Contraloría General investiga al ex gobernador de Boyacá, hoy Contralor de Bogotá

El ente de control fiscal le abrió proceso de responsabilidad fiscal a Juan Carlos Granados por presuntas irregularidades en el manejo de más de 5.000 millones de pesos destinados a educación.

Juan Carlos Granados

Juan Carlos Granados, fue gobernador de Boyacá en el período 2012-2015.

Bernardo Toloza - CEET

POR:
Portafolio
octubre 04 de 2017 - 02:59 p.m.
2017-10-04

Como parte de la investigación realizada por la Contraloría General de la República sobre los recursos del Sistema General de Participaciones, ejecutados por la Gobernación de Boyacá durante la vigencia 2015, el ente de control fiscal abrió proceso de responsabilidad al ex gobernador de dicho departamento, Juan Carlos Granados, quien hoy se desempeña como Contralor Distrital de Bogotá.

(Lea: Ejército se habría apropiado de dinero de obras de los Juegos Nacionales)

Las irregularidades detectadas corresponden a dos contratos firmados con dos fundaciones para la prestación de servicios educativos a los colegios oficiales del departamento.

(Lea: Abren proceso de responsabilidad fiscal contra Peñalosa por el metro)

Ambos contratos sumaron 5.552 millones de pesos que se pagaron, pero a pesar de ellos no sólo no se entregaron los materiales contratados por fuera de las condiciones estipuladas en dichos contratos, sino que además se comprobó “el incumplimiento de los perfiles de los facilitadores y la inobservancia de la reglamentación establecida por la Secretaría de Educación para el reporte de información y entrega de materiales a supuestos estudiantes no registrados en el Sistema de Matrícula Estudiantil – SIMAT”, informó la Contraloría.

Al igual que en otros departamentos, en Boyacá también se encontraron estudiantes ‘fantasma’, es decir que no estaban registrados en el sistema de educación departamental, pero que si fueron contabilizados para pago dentro de los contratos.

Las fundaciones en cuestión son la Fundación Itedris y la Fundación Lumiere. La Contraloría General evidenció adicionalmente subcontratación por parte de una de estas fundaciones, por lo que a cuestionó “los criterios de selección del contratista usados por la Gobernación, que terminó contratando una Fundación que no operó el programa”.

También se comprobó la entrega incompleta de los kits educativos contratados. Por ejemplo, dice la Contraloría, “se dejaron de entregar 1.839 unidades, afectando directamente a 613 estudiantes”.

Así las cosas, y de acuerdo con lo establecido por la misma Contraloría General, al proceso de responsabilidad fiscal abierto tras la investigación, se vincula a las fundaciones contratistas, al Supervisor de los contratos Guillermo Palmiro Cortés Páez, a la entonces Secretaria de Hacienda de la Gobernación, María Anayme Barón Durán, y al entonces gobernador, Juan Carlos Granados, “que en su condición de ordenador del gasto habría desatendido su deber de vigilancia y control al desarrollo de los contratos”.

Siga bajando para encontrar más contenido