El ‘fantasma’ de un apagón asusta a los inversionistas en la costa

Inversionistas lo piensan dos veces antes de meter sus capitales en una región con inestabilidad en el suministro de energía.

ISA construirá seis obras de Electricaribe

La principal razón de los inversionistas para demorar el desembolso de sus capitales es la inestabilidad en el suministro de energía, sumado a que es uno de los más costosos del país.

Economía
POR:
Portafolio
agosto 03 de 2016 - 09:39 p.m.
2016-08-03

Justo cuando la región Caribe atraviesa por un momento de crecimiento económico y apertura comercial sin igual, con grandes e importantes inversiones, puede perder su cuarto de hora debido a la alerta de un posible apagón.

Las dificultades por el suministro de energía que tiene en jaque al desarrollo de la región han llevado a que en los actuales momentos muchas empresas lo estén pensando dos veces antes de seguir con sus procesos de fortalecimiento en la zona (Lea: Advertencia por "inminente" apagón en el Caribe por culpa de Electricaribe)

La principal razón de los inversionistas para demorar el desembolso de sus capitales es la inestabilidad en el suministro de energía, sumado a que es uno de los más costosos del país.

Sin embargo, el salvavidas dado por la ley para que muchas de esas industrias corten el suministro de Electricaribe y se conecten de manera directa a Transelca, trasportadora regional filial de ISA.

Mientras tanto el Gobierno Nacional, así como el operador directo, se han enfrascado en una discusión sobre acciones y responsabilidades, sin que se vea una solución rápida, efectiva y eficiente.

“El problema de la prestación del servicio de energía en la costa Caribe es más grande de lo que pensaba el operador. El modelo de prestación ha hecho crisis y no está funcionando. Con la Creg y la Upme estamos haciendo unos cambios regulatorios que permitan resolver el problema en el largo plazo”, señala el ministro de Minas, Germán Arce.

Entre enero y abril de 2016 se han destinado $220.000 millones de subsidios a la demanda y $159.000 millones en recursos del Fondo de Energía Social ($ 35.000 millones de Foes corrientes y Foes de vigencias anteriores por $ 124.000 millones), para aliviar las necesidades de los más vulnerables con el pago de la factura del servicio de energía eléctrica.

Sin embargo, lo que más preocupa es que por la misma inestabilidad en la prestación del servicio la economía de la región se ha visto afectada.

Además del malestar en el sector empresarial e industrial que ha llevado a una desaceleración en la inversión de capitales, los pequeños y medianos negocios han registrado pérdidas.

“Aunque no han sido cuantificadas las pérdidas en la economía de la región Caribe por la inestabilidad en la prestación del servicio de energía, es muy alto su porcentaje”, señala Alberto Vives, gerente de la Andi Atlántico y Magdalena, al precisar que los racionamientos o descensos en la intensidad del suministro afectan las operaciones en los procesos de producción de las plantas, así como en las empresas que ofrecen servicios.

Para rematar en la crisis por la prestación del servicio de energía por parte de Electricaribe, semanas atrás fue presentada una queja formal de Gas Natural Fenosa (dueño de la electrificadora) desde España ante el Gobierno Nacional aduciendo que no se están respetando las reglas de juego en el acuerdo comercial que firmaron ambos países.

Afirma la empresa española, con sede en Barcelona, que la posible entrada de nuevos operadores para la prestación del servicio, como lo ha sugerido el Ministerio de Minas, entorpece las relaciones comerciales entre Colombia y España.