Distrito estudia 31 proyectos de APP de iniciativa privada

Todos están en etapa de prefactibilidad, en la que revisan las propuestas y se define si son coherentes con los objetivos de la Administración.

Bogotá

Sobre los proyectos no viales, se calcula que en 18 meses podrían iniciar su construcción, y que dicha infraestructura sea puesta en servicio en 2019.

Archivo particular

Economía
POR:
Portafolio
septiembre 13 de 2016 - 08:49 p.m.
2016-09-13

En lo que va corrido del año, en el Distrito se han radicado 29 proyectos de Asociaciones Público Privadas de iniciativa privada, con los que se busca llevar a cabo importantes obras de infraestructura tanto de transporte como social.

Según las cifras de la Alcaldía de Bogotá, son 37 empresas de diferentes sectores las que tienen interés en ejecutar este tipo de proyectos, a través de 22 consorcios conformados con el fin de presentar las iniciativas.

Esta es una de las cartas que tiene el alcalde Enrique Peñalosa para llevar a cabo “importantes obras, con el apoyo del sector privado, que en el futuro le dejarán la infraestructura al Distrito”, explicó Jean Philippe Pening, asesor para las APP de la Alcaldía Mayor de Bogotá.

La inversión que plantea el Distrito con estos proyectos asciende a los $13 billones, que es el monto de capital privado incluido en el Plan de Desarrollo ‘Bogotá Mejor para Todos’ (Además: Aprueban APP-Privada para mejorar la movilidad al norte de Bogotá).

Actualmente, 31 proyectos de Asociaciones Público Privadas de iniciativa privada (APP-IP), radicados en siete entidades del Distrito, se encuentran en la etapa de prefactibilidad, es decir, en revisión y estudio de lo que proponen las empresas y lo que quiere la Alcaldía.

En el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), hay 10 iniciativas en evaluación: 7 viales y 3 no viales. En las primeras, la idea es tener carril exclusivo de TransMilenio, alta velocidad sin semáforos, ciclorruta y peatones; mientras que en las otras, el objetivo, por un lado, es construir parqueaderos subterráneos, y, por el otro, estudian qué otro tipo de infraestructura queda mejor encima de estos.

Para la financiación de las obras viales, se consideran dos posibilidades: con aportes de los peajes de la Nación fuera de la ciudad de Bogotá y con el esquema de cobro por kilómetro recorrido.

“La propuesta del sector privado es construir edificios y así financiar la obra, pero aún la Alcaldía no ha definido si esta es la mejor opción para la ciudad o si se puede considerar infraestructura cultural o social”, explicó Pening (También: ‘En Bogotá se debe impulsar la renovación urbana con las APP’).

Por su parte, en TransMilenio hay 8 proyectos radicados, de los cuales 5 son de Centros de Intercambio Modal (CIM), que buscan vincular el transporte interurbano con el sistema de transporte masivo y, a su vez, aprovechar la oportunidad que se genera en los sectores para desarrollar actividades de comercio -lo que podría servir para financiar las obras-; y 3 a ejecutar en las grandes estaciones de TransMilenio, con el ánimo de construir centros comerciales en la zona.

En el Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público (Dadep), hay 6 proyectos con un factor común: subterranizar parqueaderos y a cambio de esto entregarle al Distrito áreas de espacio público como canchas, parques, coliseos o restaurantes.

En el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD), reposan 4 iniciativas y lo que se pretende es construir infraestructura que pueda convertirse en íconos para la ciudad, pues se ubican en los parques reconocidos que tiene Bogotá.

Así mismo, hay un proyecto en la Secretaría de Educación y dos en la de Gobierno; en la primera, se construiría un Centro de Estudios Técnicos y Tecnológicos, y en la segunda, la propuesta es dinamizar la zona donde están ubicadas las alcaldías locales de Kennedy y de San Cristóbal.

Para los proyectos de mayor complejidad, tal como las APP viales, se calcula un tiempo de dos años para ver el inicio de construcción de las obras, ya que antes se requiere cumplir con varios pasos: que los privados presenten sus estudios en factibilidad, que estos sean aprobados por las entidades públicas, que se efectúe el proceso de contratación, y, por último, que se logre el respectivo cierre financiero. Sobre los proyectos no viales, se calcula que en 18 meses podrían iniciar su construcción, y que dicha infraestructura sea puesta en servicio en 2019.

Lea también: Avalan plan de APP para el primer edificio del CAN.

Cynthia Lewis
cynlew@eltiempo.com