Desvío fiscal pondría en riesgo panorama crediticio de Colombia

Así lo advirtió la agencia calificadora de riesgos, Fitch Ratings, quien considera que las proyecciones para este año y el próximo son ambiciosas.

Fitch amenaza a EE. UU. con quitarle calificación Triple A

Archivo Portafolio.co

Economía
POR:
Portafolio
julio 11 de 2017 - 06:39 p.m.
2017-07-11

La calificación crediticia de Colombia podría verse presionada si el crecimiento de la economía es menor al esperado y la situación fiscal socava los esfuerzos para estabilizar o reducir la carga de deuda del país en el corto plazo, advirtió este martes Fitch Ratings.

(Lea: Fitch Ratings mejoró la perspectiva de calificación a Colombia: pasa de Negativa a Estable

Para la agencia calificadora de riesgos, las proyecciones de la cuarta economía de América Latina para este año y el próximo dadas a conocer en un reciente informe lucen ambiciosas sin medidas adicionales que incrementen los ingresos de la nación.

(Lea: Fitch Ratings mejoró la perspectiva de calificación de Ecopetrol

Fitch resaltó que la carga de la deuda bruta de Colombia ronda casi el 50 por ciento del PIB, casi 10 puntos porcentuales por encima del promedio de países con calificación similar a la del país andino, de 'BBB'.

"Los cambios en los objetivos fiscales no ponen en peligro la tendencia general hacia la reducción de la carga de la deuda en el mediano plazo, pero sí ponen de relieve los riesgos de desvío fiscal", indicó el reporte de Fitch.

En el marco fiscal de mediano plazo, el Ministerio de Hacienda mantuvo su meta de déficit del gobierno nacional central en un 3,6 por ciento del PIB para este año, al tiempo que ajustó la del 2018 a un 3,1 por ciento desde un 2,7 por ciento previsto originalmente.

La calificadora resaltó que los ajustes fiscales resultarán difíciles de implementar el próximo año, cuando habrá elecciones legislativas y presidenciales.

Fitch revisó recientemente su previsión de crecimiento económico de Colombia para este año a un 2 por ciento, frente a una previa de 2,3 por ciento, por retrasos en la ejecución de los proyectos de infraestructura vial y una disminución en la producción de petróleo.