Nuevo contrato cafetero, un posible trago amargo para la Misión

Críticos sienten que las recomendaciones de fondo no fueron tenidas en cuenta. El equipo de expertos  había solicitado abolir unos puntos del acuerdo.

Gobierno alista plan de ayuda a los cafeteros
Economía
POR:
Portafolio
julio 11 de 2016 - 07:27 a.m.
2016-07-11

“A los cafeteros no los vamos a dejar solos”. Esta frase, que ha hecho carrera en el Gobierno, se refleja claramente en el nuevo contrato de administración del Fondo Nacional del Café por parte del gremio de productores del grano.

Pero aunque el texto firmado el pasado sábado consolida la armonía entre el Ejecutivo y los cultivadores, algunos críticos sienten que la Misión de Estudios para la Competitividad de la Caficultura en Colombia, que dirigió Juan José Echavarría, pasó a dormir el sueño de los justos y que las recomendaciones de fondo no fueron tenidas en cuenta.

Echavarría, vocero del equipo investigador, pidió en su momento “no más papá Estado para el mundo cafetero”, adiós al semimonopolio exportador de café de la Federación, eliminar la exención de impuestos, abolir la garantía de compra de la cosecha, ponerles fin a los subsidios, separar las funciones de la Federación entre la actividad comercial y las demás, retirar los ministros del Comité Nacional de Cafeteros, promover la producción del café robusta y que el sector público se encargue de atender los problemas sociales de las zonas cafeteras del país. 

Pero esta lista se quedó solo en recomendaciones. Ahora, hace parte de los “inamovibles” de los que habló el pasado sábado el gerente de la Federación, Roberto Vélez Vallejo. (Lea: Nuevo contrato cafetero incluiría recomendaciones de Misión)

Las nuevas reglas

El acuerdo cafetero, que rige para los próximos 10 años, mantiene la financiación de bienes y servicios públicos, la garantía de compra, la investigación y el desarrollo y la asistencia técnica, que representan conquistas y ventajas competitivas de la caficultura.
Además, el texto incorpora principios de planeación, eficiencia, eficacia, economía, transparencia, selección objetiva, debido proceso, ética, buen gobierno y publicidad en la ejecución de los recursos del Fondo Nacional del Café.

Al evento de la firma, que se realizó en el municipio de La Mesa (Cundinamarca), asistieron el presidente Juan Manuel Santos Calderón, varios ministros y altos dirigentes del sector que llegaron a esa población desde todo el país. (Lea: Cafeteros celebran Día Nacional del café con un nuevo acuerdo con el Gobierno)

“La garantía de compra es un activo de los cafeteros y en este contrato se mantiene”, dijo Santos, quien luego añadió en tono enfático: “Hemos firmado este contrato porque lo que es bueno para el café es bueno para el país”.

Por su parte, el gerente de la Federación de Cafeteros, Roberto Vélez, contestó que el acuerdo “ equivale a tener las bases y los recursos para poder montar la caficultura que necesitamos para los próximos 10 años”.

“Los retos son grandes, porque tenemos la tarea de construir en la próxima década una caficultura 100% sostenible y mundialmente competitiva”, agregó. El dirigente gremial aseguró que muchas de las recomendaciones de la Misión Cafetera han sido tomadas en cuenta, como el fortalecimiento de los Comités de Cafeteros regionales y del servicio de extensión. Aclaró que hay inamovibles del gremio, como la garantía de compra o el alto perfil del Comité Nacional.

Los cambios

El nuevo contrato elimina vestigios de normas ya derogadas, como disposiciones sobre retención cafetera, pactos de cuotas y algunas trabas a la exportación de café. También, incluye el control de la gestión frente a los agremiados, principios éticos y buen uso de los recursos cafeteros.

Así mismo, se refiere a la necesidad de hacer los esfuerzos necesarios para elevar los estándares de trasparencia en su gestión como entidad representativa de los cultivadores, legitimada para administrar los recursos del Fondo.

¿Qué recibe la Federacion?

El Gobierno autorizó a que con recursos de ese Fondo, la Federación perciba como contraprestación una suma anual que no exceda el equivalente a 3 centavos de dólar por libra del total de las exportaciones. Se trata de un tope máximo, lo cual no significa que esto sea lo que se cobre. El actual es de 2,5 centavos de dólar por libra, tarifa que estuvo vigente durante una década y que, ajustada por inflación, equivale hoy al referido 3%.

En esos diez años no se cobró el tope, no se ajustó al 3% y la Federación asumió todo el impacto ocasionado por la tasa de cambio.

Qué quedó del anterior contrato

La financiación de bienes y servicios públicos que benefician al conjunto de los cafeteros, como la garantía de compra y la red cooperativa.

Se reconoce la importante labor de los Comités de cafeteros, para contribuir al desarrollo y bienestar de las zonas productoras, continuando su papel en la construcción de obras de infraestructura económica y social de las zonas cafeteras.

Se mantiene y refuerza la investigación y la asistencia técnica, así como los órganos de Gobierno y de administración del contrato, es decir, el Comité Nacional de Cafeteros y las comisiones de presupuesto, comercialización y propiedad intelectual.

Continúa la prohibición de que la Federación de Cafeteros asuma la contratación laboral necesaria para desarrollar sus funciones con cargo al Fondo Nacional del Café, de tal manera que no habrá ningún empleado de la agremiación que sea pagado con esos recursos.

Los recursos del Fondo deberán ser protegidos haciendo buenas inversiones y evitando niveles de endeudamiento que pongan en peligro el dinero.

Qué es el Fondo Nacional del Café

El Fondo Nacional del Café es una cuenta parafiscal que se nutre principalmente por la contribución cafetera pagada por cada libra de grano exportado, equivalente a seis centavos de dólar. Permite financiar los bienes y servicios públicos que benefician al conjunto de los caficultores, entre los que se destacan la garantía de compra de toda la cosecha que se produce en el país, la investigación científica y el desarrollo tecnológico, la asistencia técnica brindada por el servicio de extensión, así como labores de promoción y comercialización que han contribuido a posicionar este producto colombiano como el mejor café suave lavado del mundo. El Fondo es administrado por la Federación Nacional de Cafeteros, a través de un contrato establecido con el Gobierno, el cual fue renovado el pasado sábado y regirá por 10 años.




edmtov@portafolio.co