Davivienda, segundo emisor de bonos verdes | Economía | Portafolio

Davivienda, segundo emisor de bonos verdes

La operación ascendió a $433.000 millones, adquiridos por IFC.

Carlos Leiria Pinto

Carlos Leiria Pinto, jefe de la Corporación Financiera Internacional (IFC) para la región Andina.

Cortesía IFC

POR:
Portafolio
abril 25 de 2017 - 09:20 p.m.
2017-04-25

Este martes, Davivienda se convirtió en el segundo banco privado latinoamericano en emitir bonos verdes.

La operación, realizada en el mercado local, ascendió a 433.000 millones de pesos, con un plazo de 10 años y una tasa de IBR más 2,13 puntos.

(Lea: Davivienda mira al exterior para crecer y financiarse

Los títulos fueron adquiridos en su totalidad por la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), brazo financiero del Banco Mundial, y quien tiene como prioridad las inversiones en proyectos para combatir el cambio climático.

Precisamente, el objetivo de estos recursos es que Davivienda pueda financiar proyectos sostenibles que se desarrollen en el país, como el desarrollo de energías renovables, construcción sostenible, eficiencia energética y producción limpia, mitigar el riesgo de inundación, entre otros.

(Lea: Davivienda, el banco más innovador

Esto, como parte del compromiso que tiene Colombia de reducir en un 20 por ciento sus emisiones contaminantes al 2030, tarea en la cual el sector privado, y en particular las entidades financieras, han tomado un rol de liderazgo, explicó Carlos Leiria Pinto, jefe de IFC para la región Andina.

De hecho, Davivienda y Bancolombia (que en diciembre emitió $350.000 millones) han sido las entidades privadas pioneras en este tipo de operaciones en América Latina.

El directivo añadió que el mercado de bonos verdes ha tenido un desarrollo importante en Asia, y en la medida en que siga expandiéndose, las firmas de la región –no solo financieras sino del sector real–, podrán acceder a este tipo de recursos a tasas cada vez más competitivas.

Hace siete años, los bonos verdes sumaban apenas cinco millones de dólares, y hoy ya superan los 100.000 millones de dólares, apuntó Marcelo Castellanos, gerente de IFC para Instituciones Financieras en América Latina.

Castellanos afirma que aparte de que las entidades financieras que emiten este tipo de títulos quedan con más capacidad de fondear proyectos sostenibles, esto les sirve para tener más visibilidad en futuras emisiones de renta fija, y les da una especie de reconocimiento por su compromiso con el medio ambiente.

Carlos Leiria Pinto puntualiza que este tipo de operaciones también son claves para ayudar a desarrollar el mercado de capitales local, otro de los objetivos de la IFC.

Siga bajando para encontrar más contenido