Publirreportaje

Corazón y diabetes, una conexión peligrosa

Dieta balanceada, actividad física y medicación, los factores para un tratamiento contra la diabetes.

cora

DIETA BALANCEADA, ACTIVIDAD FÍSICA Y MEDICACIÓN, LOS FACTORES PARA UN TRATAMIENTO CONTRA LA DIABETES.

POR:
Portafolio
septiembre 12 de 2017 - 12:00 a.m.
2017-09-12

La repercusión de la diabetes sobre el corazón, contribuyendo al desarrollo de la enfermedad coronaria, ha adquirido tal importancia que ha obligado a un acercamiento entre cardiólogos y endocrinólogos para plantear nuevos enfoques y estrategias de diagnóstico y tratamiento conjunto.

La diabetes mellitus es una enfermedad caracterizada por el aumento de la glucosa (azúcar) en sangre, causada por una deficiente secreción de la insulina (sustancia producida en el páncreas que permite que el organismo metabolice –use- la glucosa o azúcares de la dieta), una resistencia a la acción de la misma o una mezcla de ambas.

América Latina presenta una elevada prevalencia de diabetes mellitus en la población mayor de 20 años y se calcula en un 10 por ciento (10 de cada 100 personas sufre diabetes). Esta prevalencia se ha incrementado por las características genéticas de la población, sus hábitos de alimentación inadecuados y el sedentarismo.

Los diabéticos tienen entre 3 y 4 veces más posibilidades de sufrir un infarto de miocardio, de desarrollar insuficiencia cardíaca congestiva, de sufrir un accidente cerebrovascular, un fracaso crónico del riñón, ceguera o una insuficiencia arterial severa de los miembros inferiores que podrían conducir, en el peor de los casos, a la amputación, por todo lo anterior, hoy día la diabetes es considerada como una enfermedad cardiovascular de origen metabólico.

La Diabetes es uno de los principales factores de riesgo modificables de la enfermedad cardiovascular

La elevación de la glucosa en la sangre produce pequeñas lesiones en todas las arterias del cuerpo, fundamentalmente en las del corazón, cerebro, riñón y retina, hoy se sabe con certeza que la principal causa de enfermedad y muerte en la diabetes es, por un lado, la enfermedad coronaria, y por otro, la patología cerebrovascular. Además, la diabetes produce otras complicaciones cardiovasculares importantes como el crecimiento del tamaño del corazón (hipertrofia cardíaca), las lesiones de las arterias que van a las piernas (arteriopatía periférica) y, finalmente y como consecuencia de todo ello, la insuficiencia cardíaca congestiva.

Un paciente diabético generalmente tiene otros factores de riesgo cardiovascular asociados, por esto es muy importante conocer acerca del manejo conjunto de sus patologías y seguir de manera muy juiciosa las instrucciones y educación brindadas por el equipo de salud. Aquí detallaremos algunas de las metas a perseguir en el paciente diabético:

Diabetes e hipertensión arterial
La hipertensión arterial es dos veces más frecuente en la población diabética en comparación con los no diabéticos. Ambas son factores de riesgo de arterioesclerosis, y cuando se presentan juntas en el mismo paciente, elevan mucho el riesgo de lesionar las arterias, sobre todo las del corazón (coronarias) y las que van al cerebro. Se recomienda que la presión arterial no supere los 130 mmHg para la sistólica (máxima) y los 85 mmHg para la diastólica (mínima). Se debe incluso acercar la presión arterial lo más posible a la normalidad, es decir, a 120/80 mmHg.

Diabetes y colesterol
La diabetes y la hipercolesterolemia también coinciden en muchos pacientes (lo que igualmente aumenta el riesgo, al ser ambos factores arterioescleróticos). Cabe añadir que la diabetes, por sí misma, produce alteraciones del colesterol. En la diabetes se suele elevar el colesterol total y el colesterol-LDL (colesterol malo), y suele disminuir el colesterol- HDL (colesterol bueno). Los objetivos para el paciente con diabetes son reducir el colesterol total a 200 mg/dl o menos, aproximar el colesterol- LDL a 100 mg/dl y mantener el HDL por encima de 40 mg/dl.

Diabetes y obesidad
El sobrepeso y la obesidad constituyen el principal factor de riesgo para el desarrollo de diabetes mellitus. Además, la obesidad es también un factor de riesgo implicado en las alteraciones del colesterol y en el desarrollo de la hipertensión. Igualmente, la obesidad es por sí misma, un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular, de modo que los obesos tienen más complicaciones como el infarto de miocardio o la trombosis cerebral que los no obesos.

Los pacientes diabéticos deben seguir las recomendaciones nutricionales y evitar excesos que puedan llevar a problemas de sobrepeso y obesidad, una dieta rica en frutas y verduras, baja en calorías, pero que aporte todos los nutrientes necesarios es fundamental.

Además de la dieta, otro pilar fundamental para la prevención de enfermedades cardiovasculares o de sus complicaciones en los pacientes que ya las padecen, es la actividad física de intensidad leve o moderada de una forma constante, entendiendo por tal un mínimo de 4 a 5 veces por semana. Sin olvidar, además, que los efectos positivos del ejercicio para el organismo tardan varias semanas en producirse, y sin embargo, pocos días en desaparecer cuando se deja de realizar.

Fuentes:
Corazón, F. E. (s.f.). Fundación del Corazón. Recuperado el 01 de 10 de 2012, de http://www.fundaciondelcorazon.com/images/stories/documentos/pdf/diabetes-corazon.pdf
Diabetes, A. L. (s.f.). ALAD: Asociación Latinoaméricana de Diabetes. Recuperado el 01 de 10 de 2012, de http://www.alad-latinoamerica.org/
Responsables, C. (s.f.). Corazones Responsables. Recuperado el 01 de 10 de 2012, de http://www.corazonesresponsables.org/

cordial2

Cordial: una alianza con alma y corazón.

Cordial: una alianza con alma y corazón. Cuando dos instituciones trabajan en perfecta armonía, más corazones palpitan con la misma emoción.

- Urgencias cardiovasculares en el Hospital Pablo Tobón Uribe
- Consulta Especializada Adultos y Pediátrica
- Hemodinamia Adultos y Pediátrica
- Corrección de Cardiopatías Congénitas
- Electrofisiología
- Cirugía Cardiovascular
- Diagnóstico Invasivo y No Invasivo