Corrección no convencional

Este año, el precio del petróleo en la referencia Brent ha estado en US$71, lo que ha obligado a que los expertos revisen al alza sus estimaciones.

Petróleo

La industria no convencional en EE. UU. permitió duplicar la producción.

Reuters

POR:
Portafolio
julio 26 de 2018 - 09:28 p.m.
2018-07-26

Los precios del petróleo en 2018 se han mantenido en niveles superiores a nuestras expectativas y las del mercado, de manera que en lo corrido del año la referencia Brent registra un promedio de 71 dólares por barril (dpb), superior al promedio de 65 dpb que preveíamos a finales de 2017. Esta condición de mercado fue explicada principalmente por factores geopolíticos y choques de oferta más fuertes y con una duración superior respecto a lo que anticipábamos.

En este editorial, repasamos las razones por las cuales algunos analistas han revisado al alza sus estimaciones de precios para lo que resta de 2018 y 2019. Así mismo, caracterizamos la producción no convencional en EE. UU. conforme su irrupción explica gran parte de los movimientos en precios durante los últimos años, así como la dinámica futura de la oferta mundial de crudo.

(Lea: Reservas de petróleo en EE.UU. caen más de lo esperado

Posteriormente listamos algunos elementos que justifican nuestra posición respecto a que los niveles de precios vistos en gran parte de 2018 no son consistentes con los fundamentales del mercado. En este sentido, esperamos una corrección a la baja en el precio durante el segundo semestre del año, que lleve el Brent a niveles cercanos a 65 dpb.

(Lea: Sombrío panorama de la industria petrolera en Colombia

OFERTA CONVULSIONADA E INVENTARIOS BAJOS EN EL PRIMER SEMESTRE

Las presiones al alza sobre los precios del crudo observadas en 2018 son consecuencia, particularmente, del sobrecumplimiento del recorte acordado por la OPEP y países aliados; por las expectativas de choques sobre la producción de Irán, Libia y Venezuela, dados los problemas geopolíticos presentes en estos países, lo cual podría traducirse en una menor oferta de hasta 1 millón de barriles por día (bpd); por el aumento neto en las posiciones largas en el mercado de futuros de petróleo; así como por reducciones en el nivel de inventarios de los países pertenecientes a la OCDE (a mayo los inventarios se ubicaron en 2,823 millones de barriles, 236 millones menos frente al mismo mes de 2017, y 40 millones por debajo del promedio de los últimos 5 años).

(Lea: Mayores reservas de petróleo en EE.UU provocan caída de precios

En particular, aquellos analistas que ven un sesgo alcista en los precios han hecho eco del restablecimiento de sanciones comerciales por parte de EE. UU. a países que comercien con Irán, lo que en principio se traduciría en cancelaciones de pedidos por 450 mil bpd por parte de refinerías indias con activos en EE. UU. Así mismo, las características del conflicto local en Libia podrían repercutir en nuevos cierres portuarios que reducirían la oferta de crudo en 200 mil bpd.

Por último, el deterioro de las condiciones socioeconómicas en Venezuela llevaría a una reducción en su producción diaria de 350 mil bpd adicionales, frente a estimaciones previas.

PRODUCCIÓN NO CONVENCIONAL EN EE.UU.

Un entorno de precios más favorables, implementación de avances tecnológicos, financiamiento mediante la venta de activos (campos para exploración) que se traduce en un sector numeroso en firmas y menos apalancado, mayores eficiencias en costos (OpEx) y un esfuerzo importante por aumentar el gasto de inversión (CapEx) en un 20% anual durante 2018 (aumento del 60% anual en 2017), explican la mayor oferta estadounidense de crudo por 1.3 millones de bpd en 2018, frente al año anterior.

En efecto, es la dinámica de la producción no convencional (en detrimento de la convencional) la que explica el desempeño de la oferta mundial de crudo durante 2018 y 2019.

La industria no convencional en EE. UU. irrumpió con fuerza en el año 2010 y desde entonces ha permitido que la producción pase de 5,5 millones de bpd a 10,9 millones de bpd en junio de 2018 (se espera que llegue a 12,1 millones de bpd a finales de 2019). Técnicamente, este sector puede adaptarse más rápidamente a las señales de precios, frente a la producción convencional, conforme necesita menos tiempo para iniciar la extracción de crudo. Lo anterior es posible dada la geología de los campos de producción (las cuales tienen también tasas de agotamiento mayores frente a un convencional) y la incertidumbre respecto al éxito exploratorio haciendo que se cumpla la regla de que el 20% de los pozos perforados participan con el 80% de la producción, obligando a una rápida relocalización de recursos.

AJUSTE EN CAMINO

Como ya lo mencionamos, esperamos que la corrección vista en los precios del crudo durante las últimas jornadas se mantenga y lleve a la referencia Brent a ubicarse en niveles cercanos a 65 dbp en los próximos meses. Cinco son las razones para justificar nuestra posición:

Primero, la menor oferta proveniente de Irán, Libia y Venezuela puede ser suplida por Arabia Saudita y Rusia, dado que estos tienen la capacidad instalada y la voluntad política para hacerlo. Si bien ambos han señalado que harán frente a caídas en la cotización mediante una extensión del Acuerdo de Viena, también capotearán cualquier subida excesiva del precio.

Segundo, existen sesgos bajistas en la dinámica de la economía mundial que pueden empujar el precio del crudo a niveles menores (guerras comerciales, Brexit, posible recesión en el corto plazo en EEUU).

Tercero, la producción de crudo en EEUU continuará fuerte y se hará cada vez más competitiva conforme se superen cuellos de botella para el transporte de crudo no convencional. En efecto, prevemos una posible relocalización del CapEx del sector hacia proyectos de infraestructura (oleoductos) para los próximos meses y, en ese sentido, una reducción de entre 7 y 15 dólares del precio de equilibrio de estas firmas para operar.

Cuarto, la normalización de la política monetaria en EE.UU. traerá consigo una apreciación cambiaria de la divisa norteamericana que no es compatible con aumentos en la cotización del crudo. Quinto, el aumento neto de posiciones largas en el mercado de futuros podría explicar cotizaciones al alza en los últimos meses. No obstante, dada la volatilidad de este tipo de contratos, el precio podría ir fácilmente a la baja si se empiezan a liquidar posiciones tratando de anticiparse a una caída en el precio.

Julio César Romero
Economista Jefe
Cristhian Alejandro Cruz
Analista Investigaciones Económicas

Siga bajando para encontrar más contenido