‘Donde más se ha sufrido la guerra, hay más reconciliación’

El director de la corporación Reconciliación Colombia, Ricardo Santamaría, asegura que la sociedad está cada día más preparada para el posconflicto.

Ricardo Santamaría

Ricardo Santamaría, nuevo director de Reconciliación Colombia.

Archivo particular

Economía
POR:
Portafolio
agosto 08 de 2016 - 07:17 p.m.
2016-08-08

Ricardo Santamaría, director de la corporación Reconciliación Colombia, afirma que el país cada vez está más listo para el posconflicto y que en las zonas rurales no existe la polarización por el proceso de paz, pues como directos perjudicados lo único que quieren es trabajar juntos por su futuro y en la reconciliación.

¿Está la sociedad lista para el posconflicto?

Sí y cada día con más fuerza. Tenemos proyectos que hemos identificado en todos los departamentos. Hay un involucramiento activo y creciente de empresas, fundaciones, universidades, centros de estudio en tareas de reconciliación. Se están manejando proyectos urbanos y rurales, productivos y sociales que tienen algún enfoque de reconciliación.

¿Qué es un enfoque de reconciliación?

Proyectos que involucran víctimas, desmovilizados, poblaciones vulnerables, reconocen y respetan la diversidad, respeto a los géneros, promueven la participación activa de las mujeres y las minorías.

Tienen elementos de participación donde se toman las decisiones en un diálogo horizontal. Importa tanto el proceso como el resultado, que la gente se reconcilie en el proceso, en el de reconocerse, aún en medio de las diferencias, que de la diversidad pueden lograr acciones colectivas y acuerdos para trabajar.
Pero no nos limitamos a trabajar en zonas de conflicto.

¿Qué trabajo hace la corporación que dirige?

Nosotros ayudamos a que se integren esfuerzos sobre la base de que los colombianos somos muy buenos emprendedores, pero no tanto para trabajar en conjunto. Esos proyectos juntos tienen un mayor impacto.

¿Cómo puede ayudar el sector privado a la reconciliación?

El universo del posconflicto es un triángulo. Por un lado están las entidades del Gobierno, las de cooperación internacional y los países, y por otro lado la sociedad civil.
Si esos tres se juntan, tenemos proyectos de reconciliación muy potentes, porque aportan financiación, capacidad técnica, de ir más allá de objetivos puramente de responsabilidad social. Se construyen alianzas público-privadas para la reconciliación.

Eso ocurre en la base de la sociedad, en donde hay miles de proyectos, no los hemos hecho nosotros. Nosotros los apoyamos.

¿Esa polarización por el proceso de paz que se vive en las ciudades, también se ve en el campo?

Cuando se va al pueblo o a la vereda, la necesidad de reconciliación es mucho más palpable porque es donde más se ha sufrido el desplazamiento y la guerra. Allá es donde más conciencia hay de la necesidad de reconciliación.

En los proyectos donde trabajamos, el perdón es generalizado y se ve la necesidad de pasar la página y seguir adelante.

Allí donde la comunidad ha sufrido más la guerra es donde más avances hay en reconciliación. Siento que la polarización, en esos niveles, pasa a un segundo plano. Ellos lo que quieren es seguir adelante.

¿Y qué dicen por la división en las áreas urbanas?

La gente del campo de este país está en una situación en la cual se organizan para buscar apoyo, no se organizan para debatir, ni pelear con nadie.

¿A qué tipo de proyectos es a los que más les apuestan?

En todo el país hay proyectos poderosos y ya tenemos identificados unos 400.

Vamos a hacer un gran evento en octubre en Cali que se llamará la macrorrueda de la Reconciliación, en el que vamos a llevar todos esos proyectos de todos los departamentos y en todas las categorías: salud, educación, infraestructura, producción de alimentos, personas de todas las edades.

La idea es que se junten con entidades nacionales e internacionales que los puedan apoyar y financiar. Será una clásica macrorrueda de negocios donde se junta la oferta y la demanda.

Mediante los proyectos, con énfasis en la reconciliación, se consigue que las personas encuentren una manera nueva de tratarse entre ellos, hacer vida comunitaria, reconocerse en medio de los problemas y las diferencias que han tenido.

Estos proyectos son originados en la propia gente y buscan financiación pública o privada.

EL SECTOR PRIVADO ESTÁ CONVENCIDO 

Veo un apoyo creciente del sector privado al posconflicto. Las empresas están cada día más involucradas, siento que hay responsabilidad del sector privado por apoyar esos proyectos y es la base sobre la que trabaja la corporación Reconciliación Colombia.

Trabajamos a partir de la cooperación con empresas, de entidades internacionales y el Estado. Colombia es líder en A. Latina en emprendimiento, el propio conflicto y sufrimiento a lo largo de estas décadas también nos han hecho más solidarios. De empresas y políticas públicas más solidarias hacia personas que lo han perdido todo.

Pedro Vargas Núñez
Subeditor Portafolio