Desciende el puntaje en 3 de 4 aspectos de la salud en el país

Mientras que el ítem de financiación subió de 37 a 55 puntos, desarrollo institucional pasó de 63 a 60.

Salud en Colombia

La gente percibe que aún hay demora en la atención, lo cual afecta la calidad del servicio.

Jhon Jairo Bonilla/Archivo Portafolio

POR:
Portafolio
septiembre 13 de 2017 - 09:27 p.m.
2017-09-13

Un balance de altibajos en cuanto a la situación de la salud en el país será presentado hoy por el observatorio ‘Así vamos en Salud’.

(Lea: Llegada de turistas de salud crece 23% anual) 

Esta entidad surgió de una alianza en la que participan las fundaciones Antonio Restrepo Barco, Bolívar, Davivienda, Corona, Saldarriaga Concha y Santa Fe de Bogotá, así como Profamilia y la Universidad de Antioquia. “Su objetivo es contribuir con el mejoramiento de la salud de los colombianos, a través del seguimiento, evaluación objetiva y difusión de los resultados del sector”, según su página web.

(Lea: Capacitarán profesionales y técnicos de IPS en inglés especializado para la salud

El informe será presentado hoy en un foro que se realizará durante la mañana en el centro de Convenciones Compensar, de Bogotá.

(Lea: Sector salud, en mora de adoptar buenas prácticas en logística

Según explicó Augusto Galán, director de la alianza, allí se mostrará la evolución del Índice Así Vamos en Salud a nivel nacional, y se presentará la nueva evaluación que se elaboró para dar cuenta de la situación en los departamentos.

Ambos miden el comportamiento en cuatro ejes: financiamiento, desarrollo institucional, percepción ciudadana y situación de salud de la población. A la vez, están sintonizados con las dimensiones que contempla el Plan Decenal de Salud Pública colombiano y otras mediciones internacionales.

Luego del análisis, en el que cien era la calificación máxima y cero la mínima, se observó una mejoría leve en el 2017, al pasar de 62 a 64 puntos en el Índice nacional.

Sin embargo, el resultado adquiere matices distintos al desagregarse, pues muestra que solo la primera área mejora al pasar de 37 a 55 puntos. Mientras tanto, la segunda baja de 63 a 60; la tercera de 69 a 63 y, la cuarta, de 79 a 78 puntos, según conoció Portafolio en exclusiva.

Al explorar las dimensiones consideradas dentro de la variable de salud de la población, y hacer la comparación internacional, Galán planteó que esta descendió solo un punto. Sin embargo, al sopesar el número de personas que mueren por accidentes de tránsito, que hace parte de ella, dicha variable bajó 24 puntos, al pasar de 79 a 55.

“La salud va mucho más allá de un hospital, un médico y un fonendoscopio, impacta la cotidianidad y está también en cómo convivimos en la calle, cómo manejamos y si respetamos o no a un peatón”, explicó el director del observatorio, quien acepta que dicho indicador es causa de inquietud.

“La otra preocupación que tenemos es el tema de convivencia y salud mental, porque aun cuando la tasa de homicidios y de agresiones permanece prácticamente igual, todavía para los estándares internacionales sigue siendo elevada”, añadió.

De acuerdo con el experto, la dimensión de percepción ciudadana sobre el sistema de salud salió afectada debido a que existe una queja generalizada acerca de la existencia de dificultades de acceso a los servicios y oportunidad en los mismos.

Ese hallazgo fue corroborado con otro obtenido en el eje de efectividad institucional, donde se concluyó que todavía la atención no se ajusta a los tiempos máximos que define la ley, sobre todo en consulta general y urgencias. En tanto, hay alguna mejoría en consulta especializada y odontología.

“Ahí existe una tarea grande, porque esto está generando una falla en la atención a las personas y un tema relacionado con calidad y reputación del sistema de salud”, apuntó Galán.

Con relación al eje de financiamiento, anotó que en su mejoría pudo incidir que este año se incorporó la información oficial sobre los estados financieros de las IPS y de la industria farmacéutica, algo que no tenían en el 2016 y que muestra “solvencia y rentabilidad”.

No obstante, cuando se discrimina la situación de los hospitales por departamentos, se aprecia un contraste: mientras que los de las principales ciudades son boyantes, los regionales y locales presentan crisis. “Las ganancias de unos que lo hacen muy bien, terminan ocultando las debilidades de los más pequeños o débiles”, advirtió Galán.

La intención de la medición es que sirva para monitorear el desempeño del sistema y elaborar planes de mejoramiento donde se hallan las mayores dificultades.

Siga bajando para encontrar más contenido