Difícil cumplir nuevas metas de crecimiento

Tras el anuncio del FMI de bajar la estimación de crecimiento para la economía, se lanza una alerta sobre los retos para mantener una buena tendencia.

Economía colombiana busca un 'aterrizaje' controlado

El ajuste anunciado por el Gobierno era necesario debido a un menor impulso en los primeros trimestres del año.

Archivo portafolio.co

Economía
POR:
Portafolio
agosto 01 de 2017 - 06:55 p.m.
2017-08-01

Tras el anuncio del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del propio Gobierno de Colombia de rebajar la estimación de crecimiento para la economía local desde 2,3% hasta 2% para 2017 se lanza una alerta sobre los retos que deberá para mantener una buena tendencia en medio del reciente impacto por la caída de los precios del petróleo y por la menor dinámica del comercio y el empleo en los últimos meses.

El FMI tomó esa decisión pero señaló que se dio en el marco de "un oportuno endurecimiento de la política monetaria" que ha permitido "una desaceleración económica de forma ordenada" a medida que "la demanda interna -en particular la inversión- se ajusta al choque permanente del ingreso nacional relacionado con la caída de los precios del petróleo".

El Gobierno además recortó la estimación de PIB para 2018 desde 3,5% hasta 3% tras evidenciar que durante el primer semestre la dinámica económica fue menos fuerte y la tasa de desempleo frenó el descenso que traía desde hace varios meses. Aunque Colombia espera crecer más que la mayoría de países de América Latina, se han evidenciado caídas en las ventas del comercio y en la confianza tanto de los consumidores como de los empresarios.

Las proyecciones del Gobierno han fallado y han tenido que ser revisadas en varias oportunidades ante eventos que fueron más negativos de lo esperado o por otros que se presentaron sin previo aviso.

El ajuste anunciado por el Gobierno era necesario debido a un menor impulso en los primeros trimestres del año. De acuerdo con cálculos de Valora Inversiones, para que se cumpla la meta del 2% en 2017 el país debería crecer al menos 3% en la segunda parte del año, cosa que difícilmente sucederá.

Uno de los indicadores que nos lleva a pensar con ese sesgo bajista es que los precios y la producción de cemento se han venido resintiendo y todos sabemos que esa materia prima es parte fundamental del sector de la construcción, que es uno de los que más genera puestos de trabajo y mueve recursos en toda la economía.

Este y otros aspectos locales van a mantener la presión por parte de las calificadoras de riesgo sobre el Gobierno para mantener las notas del país, lo cual se va a solucionar únicamente a través de más medidas fiscales, principalmente con anuncios como el recorte en el gasto público de $5 billones anunciado recientemente por el Ejecutivo.

Una medida adicional que puede impulsar el crecimiento pero cuyo efecto se sentirá hasta dentro de mínimo 12 meses será seguir bajando las tasas de interés desde 5,75% hasta 5,50% en la reunión del Banco de la República del presente mes.

El factor en contra es que la inflación muy seguramente volverá a subir a finales del año después de un primer semestre de desplome en sus variaciones. Desde Valora Inversiones esperamos que los precios al consumidor terminen sobre 4,30% por encima del techo del rango-meta del Emisor que es de 4%.

Por otro lado, hay un aspecto que está afectando a Ecopetrol y, por ende, terminará afectando los ingresos del Gobierno. A pesar de la firma de la paz con las Farc y del proceso de negociación con el ELN, la infraestructura petrolera sigue viendo afectaciones por cuenta de los atentados terroristas por parte de grupos armados ilegales.

Especialmente se evidencian daños graves y afectaciones a la producción debido a los 57 días de suspensión de operaciones del oleoducto Caño Limón-Coveñas que representa menores ingresos para Ecopetrol así como un impacto en el precio de su acción en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC).

Un salvavidas lanzó la calificadora de riesgo Moody's al elevar desde negativa a estable la nota de los bancos colombianos resaltando la fortaleza de las cifras del sector y de la generación de ingresos a través de varios canales, además de tener presencia en la región, principalmente en América Central. A pesar de los recientes choques económicos y del aumento de los niveles de morosidad en la cartera, Moody's señala que los niveles de solvencia de los bancos colombianos garantizan la salud del sistema financiero.

Camilo Silva Jaramillo
Gerente Valora Inversiones