Gremios alertan que de continuar el paro, desabastecimiento en el país sería una realidad

Fedearroz, entre otros,  manifestaron su preocupación por las consecuencias que tendrá en la subida de precios y el desabastecimiento en el país.

Paro camionero

La protesta ha causado desabastecimiento de alimentos, materiales de construcción y otros productos en algunas regiones del territorio nacional.

Archivo particular

Economía
POR:
Portafolio
julio 06 de 2016 - 04:56 p.m.
2016-07-06

Diferentes gremios económicos del país, expresaron su preocupación por las consecuencias de la huelga de camioneros que comenzó hace un mes y que deja pérdidas cercanas a los 746.000 millones de pesos (unos 250 millones de dólares).

Y es que la protesta, acatada por un sector de los transportistas, ha causado desabastecimiento de alimentos, materiales de construcción y otros productos en algunas regiones del territorio nacional, con la consecuente alza de precios, lo que preocupa a distintos sectores económicos.  (Lea: aumenta la tensión por el paro camionero

Ante esto, el Consejo Gremial Nacional (CGN), que reúne a 21 de los gremios productivos de Colombia, rechazó la paralización y señaló que los caminos institucionales deben preservarse en la atención de las demandas de cualquier sector económico o social.

"Preocupa que tras un mes de cese de actividades de algunos sectores del transporte de carga, los efectos conlleven un alto impacto para el país y los colombianos", afirmó el CGN en un comunicado.

Por su parte, la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras) y la Federación de productores de arroz (Fedearroz) también manifestaron su preocupación por el paro y las consecuencias que tendrá por la subida de precios y el desabastecimiento en el país.

De hecho, Fedearroz, en una carta enviada al presidente de la república, Juan Manuel Santos, asegura que de seguir la huelga es inevitable el aumento del precio de este producto, básico en la dieta colombiana.

En la misiva, Fedearroz expresa su "profunda preocupación" por el hecho de que la huelga se prolongue hasta el 15 de julio, ya que a partir de esa fecha comenzará la recolección de la cosecha más grande del país, que además dicen será la más alta de los últimos 20 años.  (LEA: se prevén buenas cosechas de arroz y papa en el 2016)

Por su parte, Fenalco hizo llegar un fuerte mensaje a los camioneros, en el cual, además de rechazar las acciones de estos mediante los paros, cuestionó que pese a que “durante varios años hubo suficiente oferta de carga por una economía creciente, los propietarios de camiones no ahorraron y no renovaron sus equipos y ahora, cuando la curva de carga disminuye temporalmente, pretenden por las vías de hecho que los empresarios les paguen unos fletes artificialmente altos que están fuera de toda lógica del mercado”.

Finalmente, la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) dijo que la huelga está afectando la ejecución de proyectos debido a la escasez de materiales en las regiones y centros urbanos. Según Camacol, esta situación impacta negativamente en la construcción de más de 180.000 viviendas y cinco millones de metros cuadrados de actividad no residencial.

A esto se suman las dificultades del sector industrial y comercial que diariamente despacha materiales y productos manufacturados por valor de unos 70.000 millones de pesos (unos 23 millones de dólares), bienes que actualmente están almacenados en plantas de producción y centros de distribución. 

El Gobierno y líderes de los camioneros mantienen desde hace semanas reuniones para alcanzar un acuerdo, especialmente sobre tarifas de fletes y precios de los combustibles, pero sin éxito. Por la huelga, el principal puerto del país, el de Buenaventura, situado en el Pacífico, está en el límite de su capacidad de almacenamiento, agregó la información.