habrá menor pago de IVA; si se quitan esos tres puntos va a haber más ventas, posibilidades de generar empleo y una reactivación de la economía”.

Añadió que incluso los resultados serán los mismos que si el IVA fuera del 16%, debido a que se venderá una menor cantidad de productos y servicios.

No obstante, la medida no luce atractiva para las agencias calificadoras de riesgo. Fitch Ratings, que recientemente elevó la perspectiva de la nota colombiana de negativa a estable, considera que la decisión de desmontar, así sea por dos meses, el cobro de los puntos adicionales del IVA que ordenó la reforma tributaria, podría tener un impacto en la ponderación del soberano.

Richard Francis, director del Equipo de Calificaciones Soberanas para América Latina, sostuvo que “Fitch ha cambiado su perspectiva a estable desde negativa en marzo del 2017. Una gran parte de la modificación fue debido a la reforma tributaria que el Congreso aprobó en diciembre del año pasado (la otra parte fue por una mejora en el pronóstico de inflación y del déficit de la cuenta corriente). Un cambio de la tasa de IVA sería negativo para las finanzas del Gobierno y probablemente también para la calificación del soberano porque implicaría mayores déficits fiscales y una trayectoria de deuda en términos del PIB creciente. La deuda/PIB ya está 10 puntos por encima del promedio de los calificados con BBB”.

Además, Juan Ricardo Ortega, exdirector de la Dian, comparte esa visión y dijo: “Los resultados de las ventas son positivos, nadie puede demostrar que las ventas han caído. Eso que uno decía que la elasticidad precio/demanda debía pegarle a las ventas no se ve en los números, y lo mostré en un informe que elaboré para Asobancaria. El hueco que dejaría en las finanzas del Gobierno sería monstruoso, la imagen del país caería terrible y esa señal no se les puede dar a los inversionistas extranjeros”.

Incluso, el exdirector de la Dian piensa en el impacto del desmonte en los intereses que se reconocen por la deuda de la Nación.

“Pagamos como $50 billones al año en intereses. Si usted toma medidas como esa, se aumenta en dos minutos el monto que le toca pagar de cupón. Imagínese qué le pasa al país si se duplica la tasa de interés por hacer esas jugadas; significa destinar más recursos del presupuesto para atender la deuda en el pago de intereses, y se traduce después en recortes en inversión por parte del Estado en los proyectos que se requieren”, sostuvo Ortega.

Mario Valencia, vocero de la Red por la Justicia Tributaria, no solo ve inviable el desmonte de los puntos del IVA, sino que cuestionó la estrategia que el Gobierno ha manejado para reactivar los indicadores macro.

“La propuesta que presentó Fenalco la veo inviable. Lo que debió pasar es que no se aprobara la reforma tributaria, ahora no sirve. Sí pienso que el Gobierno debe tomar medidas urgentes para estimular el consumo. La desaceleración de la economía es más grave de lo que todos habíamos previsto. Quedó evidente que todas las políticas del Gobierno para reactivarla eran ‘carreta’, solo discursos y opiniones, hay que trabajar para estimular la oferta, para que se pueda recomponer la demanda”, indicó Valencia.

Lo cierto es que el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, reiteró la importancia de mantener la solidez fiscal del país, e incluso mencionó el descrédito al que se enfrentaría Colombia si no demuestra confianza sobre sus políticas fiscales. Fenalco hablaba de un impacto de $1,2 billones en el recaudo por ese concepto.

Siga bajando para encontrar más contenido