¿Cómo le cambiaría la vida si la reforma tributaria sube el IVA?

La mayoría de bienes y servicios para el consumidor tienen IVA. Experto en consumo dice que los hábitos podrían cambiar por el incremento de precios.

Piden eliminar el IVA a giros postales en reforma tributaria
Economía
POR:
Portafolio
agosto 17 de 2016 - 06:53 a.m.
2016-08-17

Aun sin conocer la propuesta definitiva que el Gobierno radicará en el Congreso de la República, relacionada con la reforma tributaria, uno de los ajustes que tendría el régimen de impuestos, sí o sí, es el aumento en el IVA.

El IVA (Impuesto a las ventas) recae sobre algunos bienes que se importan, sobre la venta de bienes muebles en el país, y sobre la prestación de servicios dentro del territorio colombiano. Algunos bienes así como algunos servicios están excluidos del IVA y otros productos y servicios tienen tarifas diferenciales. Pero en su día a día, el IVA aparece en cada segundo. 

En la actualidad, la tarifa general de este impuesto es del 16 por ciento, que muchos analistas consideran baja, comparada con otros países similares, y por eso, dentro de las expectativas de la reforma tributaria estaría el hecho de que el IVA suba al menos tres puntos porcentuales hasta 19 por ciento.

Son los consumidores quienes pagan este impuesto, de ahí que una nueva tarifa encarezca la vida diaria de los colombianos.

Comprar lo del desayuno, ir a cine, comer en un restaurante, comprar ropa o electrodomésticos tendrá un costo mayor para el consumidor, que deberá pagar por ese valor agregado.

Por ejemplo, el pedazo de papaya o el jugo de naranja con el que usted comenzará el día le podría costar hasta un 5% más.

Y si acostumbra desayunar como la mayoría, con huevos, arepa o pan, queso y chocolate, ese primer ‘golpe’ alimenticio del día tendría un incremento similar, pues esos productos sufrirían la misma suba en el gravamen.

Y si acaso le da un dolor de cabeza porque no comió a tiempo o por esas preocupaciones que invaden a cualquiera en la vida cotidiana, cuídese de que la resaca no sea mayor porque los medicamentos (en este caso los analgésicos) también comenzarían a estar afectados con el 5%. La medicina ‘prepagada’, que hoy tiene el 16% pasaría al 19%.

El 5% aplicaría además en las 'onces' que empaque para su trabajo o para la lonchera de su hijo, y en el almuerzo, porque al pescado, la carne, arroz se les aplicaría la nueva tabla.

Claro que el segundo envión gastronómico puede salirle más caro porque el gas para cocinar se encarecería un 10%. Si decide tomar de ‘sobremesa’ agua mineral con hielo, el IVA se traslada del 16 al 19%, lo cual se verá reflejado en el precio de venta al público.

El pasaje del bus o el taxi que tome en su jornada productiva o de estudio, el agua para bañarse y cocinar, lo mismo que la pensión del colegio de sus hijos y el pasaje del bus no se incrementarían por la vía del IVA, porque corresponden a la categoría de bienes no gravados, según la propuesta. Pero los cuadernos y útiles escolares sí (5%). Si tiene carro, no se haga ilusiones porque el combustible también se incrementaría un 10%.

Si acaso es teletrabajador, no se salvará del todo porque los computadores, tabletas y 'smartphones', igual que el servicio de internet, que hoy están exentos, tendrían el 10%.

De hecho, el presidente de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones, Alberto Samuel Yohai, ha advertido del estancamiento que se operaría en las metas de conectividad y digitalización que ha formulado el Gobierno.

También el vicepresidente, Germán Vargas Lleras, expresó en días pasados su preocupación por lo que pase con los programas de vivienda ya que se ha hablado de que el adobe y el cemento, hoy sin impuesto, están en la mira.

¿Cada cuánto va a la peluquería? Calcúlelo con tiempo dentro del presupuesto porque la motilada valdrá 19% más.

Las noches de copas también saldrían más onerosas, no solo por cuenta de una posible suba en el IVA, sino por el incremento del impuesto al consumo que está en un proyecto de ley que discute el Congreso.

Por lo pronto, hay una gran expectativa acerca de cuáles de las sugerencias de los expertos quedarán el proyecto que aspira a radicar en el Legislativo de acá a octubre.

Camilo Herrera, director de la firma especializada en estudios de consumo Raddar, apunta que hasta tanto no se difunda ese texto, sería imposible calcular el impacto.

Aun así, adelanta que un IVA del 5% en los alimentos podría encarecer la canasta familiar en un 1% o 1,5%. Predice además que muchos de quienes hoy compran sus verduras y frutas en almacenes de cadena comenzarán a mercarlas en la tienda de barrio, que probablemente no hagan efectivo el cobro del IVA.